Có­mo la In­ter­net Co­sas per­mi­te me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los adul­tos ma­yo­res

Un pro­yec­to en con­jun­to en­tre Sin­ga­po­re Ma­na­ge­ment Uni­ver­sity (SMU) y TCS es­tá de­mos­tran­do có­mo se pue­den apli­car sis­te­mas de mo­ni­to­reo no in­va­si­vo pa­ra me­jo­rar el cui­da­do de salud de adul­tos ma­yo­res

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales -

La po­bla­ción chi­le­na es­tá en­ve­je­cien­do. Se­gún el in­for­me An Aging World: 2015 ela­bo­ra­do por la ofi­ci­na del Cen­so de Es­ta­dos Uni­dos, el rit­mo de cre­ci­mien­to de la po­bla­ción de adul­tos ma­yo­res en nues­tro país es uno de los más rá­pi­dos del mun­do: en tan so­lo 42 años (des­de 1999 a 2041), Chi­le tri­pli­ca­rá su po­bla­ción de ter­ce­ra edad.

Es­te avan­ce tan ace­le­ra­do de la po­bla­ción ma­yor en Chi­le y en el res­to del mun­do, ha ge­ne­ra­do el sur­gi­mien­to de nue­vos pro­ble­mas a re­sol­ver. Uno de los más im­por­tan­tes es, pre­ci­sa­men­te, el cui­da­do de los adul­tos ma­yo­res que vie­nen so­los. En Chi­le, se­gún da­tos de la Ca­sen 2013, el 12,9% de los adul­tos ma­yo­res se en­cuen­tran en es­ta si­tua­ción.

Pe­ro es­ta si­tua­ción no es ex­clu­si­va de nues­tro país. En Sin­ga­pur, Ta­ta Con­sul­tancy Ser­vi­ces (TCS) jun­to con Sin­ga­po­re Ma­na­ge­ment Uni­ver­sity (SMU) de­ci­die­ron tra­ba­jar jun­tos pa­ra que los ser­vi­cios co­mu­ni­ta­rios a car­go del cui­da­do de es­ta po­bla­ción sean más efi­cien­tes a tra­vés de in­no­va­cio­nes vin­cu­la­das al In­ter­net de las Co­sas (IoT por sus si­glas en in­glés).

Con ese ob­je­ti­vo, na­ció el pro­yec­to SHINESe­niors, el que bus­ca que los adul­tos ma­yo­res de ese país que pue­dan o quie­ran se­guir vi­vien­do en sus ho­ga­res no ten­gan que ser tras­la­da­dos a ca­sas de re­po­so pa­ra es­tar mo­ni­to­rea­dos por un gru­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio de per­so­nas que cen­tra­li­za la in­for­ma­ción que es en­tre­ga­da, a su vez, a los vo­lun­ta­rios que es­tán a car­go del cui­da­do de es­tos adul­tos ma­yo­res. Así, ellos pue­den dis­fru­tar de la co­mo­di­dad de su ho­gar y de la fa­mi­lia­ri­dad de sus ve­ci­nos con mí­ni­mas in­te­rrup­cio­nes en su día a día.

Es­to se lo­gra con sen­so­res ins­ta­la­dos al in­te­rior de los ho­ga­res, me­dian­te los cua­les se pue­de mo­ni­to­rear de ma­ne­ra dis­cre­ta el ambiente (la ca­li­dad del ai­re, el ni­vel de rui­do, la tem­pe­ra­tu­ra y la hu­me­dad) y los pa­tro­nes de vi­da dia­ria de los adul­tos ma­yo­res (pa­tro­nes de mo­vi­li­dad en el ho­gar, la co­rrec­ta me­di­ca­ción y la ca­li­dad del sue­ño), sin in­frin­gir la pri­va­ci­dad y la co­mo­di­dad de los adul­tos ma­yo­res.

Con la cap­ta­ción de los da­tos más co­mu­nes, las ano­ma­lías en los pa­tro­nes de vi­da de un adul­to ma­yor pue­den de­tec­tar­se rá­pi­da­men­te. Es­tos pa­tro­nes de vi­da inusua­les pue­den in­cluir des­de una inac­ti­vi­dad pro­lon­ga­da o la per­ma­nen­cia ex­ten­di­da en un área par­ti­cu­lar en el ho­gar has­ta caí­das o el ol­vi­do de al­gún me­di­ca­men­to, to­do lo cual re­quie­re una pron­ta res­pues­ta de los res­pec­ti­vos cui­da­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.