Las uni­ver­si­da­des re­gio­na­les co­mo mo­tor de desa­rro­llo de nor­te a sur

Re­co­no­ci­das por su vas­ta tra­yec­to­ria, des­ta­ca­do cuer­po do­cen­te y no­ta­ble im­pul­so a las co­mu­ni­da­des lo­ca­les, las uni­ver­si­da­des re­gio­na­les son va­lio­sos ejes del desa­rro­llo en ca­da zo­na don­de es­tán pre­sen­tes. Es así co­mo 20 mil do­cen­tes e in­ves­ti­ga­do­res en e

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: Ar­tu­ro Pra­do Je­quier

C

on más de 230.000 es­tu­dian­tes de pre­gra­do a lo lar­go de to­do Chi­le (un ter­cio del to­tal), las uni­ver­si­da­des re­gio­na­les se han po­si­cio­na­do co­mo un ver­da­de­ro apor­te al desa­rro­llo re­gio­nal y nacional, pro­fun­di­zan­do en te­mas co­mo la des­cen­tra­li­za­ción, com­pro­mi­so te­rri­to­rial e im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas a la me­di­da del con­tex­to lo­cal.

Pa­ra te­ner una idea de la mag­ni­tud del desa­rro­llo aca­dé­mi­co re­gio­nal y có­mo és­te tie­ne un im­pac­to en los dis­tin­tos ám­bi­tos de la so­cie­dad, es im­por­tan­te re­sal­tar que ac­tual­men­te exis­ten 22 uni­ver­si­da­des re­gio­na­les del Con­se­jo de Rec­to­res (14 es­ta­ta­les y ocho no es­ta­ta­les), las cua­les cu­bren to­do el te­rri­to­rio nacional; con ca­sas cen­tra­les des­de la Re­gión de Ari­ca y Pa­ri­na­co­ta has­ta Ma­ga­lla­nes.

Ca­li­dad de su cuer­po do­cen­te

Co­mo apor­te al co­no­ci­mien­to y for­ma­ción de mi­les de alum­nos, las uni­ver­si­da­des re­gio­na­les hoy aco­gen en­tre sus fi­las aca­dé­mi­cas a más de 20.000 do­cen­tes e in­ves­ti­ga­do­res, los que po­seen un al­to por­cen­ta­je de gra­dos de ma­gís­te­res y doc­to­ra­dos. Pro­duc­to de lo an­te­rior, se des­pren­de que es­tas ins­ti­tu­cio­nes dic­ten más del 34% de los ma­gís­te­res (513) y 47% de los doc­to­ra­dos (120) del país.

Pe­ro, no to­dos los as­pec­tos po­si­ti­vos se pue­den re­su­mir en la ex­ce­len­cia del cuer­po do­cen­te de las ca­sas de es­tu­dio, ya que el ni­vel aca­dé­mi­co de sus es­tu­dian­tes tam­bién ha­ce la diferencia a la ho­ra de me­dir los lo­gros e in­fluen­cia en la for­ma­ción in­te­lec­tual de nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Un da­to no me­nor, es que a ni­vel nacional han for­ma­do a la ma­yor par­te de los ac­to­res so­cia­les y po­lí­ti­cos que li­de­ran el desa­rro­llo re­gio­nal. En in­clu­sión de las et­nias ori­gi­na­rias tam­bién mues­tran una diferencia res­pec­to de la ca­pi­tal. Es­to por­que cuen­tan con un sig­ni­fi­ca­do nú­me­ro de es­tu­dian­tes y pro­fe­sio­na­les per­te­ne­cien­tes a es­tos gru­pos, que en al­gu­nos ca­sos pue­de lle­gar a re­pre­sen­tar el 25% del to­tal de la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria o más, de­pen­dien­do de la zo­na.

