Emprendedores, in­no­va­do­res y sin mie­do al fra­ca­so

El ca­mino pa­ra lo­grar los sue­ños de ob­te­ner un tí­tu­lo o lo­grar un buen pues­to la­bo­ral mu­chas ve­ces es di­fí­cil y se re­quie­re de per­se­ve­ran­cia y es­fuer­zo. A con­ti­nua­ción co­noz­ca la his­to­ria de tres hom­bres que a pe­sar de las cir­cuns­tan­cias de la vi­da lo­grar

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: Ro­mi­na Ja­ra­mi­llo di Le­nar­do.

Em­pre­sa­rio en cli­ma­ti­za­ción

Al­fre­do Oya­ne­del es téc­ni­co en cli­ma­ti­za­ción, tie­ne 53 años y es un exi­to­so em­pren­de­dor que for­mó la em­pre­sa de cli­ma­ti­za­ción Mas­ter Cool Heat Cli­ma­ti­za­ción Li­mi­ta­da, don­de tra­ba­jan 40 per­so­nas. Pe­ro si no hu­bie­se si­do por sus ga­nas de lle­gar ca­da vez las le­jos en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal, no lo hu­bie­se lo­gra­do.

Su ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal co­men­zó cuan­do egre­só de un li­ceo in­dus­trial co­mo téc­ni­co en elec­tró­ni­ca, lue­go em­pe­zó a es­tu­diar de ma­ne­ra ves­per­ti­na la ca­rre­ra téc­ni­ca de control in­dus­trial y, una vez que ter­mi­nó, se fue a tra­ba­jar a una em­pre­sa de ai­re acondicionado pa­ra au­to­mó­vi­les. En ese tra­ba­jo co­men­zó su gus­to por el te­ma de la cli­ma­ti­za­ción que es­tá re­la­cio­na­do di­rec­ta­men­te con el área elec­tró­ni­ca. “Co­mo ya te­nía ex­pe­rien­cia la­bo­ral en cli­ma­ti­za­ción, de­ci­dí re­la­cio­nar­la con el ám­bi­to in­dus­trial y fue en ese mo­men­to cuan­do me sur­gie­ron las ga­nas es­tu­diar la ca­rre­ra de Téc­ni­co en Cli­ma­ti­za­ción a mis 35 años. Fue un pe­rio­do de mu­cho es­fuer­zo, por­que pos­ter­gué mu­chas ve­ces los es­tu­dios cuan­do me ofre­cían un buen tra­ba­jo, so­bre todo en la mi­ne­ría y de­bía par­tir a otras ciu­da­des”, ex­pli­ca Oya­ne­del.

Gra­cias a sus años de ex­pe­rien­cia fue ga­na­do te­rreno en el área y ca­da vez iba con­si­guien­do me­jo­res pues­tos la­bo­ra­les has­ta al­can­zar je­fa­tu­ras. Así fue has­ta que la úl­ti­ma em­pre­sa don­de tra­ba­jó, que­bró. Pe­ro las cons­truc­to­ras y otras or­ga­ni­za­cio­nes con las cua­les ope­ra­ban, lo lla­ma­ron di­rec­ta­men­te pa­ra que se hi­cie­ra car­go de sus re­que­ri­mien­tos y se in­de­pen­di­za­ra. “Al prin­ci­pio par­tí con un au­to La­da y tres tra­ba­ja­do­res en el año 2009, pe­ro no fue has­ta des­pués del te­rre­mo­to del 2010 que todo cam­bió. Mu­chas em­pre­sas del re­tail y ad­mi­nis­tra­do­res de edi­fi­cios me pi­die­ron que fue­ra a Con­cep­ción a re­cons­truir los sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción. Ahí ad­qui­rí mu­chos con­tac­tos nue­vos, se me abrie­ron las puer­tas en todo Chi­le y lo­gré te­ner mi em­pre­sa”, cuen­ta Al­fre­do.

Un ex mi­li­tar re­no­va­do

Con 30 años y lue­go de ha­ber si­do ca­bo se­gun­do del Ejér­ci­to, Ro­dri­go Gon­zá­lez de­ci­dió dar­se una nue­va opor­tu­ni­dad y es­tu­diar téc­ni­co en lo­gís­ti­ca. Todo co­men­zó cuan­do fi­na­li­zó cuar­to me­dio e in­gre­só a la Es­cue­la de Su­bo­fi­cia­les del Ejér­ci­to y lue­go lo tras­la­da­ron a Iqui­que. Tras de­jar a su fa­mi­lia y ami­gos, cre­yó que su des­tino ya es­ta­ba zan­ja­do. Sin em­bar­go, lue­go de su­frir un fra­ca­so en su ca­rre­ra mi­li­tar, de­ci­dió re­ti­rar­se y vol­ver a San­tia­go a re­co­men­zar su vi­da.

