Or­ga­ni­zar y pla­ni­fi­car, dos cla­ves pa­ra es­tu­diar y tra­ba­jar si­mul­tá­nea­men­te

Ca­len­da­ri­zar ta­reas, or­de­nar los tiem­pos y con­si­de­rar es­pa­cios de distensión son al­gu­nas de las re­co­men­da­cio­nes de los si­có­lo­gos pa­ra quie­nes to­man la do­ble aven­tu­ra, re­par­tién­do­se en­tre el tra­ba­jo y el es­tu­dio.

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: Fabiola Ro­mo

L

os pro­gra­mas de edu­ca­ción fle­xi­ble son ac­tual­men­te la fór­mu­la per­fec­ta pa­ra cum­plir el sue­ño de es­tu­diar, sin de­jar de tra­ba­jar. Por lo mis­mo, ca­da vez son más los jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes que op­tan por in­gre­sar a una ca­rre­ra por pri­me­ra vez o es­tu­diar otra que com­ple­men­te la que ya tie­nen, en un ho­ra­rio que se aco­mo­de a la vi­da la­bo­ral.

Con el apo­yo de la fa­mi­lia y el en­tu­sias­mo pro­pio, ob­te­ner el tí­tu­lo -sin te­ner una de­di­ca­ción ex­clu­si­va a la vi­da aca­dé­mi­ca- es po­si­ble. “En el ca­so de los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan y ade­más tie­nen obli­ga­cio­nes fa­mi­lia­res, de­be­rían con­tar con la co­la­bo­ra­ción de su pa­re­ja en todo sen­ti­do pa­ra lle­var a ca­bo su pro­yec­to de es­pe­cia­li­za­ción, el que a cor­to o me­diano pla­zo, re­cae­rá en una me­jor si­tua­ción eco­nó­mi­ca pa­ra el gru­po”, afir­ma la psi­có­lo­ga de la Red Sa­lud UC Ch­ris­tus, So­le­dad del Río.

Pe­ro aún es más fá­cil es­tu­diar y tra­ba­jar si no hay obli­ga­cio­nes fa­mi­lia­res de por me­dio, pues, en ese ca­so, só­lo bas­ta­rá con or­ga­ni­zar bien am­bas áreas y cui­dar los gas­tos, pa­ra cum­plir el ob­je­ti­vo. De to­das ma­ne­ras, an­tes de to­mar la de­ci­sión, la si­có­lo­ga de Clí­ni­ca La Par­va, Ana Ma­ria Ruiz-Ta­gle, re­co­mien­da co­no­cer­se, pa­ra sa­ber cuán­to exi­gir­se y no ter­mi­nar mal. “Al es­tu­diar y tra­ba­jar es ne­ce­sa­rio pla­ni­fi­car­se bien con los ho­ra­rios y los tiem­pos, es­truc­tu­rar­se se­ma­nal­men­te, ver cuán­to tiem­po de­di­car al es­tu­dio, cuán­to pa­ra ir a cla­ses y cuán­to pa­ra tra­ba­jar. La idea es ren­dir bien. Por lo mis­mo, es im­por­tan­te tam­bién dar­se el es­pa­cio pa­ra ha­cer al­gún de­por­te u otra ac­ti­vi­dad que per­mi­ta des­con­cec­ta­se de la ru­ti­na”, se­ña­la.

En ese con­tex­to, la pro­fe­sio­nal acon­se­ja ha­cer un ca­len­da­rio en el que sea po­si­ble or­ga­ni­zar to­das las co­sas que hay que ha­cer en el mes, es­ti­man­do el tiem­po pa­ra ca­da ta­rea. “Hay per­so­nas que con tres ho­ras de es­tu­dio es­tán bien y otras que ne­ce­si­tan tres días. Por eso, es bueno ha­cer una or­ga­ni­za­ción men­sual, que evi­te que se ven­gan to­das las co­sas en­ci­ma y per­mi­ta cum­plir tan­to con las obli­ga­cio­nes en el tra­ba­jo co­mo con las res­pon­sa­bi­li­da­des aca­dé­mi­cas”, di­ce la si­có­lo­ga Ana María Ruiz-Ta­gle.

Có­mo es­tu­diar

Los mé­to­dos y téc­ni­cas de es­tu­dio con­si­de­ran va­ria­bles in­ter­nas y ex­ter­nas, se­gún la si­có­lo­ga de la Red Ch­ris­tus UC, So­le­dad del Río. Las pri­me­ras son las que tie­nen que ver más bien con el ti­po de per­so­na­li­dad; mien­tras que las se­gun­das se vin­cu­lan a las con­di­cio­nes am­bien­ta­les pa­ra un es­tu­dio efi­caz. En es­te ca­so, es fun­da­men­tal ele­gir un lu­gar pa­ra es­tu­diar que ten­ga la me­nor can­ti­dad po­si­ble de dis­trac­to­res.

