Nue­vas áreas del co­no­ci­mien­to y ca­rre­ras emer­gen­tes

La in­cor­po­ra­ción de la tec­no­lo­gía y la preo­cu­pa­ción por el me­dio am­bien­te lle­ga­ron a Chi­le de la mano de las mul­ti­na­cio­na­les y las exi­gen­cias de los mer­ca­dos, abrien­do al mis­mo tiem­po nue­vos cam­pos de tra­ba­jo.

La Tercera - Especiales2 - - Edi­cio­nes Es­pe­cia­les - Por: Fabiola Ro­mo

N

ues­tra eco­no­mía de­pen­de, prin­ci­pal­men­te, de nues­tros re­cur­sos na­tu­ra­les. De he­cho, en 2016 las exportaciones mi­ne­ras su­ma­ron US$ 27.557 mi­llo­nes, equi­va­len­tes al 46 % del to­tal, se­gún los da­tos en­tre­ga­dos por el Ban­co Central. Es­ta in­dus­tria, que cons­tan­te­men­te bus­ca me­jo­rar sus procesos, es­tán­da­res de se­gu­ri­dad y re­la­ción con el me­dio am­bien­te, abre to­do un mun­do de tra­ba­jo pa­ra profesionales y téc­ni­cos que se es­pe­cia­li­zan en es­tas ma­te­rias.

Igual­men­te, tan­to el sec­tor mi­ne­ro co­mo otros sec­to­res pro­duc­ti­vos son gran­des de­man­dan­tes de ener­gía, un mer­ca­do que ha cre­ci­do y se ha di­ver­si­fi­ca­do, in­cor­po­ran­do nue­vos ac­to­res y nue­vas fuen­tes de ge­ne­ra­ción. El año pa­sa­do, se pro­du­jo una com­pe­ten­cia iné­di­ta en el país tras la li­ci­ta­ción con­vo­ca­da por el Go­bierno, don­de se pre­sen­ta­ron 84 ofe­ren­tes y las tec­no­lo­gías eólicas y so­la­res tu­vie­ron un ines­pe­ra­do pro­ta­go­nis­mo.

En es­te es­ce­na­rio, si bien es im­por­tan­te con­si­de­rar la vocación a la ho­ra de ele­gir el ca­mino pro­fe­sio­nal, es fun­da­men­tal con­si­de­rar las ne­ce­si­da­des que te­ne­mos co­mo so­cie­dad. Así lo cree la di­rec­to­ra de In­ge­nie­ría en Ener­gía y Sus­ten­ta­bi­li­dad Am­bien­tal de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián, Carolina Pi­za­rro. “Exis­ten va­rias ca­rre­ras que abor­dan los con­cep­tos de la in­ge­nie­ría en ener­gía y la in­ge­nie­ría am­bien­tal. Por ejem­plo, has­ta no ha­ce mu­cho, no se to­ma­ban en cuen­ta to­das las ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas de los pro­yec­tos ener­gé­ti­cos. Pe­ro se de­be ha­cer fren­te a es­to, por­que el su­mi­nis­tro de ener­gía es su­ma­men­te im­por­tan­te y la aris­ta de la sus­ten­ta­bi­li­dad ya no se pue­de ob­viar”, se­ña­la la aca­dé­mi­ca.

Los im­pac­tos so­cia­les y am­bien­ta­les que generan los dis­tin­tos pro­yec­tos son fac­to­res fun­da­men­ta­les an­tes de su ins­ta­la­ción. Ahí, las con­sul­to­ras y pro­vee­do­ras de ser­vi­cios han en­con­tra­do su nicho y los téc­ni­cos y profesionales chi­le­nos, un reto. “Fren­te al desafío de for­mar in­ge­nie­ros, don­de la for­ma­ción tra­di­cio­nal tien­de a ser muy teó­ri­ca, apren­der des­de pro­ble­mas reales es un plus y, por lo de­más, lo ha­ce mu­cho más en­tre­te­ni­do e in­tere­san­te pa­ra el es­tu­dian­te”, agre­ga Carolina Pi­za­rro.

Por su par­te, el di­rec­tor na­cio­nal del área de In­ge­nie­ría de la Uni­ver­si­dad Santo Tomás, Ig­na­cio Con­tre­ras, ex­pli­ca que la irrup­ción de las ener­gías renovables no con­ven­cio­na­les (ERNC) en nues­tro país, lle­vó al Ins­ti­tu­to Pro­fe­sio­nal Santo Tomás a con­tar con la ca­rre­ra de Téc­ni­co en Sis­te­mas de Ener­gía So­lar. “En es­ta ma­te­ria, se ha cons­ta­ta­do que el ma­yor cre­ci­mien­to de es­ta in­dus­tria vie­ne da­do por el au­ge de los pro­yec­tos de ge­ne­ra­ción de ener­gía, a tra­vés de fuen­tes so­la­res, es de­cir, la cap­tu­ra de la ener­gía del sol pa­ra ge­ne­rar elec­tri­ci­dad y ca­lor. Con­si­de­ran­do el pe­rio­do 2014-2016, la can­ti- dad de cen­tra­les de ge­ne­ra­ción de ener­gía so­lar en cons­truc­ción se ha tri­pli­ca­do”, afir­ma.