Re­gre­sar a la ca­pi­tal no fue fá­cil, por­que de­bió re­in­te­grar­se en la ca­sa de sus pa­dres y mu­chos de sus ami­gos -a quie­nes no veía ha­ce años- ya es­ta­ban ter­mi­nan­do sus ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les. Ro­dri­go tu­vo que adap­tar­se a to­dos los cam­bios de su círcu­lo cer­cano lo más rá­pi­do po­si­ble. “Pa­sa­ron dos años des­de que sa­lí de la ins­ti­tu­ción has­ta que lo­gré es­tu­diar una nue­va ca­rre­ra. Al co­mien­zo es di­fí­cil sa­ber cuál es el ca­mino más in­di­ca­do, so­bre todo cuan­do creías que ya te­nías es­ta­bi­li­dad y todo so­lu­cio­na­do”, re­la­ta.

Pa­ra sa­lir ade­lan­te y bus­car una dis­trac­ción, Ro­dri­go en­tró a tra­ba­jar en el área de se­gu­ri­dad en un cen­tro de arrien­do de bo­de­gas, gra­cias a su his­to­rial en el Ejér­ci­to. Fue ahí cuan­do co­no­ció la ca­rre­ra de téc­ni­co en lo­gís­ti­ca, vio en qué se desem­pe­ña­ban y cuá­les eran las pro­yec­cio­nes la­bo­ra­les, por lo que se mo­ti­vó a es­tu­diar­la. “Re­cién ter­mi­né mi pri­mer año de ca­rre­ra y ya voy por el se­gun­do. A pe­sar de que me le­van­to a las cin­co de la ma­ña­na y me acues­to a las una de la ma­dru­ga­da, por­que com­pa­ti­bi­li­zo el es­tu­dio y el tra­ba­jo, soy muy fe­liz. Es­ta ca­rre­ra me gus­ta mu­cho y en la em­pre­sa don­de ac­tual­men­te es­toy, ten­go la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a un pues­to en el área de lo­gís­ti­ca”, se­ña­la Gon­zá­lez.

El du­ro ca­mino pa­ra el éxi­to la­bo­ral

Ser di­bu­jan­te téc­ni­co me­cá­ni­co ha­ce más de trein­ta años atrás no era al­go fá­cil. Esa fue la his­to­ria de Jor­ge Ca­rras­co, quien ac­tual­men­te tie­ne 54 años. Él sa­lió en el año 80 del li­ceo y pa­gar­se una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria en esa épo­ca no era al­go a lo que se pu­die­se op­tar. Pre­fi­rió se­guir los con­se­jos de su tío que tra­ba­ja­ba en una maes­tran­za y le re­co­men­dó es­tu­diar la ca­rre­ra de di­bu­jo téc­ni­co, pues se pro­yec­ta­ba co­mo una pro­fe­sión del fu­tu­ro y con bue­nas pers­pec­ti­vas. Cuan­do Jor­ge egre­só, le cos­tó mu­cho en­con­trar tra­ba­jo por­que muy po­cas em­pre­sas se de­di­ca­ban a es­te ru­bro, por lo que de­bió acep­tar cual­quier em­pleo. Has­ta que apa­re­ció una opor­tu­ni­dad en Men­do­za y se fue. Ya pa­ra prin­ci­pios de los 90´el país es­ta­ba dan­do pa­sos agi­gan­ta­dos en el ám­bi­to minero y fo­res­tal, y au­men­tó la ne­ce­si­dad de ex­per­tos en di­bu­jo téc­ni­co. Aque­llo le dio la opor­tu­ni­dad de vol­ver y em­pe­zar un buen ca­mino la­bo­ral en Chi­le.

“Cuan­do in­gre­sé a una ofi­ci­na de in­ge­nie­ría mi ren­ta co­men­zó a me­jo­rar mu­cho más, el tra­ba­jo que te­nía­mos era ca­da vez ma­yor. La tec­no­lo­gía ha ido evo­lu­cio­nan­do y eso me ayu­dó a ir as­cen­dien­do en mis car­gos. En cuan­to al país, gra­cias a la mi­ne­ría y las fo­res­ta­les es­ta ca­rre­ra cre­ció y tu­vo más pro­yec­cio­nes eco­nó­mi­cas”, di­ce. Ade­más, agre­ga que “los jó­ve­nes que quie­ren es­tu­diar es­to aho­ra tie­nen más po­si­bi­li­da­des por­que hay más em­pre­sas, la in­dus­tria mi­ne­ra re­quie­re a es­tos pro­fe­sio­na­les y hay mu­chos pro­yec­tos lis­tos pa­ra re­ci­bir a téc­ni­cos ca­li­fi­ca­dos. Por otro la­do, Jor­ge sos­tie­ne que gra­cias a su per­se­ve­ran­cia y buen desem­pe­ño la­bo­ral ha lo­gra­do ir cre­cien­do el en ru­bro y ha po­di­do desa­rro­llar­se ple­na­men­te en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.