“Es con­ve­nien­te es­tu­diar con luz día na­tu­ral o ar­ti­fi­cial (am­po­lle­tas luz día) pa­ra fa­ci­li­tar la lec­tu­ra; re­unir to­dos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios que voy a ocu­par an­tes de sen­tar­me; es­tu­diar en se­sio­nes de 50 mi­nu­tos por 10 mi­nu­tos de des­can­so pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción; no in­te­rrum­pir el es­tu­dio res­pon­dien­do el What­sApp, emails, con­tes­tan­do el ce­lu­lar o mi­ran­do la web, cuan­do es­toy es­tu­dian­do”, acon­se­ja la si­có­lo­ga So­le­dad del Río.

Asi­mis­mo, la pro­fe­sio­nal re­co­mien­da que el lu­gar de es­tu­dio ten­ga una tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral ade­cua­da (ni mu­cho ca­lor ni mu­cho frío); apren­der a to­mar buenos apun­tes en cla­ses; ha­cer re­sú­me­nes y es­que­mas pa­ra me­mo­ri­zar la ma­te­ria, pe­ro que és­tos no sean una co­pia fiel de lo sub­ra­ya­do en el apun­te da­do por el profesor; com­ple­men­tar la lec­tu­ra bá­si­ca con otros tex­tos; or­ga­ni­zar el es­tu­dio dia­rio y se­ma­nal en fun­ción de las ta­reas más ur­gen­tes y ne­ce­sa­rias y por úl­ti­mo, apren­der téc­ni­cas pa­ra res­pon­der pre­gun­tas de prue­ba en ba­se a se­lec­ción múl­ti­ple y de desa­rro­llo.

Por su par­te, la es­pe­cia­lis­ta de Clí­ni­ca La Par­va, in­vi­ta a los es­tu­dian­tes-tra­ba­ja­do­res usar des­ta­ca­do­res, ha­cer re­sú­me­nes y di­se­ñar es­que­mas, ac­cio­nes que son es­pe­cial­men­te úti­les pa­ra las per­so­nas con bue­na memoria vi­sual. “Acor­dar­se de las pa­la­bras cla­ves, aso­ciar las ma­te­rias más com­pli­ca­das con pa­la­bras fa­mi­lia­res es útil pa­ra re­cor­dar los con­te­ni­dos”, di­ce Ana María Ruiz Ta­ble.

Si bien hay per­so­nas que no tie­nen pro­ble­mas en es­tu­diar de no­che y que con po­cas ho­ras de des­can­so se re­po­nen al día si­guien­te, otras tie­nen que de­di­car ne­ce­sa­ria­men­te los fi­nes de se­ma­na a los es­tu­dios pa­ra no que­dar a me­dio ca­mino.

Com­bi­nar tra­ba­jo y es­tu­dio

Las es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en la im­por­tan­cia de dar­se un tiem­po pa­ra des­co­nec­tar­se y no co­lap­sar con ex­ce­so de tra­ba­jo y es­tu­dio. “Pri­me­ro tie­nen que dar­se cuen­ta de que son au­tos exi­gen­tes y lue­go re­gu­lar el tiem­po, de ma­ne­ra que le den ca­bi­da en su men­te a otras ac­ti­vi­da­des pla­cen­te­ras que no sean só­lo es­tu­diar o tra­ba­jar”, afir­ma la si­có­lo­ga So­le­dad del Río.

Por lo an­te­rior, es muy im­por­tan­te eva­luar bien la ca­rre­ra que se es­tu­dia­rá y si en reali­dad se­rá po­si­ble com­pa­ti­bi­li­zar las exi­gen­cias pro­pias de am­bas ta­reas. “Es­to va a de­pen­der de la ca­pa­ci­dad de ca­da cual, lo que se pue­de ob­ser­var a tra­vés del pro­pio desa­rro­llo es­tu­dian­til y pro­fe­sio­nal. Uno de­be­ría pre­gun­tar­se a sí mis­mo có­mo es co­mo es­tu­dian­te y tra­ba­ja­dor, cuán­to tiem­po es­tá dis­pues­to a de­di­car al es­tu­dio y al tra­ba­jo, cuán­to tiem­po pre­sen­cial y es­tu­dio per­so­nal va a re­que­rir el pro­yec­to y des­pués de res­pon­der­se esas pre­gun­tas, con­cluir se­rá po­si­ble o no ha­cer­lo”, agre­ga la es­pe­cia­lis­ta de la Red Ch­ris­tus UC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.