Pa­ra la cons­truc­ción

La ne­ce­si­dad de cui­dar un re­cur­so tan va­lio­so co­mo la ener­gía tra­jo con­si­go nue­vos re­tos pa­ra la in­dus­tria in­mo­bi­lia­ria, don­de se desem­pe­ñan, por ejem­plo, cons­truc­to­res civiles, in­ge­nie­ros, pre­ven­cio­nis­tas de ries­go, ar­qui­tec­tos, en­tre otros. En ese con­tex­to, el ar­qui­tec­to y do­cen­te de Ta­ller y Edi­fi­ca­ción en la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Central, Ro­ber­to Stan­ke, des­ta­ca tam­bién la res­pon­sa­bi­li­dad am­bien­tal de la pro­duc­ción, que ha mo­di­fi­ca­do fuertemente la for­ma de pen­sar y ha­cer ar­qui­tec­tu­ra.

“Es­ta dis­ci­pli­na se ha vis­to obli­ga­da a es­tu­diar y ana­li­zar el com­por­ta­mien­to de pér­di­da y ga­nan­cia ener­gé­ti­ca de to­do ti­po sien­do las re­la­cio­na­das con la tér­mi­ca, es­pe­cí­fi­ca y, prin­ci­pal­men­te, la bio­cli­má­ti­ca, im­por­tan­te ra­ma

de nues­tro ofi­cio co­mo ar­qui­tec­tos. Se han ad­qui­ri­do y es­ta­ble­ci­do rá­pi­da­men­te cá­no­nes a ni­vel mun­dial y lo­cal, los que han po­ten­cia­do gran­des avances tec­no­ló­gi­cos y con­cep­tua­les, en la cons­truc­ción de edi­fi­ca­cio­nes de to­do ti­po. Es­tos co­no­ci­mien­tos han si­do in­cor­po­ra­dos rá­pi­da­men­te en ma­llas cu­rri­cu­la­res de va­rias es­cue­las de ar­qui­tec­tu­ra”, de­ta­lla el aca­dé­mi­co.

A ni­vel nor­ma­ti­vo, en Chi­le tam­bién ha ha­bi­do adap­ta­cio­nes, mo­di­fi­ca­cio­nes e in­clu­so la in­cor­po­ra­ción de nue­vas nor­ma­ti­vas a la or­de­nan­za, las que han si­do cla­ve en es­ta mi­sión de cam­bio ha­cia la con­ser­va­ción y res­pe­to al me­dio am­bien­te, di­ce el pro­fe­sor Stan­ke.

Hoy en día y de­bi­do a la enor­me preo­cu­pa­ción por la con­ta­mi­na­ción y el ca­len­ta­mien- to glo­bal, la in­dus­tria de la cons­truc­ción ha pues­to el fo­co en los tiem­pos y re­per­cu­sio­nes que ge­ne­ra la cons­truc­ción de edi­fi­cios. En es­te sen­ti­do, el aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Central, ob­ser­va que los prin­ci­pa­les ma­te­ria­les y sis­te­mas cons­truc­ti­vos uti­li­za­dos con­ven­cio­nal­men­te, co­mo: al­ba­ñi­le­ría, hor­mi­gón y ace­ro se han vis­to cues­tio­na­dos por la hue­lla de car­bono de su pro­duc­ción, sien­do los sis­te­mas pre­fa­bri­ca­dos y la cons­truc­ción en ma­de­ra de al­ta tec­no­lo­gía co­mo el CLT (ma­de­ra con­tra la­mi­na­da) los prin­ci­pa­les ade­lan­tos, don­de los profesionales chi­le­nos bus­can es­tar a la van­guar­dia.

En un es­ce­na­rio de in­no­va­ción, tec­no­lo­gía y eficiencia ener­gé­ti­ca, en es­ta in­dus­tria des­ta­can ca­rre­ras co­mo Ar­qui­tec­tu­ra del Pai­sa­je y Cons­truc­ción Ci­vil, las que apo­yan fuertemente el tra­ba­jo del ar­qui­tec­to. “Es de vi­tal im­por­tan­cia la in­ter­ac­ción mul­ti­dis­ci­pli­na­ria en el di­se­ño de nues­tro há­bi­tat, pa­ra no en­men­dar so­lu­cio­nes in­com­ple­tas y de­fi­cien­tes, don­de el pro­ble­ma se pro­du­ce en la in­com­ple­ta gé­ne­sis de las co­sas. Tan­to en la Uni­ver­si­dad Central co­mo en otras ins­ti­tu­cio­nes, se han in­cor­po­ra­do tam­bién cur­sos de te­mas tan es­pe­cí­fi­cos e im­por­tan­tes co­mo la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, des­per­tan­do gran in­te­rés en los alum­nos ya que es to­do un nue­vo cam­po que ex­plo­tar pa­ra la crea­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca”, se­ña­la el do­cen­te.

En esa lí­nea, Ig­na­cio Con­tre­ras de la Uni-

ver­si­dad Santo Tomás, des­ta­ca la in­cor­po­ra­ción del uso de sis­te­mas de ener­gía so­lar en las vi­vien­das y edi­fi­ca­cio­nes. “Es­tos dis­po­si­ti­vos, co­mo los pa­ne­les fo­to­vol­tai­cos o ca­len­ta­do­res ter­mo­so­la­res, per­mi­ten ba­jar el gasto men­sual de uso de ener­gía, ge­ne­ran­do be­ne­fi­cios pa­ra los usua­rios de los re­cin­tos equi- pa­dos con es­tas tec­no­lo­gías. La eficiencia ener­gé­ti­ca es una ten­den­cia mun­dial, sien­do un ám­bi­to im­por­tan­te pa­ra quie­nes se preo­cu­pan de la sus­ten­ta­bi­li­dad y el cui­da­do del me­dio am­bien­te, por lo cual, se es­pe­ra que el uso de es­tos sis­te­mas si­ga en au­men­to”, co­men­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.