Sabores que con­quis­tan al público

Con una re­no­va­da ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca, los ca­si­nos han in­cor­po­ra­do pre­pa­ra­cio­nes lle­nas de his­to­ria y tra­di­ción a sus di­ver­sos res­tau­ran­tes y me­nús. ¿El ob­je­ti­vo? Lo­grar sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de to­dos sus visitantes. Co­noz­ca có­mo in­no­van y

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: Ar­tu­ro Pra­do

Sen­tir el vér­ti­go del jue­go pue­de des­per­tar emo­cio­nes di­fí­ci­les de con­tro­lar, abrien­do pa­so a ex­pe­rien­cias que re­quie­ren gran­des do­sis de ener­gía y con­cen­tra­ción. Así, al tiem­po que in­cre­men­ta la di­ver­sión en­tre car­tas, da­dos y las ri­sas del cru­pier, tam­bién au­men­ta el ape­ti­to en­tre los visitantes, pro­duc­to del tor­be­llino de sen­sa­cio­nes que brin­dan los ca­si­nos na­cio­na­les.

En es­te con­tex­to, y res­pon­dien­do a un fe­nó­meno in­ter­na­cio­nal, los ca­si­nos per­ma­nen­te­men­te es­tán re­no­van­do su ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca, al in­cor­po­rar tra­di­cio­nes y las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de don­de se em­pla­zan. Asi­mis­mo, in­no­van en pre­pa­ra­cio­nes y sabores dis­tin­ti­vos y exó­ti­cos, en la bús­que­da de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas del público que asiste a en­tre­te­ner­se a las ins­ta­la­cio­nes de es­tos re­cin­tos.

De acuer­do con la Aso­cia­ción Chi­le­na de Ca­si­nos de Jue­go (ACCJ), las ten­den­cias que han in­cor­po­ra­do los ca­si­nos a su ofer­ta cu­li­na­ria, ac­tual­men­te se re­mi­ten “al res­pe­to de las tra­di­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas na­cio­na­les, sien­do su in­cor­po­ra­ción a la ofer­ta, un te­ma cen­tral so­bre el que se tra­ba­ja. Adi­cio­nal­men­te, tam­bién se bus­ca no de­jar de la­do la ri­que­za de la co­ci­na de paí­ses ve­ci­nos, pues es muy bien re­ci­bi­do por nues­tros visitantes, su­mar la ma­yor can­ti­dad de al­ter­na­ti­vas cu­li­na­rias o de sabores a la ofer­ta que se les po­ne a dis­po­si­ción al público”.

Pla­tos que de­lei­tan

Una de las prin­ci­pa­les no­ve­da­des que han lle­va­do ade­lan­te los prin­ci­pa­les ca­si­nos a lo largo del país, ha si­do la aper­tu­ra de di­ver­sos res­tau­ran­tes den­tro de sus ins­ta­la­cio­nes.

Un cla­ro ejem­plo de es­to, ha si­do el tra­ba­jo desa­rro­lla­do por Ova­lle Ca­sino & Re­sort en la Re­gión de Co­quim­bo, lu­gar de en­tre­ten­ción que ha lo­gra­do crear un nue­vo po­lo gastronómico pa­ra la ciu­dad. “Nues­tro se­llo dis­tin­ti­vo es in­cor­po­rar in­gre­dien­tes y sabores lo­ca­les a una co­ci­na con vo­ca­ción in­ter­na­cio­nal. Así, la ofer­ta in­cor­po­ra des­de es­ti­mu­lan­tes sen­sa­cio­nes pro­ve­nien­tes de la fér­til tie­rra del Va­lle Li­ma­rí, has­ta sabores ins­pi­ra­dos en la cul­tu­ra dia­gui­ta. To­do ello, en ba­se a la va­rie­dad de op­cio­nes y pla­tos”, des­ta­ca Ro­dol­fo Saa, ge­ren­te de Gas­tro­no­mía de Ova­lle Ca­sino & Re­sort.

El re­cin­to ade­más cuen­ta con cua­tro res­tau­ran­tes: Fas­cino, de co­mi­da ita­lia­na; Cár­ca­va, res­tau­ran­te gour­met de­di­ca­do al mun­do del vino; All­pi, de buf­fet li­bre, y Pa­tay, idea­do es­pe­cial­men­te pa­ra el desa­yuno.

De irre­sis­ti­bles sabores, en Cár­ca­va se ofre­ce una ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca en torno al ma­ri­da­je de vi­nos, con los me­jo­res pla­tos de car­ne de res, cer­do y cordero, y de pes­ca­dos y ma­ris­cos fres­cos. Asi­mis­mo, en la co­ci­na ita­lia­na, so­bre­sa­len los ri­sot­tos, pas­tas re­lle­nas y piz­zas, ter­mi­nan­do con postres de in­con­fun­di­ble pro­ta­go­nis­mo. Res­pec­to al desa­yuno, los hués­pe­des pue­den co­men­zar el día con la me­jor re­pos­te­ría, fru­tas, ca­fé, ju­gos y mu­cho más.

Ca­be des­ta­car, que ca­da ca­sino a lo largo de Chi­le dis­po­ne de su pro­pia ofer­ta cu­li­na­ria, cau­ti­van­do a tra­vés de los jue­gos y el pa­la­dar a mi­les de visitantes que asis­ten a sus ins­ta­la­cio­nes, con el ob­je­ti­vo de pa­sar un ra­to inol­vi­da­bles y dis­fru­tar de las co­mo­di­da­des que so­lo pue­den otor­gar los ca­si­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.