Adap­tar­se a un gran cam­bio

In­gre­sar a la edu­ca­ción su­pe­rior es un pa­so im­por­tan­te. El cam­bio del co­le­gio a la uni­ver­si­dad sue­le traer con­si­go in­cer­ti­dum­bre, an­sie­dad y es­trés, pe­ro tam­bién gra­des sa­tis­fac­cio­nes, To­do de­pen­de de có­mo se en­fren­te el pri­mer año. Por: Pau­la Re­yes

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Lo im­por­tan­te es que el alumno se­pa ma­ne­jar sus tiem­pos, or­ga­ni­zar­los y ser ca­paz de com­ple­men­tar es­tu­dio, fa­mi­lia y vi­da uni­ver­si­ta­ria, que in­clu­ye ade­más ac­ti­vi­da­des ex­tra pro­gra­má­ti­cas, co­mo de­por­te o cul­tu­ra.

M

uchos es­tu­dian­tes, al sa­lir del co­le­gio, sien­ten al­tas do­sis de an­sie­dad por el in­mi­nen­te in­gre­so al mun­do de la edu­ca­ción su­pe­rior. No so­lo por lo que sig­ni­fi­ca es­te cam­bio, sino tam­bién, por la preo­cu­pa­ción de sa­lir ai­ro­sos el pri­mer año, lo­grar las me­tas pro­pues­tas y es­tar me­jor pre­pa­ra­dos pa­ra los se­mes­tres que si­guen. Lo im­por­tan­te pa­ra lo­grar­lo es ser per­se­ve­ran­te, crear há­bi­tos de es­tu­dios y se­guir algunas re­co­men­da­cio­nes.

Pa­ra la psi­có­lo­ga Ma­ca­re­na Gon­zá­lez, es ne­ce­sa­rio en­ten­der el per­fil de los alum­nos que se es­tán en­fren­tan­do su pri­mer año de uni­ver­si­dad, “la Ge­ne­ra­ción Z”, aque­llos na­ci­dos en­tre 1995 y 2010, vi­ve ba­jo el ale­ro de con­cep­tos co­mo: fle­xi­bi­li­dad, con­ci­lia­ción, ra­pi­dez, re­des so­cia­les, ex­per­tos en tec­no­lo­gía, au­to­di­dac­tas y em­pren­de­do­res. Es­to les per­mi­te en­fren­tar de me­jor ma­ne­ra los cam­bios, ya que cuen­tan con he­rra­mien­tas que las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res no co­no­cían”.

Lo cier­to es que la uni­ver­si­dad im­pli­ca, pa­ra los es­tu­dian­tes, com­pro­mi­sos más reales y con­cre­tos que los ad­qui­ri­dos en la edu­ca­ción me­dia, ya que aho­ra el alumno es más au­tó- no­mo, lo que de­be apren­der a ma­ne­jar de la me­jor for­ma, to­man­do en cuen­ta que sus de­ci­sio­nes, res­pon­sa­bi­li­da­des y há­bi­tos de­pen­de­rán en gran par­te so­lo de él y mar­ca­rán su ca­mino. En la épo­ca es­co­lar, los pro­fe­so­res so­lían es­tar to­do el tiem­po so­bre el es­tu­dian­te, sin em­bar­go, en la uni­ver­si­dad los do­cen­tes so­lo van a ha­cer sus cla­ses, lue­go lo que vie­ne de­pen­de 100% del alumno: to­do es su res­pon­sa­bi­li­dad y dis­ci­pli­na.

Si bien las cos­tum­bres y há­bi­tos del co­le­gio son par­te de ca­da uno, el re­cién egre­sa­do tie­ne la con­cien­cia ab­so­lu­ta de que la asis­ten­cia a cla­ses el pri­mer año es fun­da­men­tal, pres­tar aten­ción en las cla­ses, ser par­ti­ci­pa­ti­vo, apren­der a to­mar apun­tes y so­cia­bi­li­zar pa­ra lo­grar re­des de con­tac­to y con­ten­ción, pa­re­cen ser las cla­ves.