Res­pec­to de las cua­li­da­des de las ca­sas de es­tu­dio en re­gio­nes y su im­pac­to en ma­te­rias de in­fra­es­truc­tu­ra, ca­li­dad y acre­di­ta­ción, Jo­sé An­to­nio Ába­los, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Agru­pa­ción de Uni­ver­si­da­des Re­gio­na­les de Chi­le (AUR), des­ta­ca que “es­tas ca­sas de es­tu­dio son fru­to de ini­cia­ti­vas de las co­mu­ni­da­des de su en­torno. Y por lo mis­mo, tie­nen la im­pron­ta de ellas: so­brie­dad, ca­li­dez y efi­cien­cia. Tam­bién han lo­gra­do, con gran es­fuer­zo y apo­yo de las co­mu­ni­da­des lo­ca­les, le­van­tar se­des, fa­cul­ta­des y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción que com­pi­ten fa­vo­ra­ble­men­te con ins­ti­tu­cio­nes me­tro­po­li­ta­nas do­ta­das de ma­yo­res re­cur­sos e in­ser­tas en me­dios más fa­vo­ra­bles”.

Asi­mis­mo, afir­ma que las uni­ver­si­da­des han si­do uno de los prin­ci­pa­les po­los de desa­rro­llo ur­bano y pa­tri­mo­nial en to­das las ciu­da­des don­de se in­ser­tan, don­de la ma­yo­ría de sus edi­fi­ca­cio­nes pa­san a es­ta­ble­cer­se co­mo ico­nos de las ciu­da­des. Con to­do, sus ins­ta­la­cio­nes son apro­ve­cha­das por to­da la co­mu­ni­dad -cen­tros cul­tu­ra­les, mu­seos, tea­tros, sa­las de ex­po­si­cio­nes, bi­blio­te­cas, gim­na­sios, cam­pos de­por­ti­vos y re­crea­ti­vos-, lo que se tra­du­ce en una re­cu­pe­ra­ción sis­te­má­ti­ca de edi­fi­cios y ca­sas que son par­te del pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co re­gio­nal.

Desafíos pa­ra el desa­rro­llo país

Con una mi­ra­da a fu­tu­ro, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de AUR es­ta­ble­ce una se­rie de desafíos y ca­rac­te­rís­ti­cas que de­fi­nen el ac­tuar de las uni­ver­si­da­des re­gio­na­les. En es­te sen­ti­do, cree que uno de es­fuer­zos fun­da­men­ta­les de­be ir en la di­rec­ción de afian­zar el desa­rro­llo ins­ti­tu­cio­nal, com­bi­nan­do si­mul­tá­nea­men­te la per­ti­nen­cia de sus ac­ti­vi­da­des con las ne­ce­si­da­des y desafíos del país y su en­torno re­gio­nal. En­tre ellas, una cre­cien­te ca­li­dad en su queha­cer y asu­mir proac­ti­va­men­te las po­lí­ti­cas de in­clu­sión co­rres­pon­dien­tes.

An­te lo cual, agre­ga: “De­be­mos pro­fun­di­zar

nues­tro apor­te al desa­rro­llo re­gio­nal y nacional y tam­bién a la des­cen­tra­li­za­ción. Las uni­ver­si­da­des asu­men ple­na­men­te el “com­pro­mi­so te­rri­to­rial”. Pa­ra es­to co­la­bo­ran es­tre­cha­men­te con los go­bier­nos re­gio­na­les, mu­ni­ci­pa­li­da­des, mi­nis­te­rios y ser­vi­cios pú­bli­cos en la for­mu­la­ción e im­ple­men­ta­ción, ade­más del se­gui­mien­to de po­lí­ti­cas pú­bli­cas”. Ca­be des- ta­car que el desa­rro­llo de Chi­le siempre ha es­ta­do re­la­cio­na­do con el tra­ba­jo que rea­li­zan dia­ria­men­te las re­gio­nes del país. Y en es­ta ecua­ción, las uni­ver­si­da­des y otros cen­tros de es­tu­dios, for­ma­das en la ma­yo­ría de los ca­sos por sus pro­pias co­mu­ni­da­des, han ju­ga­do un pa­pel pre­do­mi­nan­te en el es­que­ma po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial nacional.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.