Por otro la­do, el alumno de es­ta ge­ne­ra­ción, sue­le es­tar co­nec­ta­do 24 ho­ras a las re­des so­cia­les, lo que pue­de ser be­ne­fi­cio­so o ju­gar en con­tra. Ahí tam­bién hay que po­ner el foco. Co­mo co­men­ta la psi­có­lo­ga, Ma­ca­re­na Gon­zá­lez, “per­te­ne­cen a mu­chas co­mu­ni­da­des vir­tua­les y, por lo mis­mo, es­tán acos­tum­bra­dos a en­cuen­tros in­ter­per­so­na­les rá­pi­dos, fá­ci­les, de cor­to pla­zo, a diferencia de las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les que de­be­rán ini­ciar y man­te­ner des­de el pri­mer día de uni­ver­si­dad, com­pa­ñe­ros nue­vos, de car­ne y hue­so. Es­to afec­ta­rá di­rec­ta­men­te su desa­rro­llo so­cial y desem­pe­ño en su ca­rre­ra. La co­mu­ni­ca­ción es una de las ha­bi­li­da­des que de­be ad­qui­rir el alumno pa­ra te­ner éxi­to en sus es­tu­dios y fu­tu­ros tra­ba­jos”.

Sin du­da, si hay al­go en que los ex­per­tos en el te­ma es­tán de acuer­do, es en la fal­ta de há­bi­tos de es­tu­dios en los es­tu­dian­tes, pues mu­chos de ellos no ne­ce­si­ta­ron es­tu­diar tan­to en el co­le­gio, sin em­bar­go, en la uni­ver­si­dad es­to es muy dis­tin­to. Hay que ha­cer­lo cons­tan­te­men­te, leer mu­cho, re­vi­sar bi­blio­gra­fía por ini­cia­ti­va pro­pia, y crear un há­bi­to que con­duz­ca al éxi­to aca­dé­mi­co, pe­ro sin apre­mios. Lo im­por­tan­te es que el alumno se­pa ma­ne­jar sus tiem­pos, or­ga­ni­zar­los y ser ca­paz de com­ple­men­tar es­tu­dio, fa­mi­lia y vi­da uni­ver­si­ta­ria, que in­clu­ye ade­más ac­ti­vi­da­des ex­tra pro­gra­má­ti­cas, co­mo de­por­te o cul­tu­ra.

¿Qué ha­cer pa­ra terminar de la me­jor for­ma el pri­mer año?

Ma­ca­re­na Gon­zá­lez, nos da cier­tas pau­tas pa­ra lo­grar te­ner un fin de año aca­dé­mi­co exi­to­so, es de­cir, que el alumno pue­da de­cir, y sen­tir, que su pri­mer año de uni­ver­si­dad fue bueno, cons­truc­ti­vo y que dio fru­tos.

• Pa­cien­cia y per­se­ve­ran­cia son dos con­cep­tos im­por­tan­tí­si­mos du­ran­te es­ta nue­va eta­pa. No es fá­cil acos­tum­brar­se a es­ta nue­va vi­da, ni se­guir el rit­mo rá­pi­da­men­te, por lo mis­mo, la pa­cien­cia y so­bre to­do la per­se­ve­ran­cia, van de la mano, pa­ra con­du­cir al alumno al éxi­to aca­dé­mi­co.

• Los há­bi­tos de es­tu­dio, co­mo ya se men- cio­nó, son pri­mor­dia­les, Si es­tos no exis­ten, el alumno se­rá in­ca­paz de te­ner una bue­na ho­ja de ru­ta que lo lle­ve y guíe a un buen tér­mino de año. Leer, es­tu­diar cons­tan­te­men­te, y des­co­nec­tar­se de in­ter­net una vez in­mer­sos en los li­bros, son desafíos cla­ves.

• Ser proac­ti­vos en la bús­que­da de in­for­ma­ción y de in­te­rés en re­la­ción con su ca­rre­ra.

• Res­pe­to por las nor­mas y la au­to­ri­dad: el alumno de­be en­ten­der que la uni­ver­si­dad es muy dis­tin­ti­va al co­le­gio; si bien es cier­to, hay más au­to­no­mía, dis­ci­pli­na y res­pon­sa­bi­li­dad, hay nor­mas que se de­ben cum­plir y res­pe­tar, ya no exis­te el es­ce­na­rio de acu­dir al pro­fe­sor por ayu­da, co­mo en el co­le­gio, aquí ca­da uno es due­ño de sus ac­tos, de res­pe­tar las nor­mas, y de se­guir un pa­trón de con­duc­ta acor­de a la ins­ti­tu­ción a la que per­te­ne­ce.

• No ol­vi­dar la vi­da uni­ver­si­ta­ria y ac­ti­vi­da­des ex­tra pro­gra­má­ti­cas: es­to los ayu­da­rá, ade­más, a so­cia­bi­li­zar, co­no­cer nue­vas per­so­nas, crear nue­vos la­zos y re­des de con­tac­to. La vi­da uni­ver­si­ta­ria, el de­por­te y las ac­ti­vi­da­des ex­tra cu­rri­cu­la­res, son un com­ple­men­to de suma im­por­tan­cia, que ja­más se de­ben sub­va­lo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.