Di­se­ño y mo­bi­lia­rio fun­cio­na­les.

Bus­car e in­te­grar ele­men­tos o mo­bi­lia­rio que nos ayu­den a or­ga­ni­zar el ho­gar es esen­cial pa­ra la fa­mi­lia. So­bre to­do en un de­par­ta­men­to, pa­ra que sea un es­pa­cio aco­ge­dor, có­mo­do y fá­cil de tran­si­tar.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Pa­tri­cia So­lís

Las ciu­da­des cre­cen ca­da vez más en al­tu­ra y en los edi­fi­cios de de­par­ta­men­tos -en su ma­yo­ría- el me­tra­je de ca­da ho­gar se ha ido re­du­cien­do. Así, si an­tes 70 m2 era el co­mún pa­ra de­par­ta­men­tos de un dor­mi­to­rio, hoy lo son en pro­me­dio de unos 40 m2. Es así co­mo co­ci­nas, sa­las de es­tar, li­vings, co­me­do­res, clo­sets, dor­mi­to­rios y ba­ños, han ido mo­di­fi­can­do sus es­pa­cios y en al­gu­nos in­clu­so op­tan por fu­sio­nar am­bien­tes pa­ra ob­te­ner ma­yor fun­cio­na­li­dad. Pa­ra Me­la­nie Branth, di­rec­to­ra de Pro­duc­tos en hbt, ex­per­tos en es­pa­cios fun­cio­na­les, “los es­pa­cios re­du­ci­dos son ca­da vez más fre­cuen­tes y su apro­ve­cha­mien­to es cla­ve. Una for­ma de ha­cer­lo es in­te­grán­do­los. El ejem­plo clá­si­co es la unión de la co­ci­na, con el li­ving co­me­dor”. Al unir es­tos es­pa­cios au­men­ta­mos la ca­pa­ci­dad, pe­ro nos en­fren­ta­mos a desafíos de di­se­ño ma­yo­res. La co­ci­na de­jó de ser co­mo se le co­no­ce tra­di­cio­nal­men­te y se con­vir­tió en un mue­ble más, es­to ha­ce que el di­se­ño de­ba ser más de­pu­ra­do e in­te­gra­do en to­do sen­ti­do. En de­par­ta­men­tos, don­de hay co­ci­na ame­ri­ca­na, la ex­per­ta acon­se­ja “uti­li­zar elec­tro­do­més­ti­cos apa­ne­la­bles o em­po­tra­dos, que al in­te­grar­los no se ven y si­guen te­nien­do una fun­cio­na­li­dad in­creí­ble sin ocu­par es­pa­cio”. El di­se­ño fun­cio­nal es cla­ve, ya que si­guien­do los con­se­jos de ex­per­tos o ase­so­res se pue­de ob­te­ner has­ta 30% más de es­pa­cio dis­po­ni­ble, “con­si­de­ra­mos va­ria­bles co­mo la in­cor­po­ra­ción de ilu­mi­na­ción, las pa­le­tas cro­má­ti­cas y sis­te­mas fun­cio­na­les pa­ra or­ga­ni­zar tam­bién la sa­la de es­tar que ge­ne­ral­men­te tien­de a es­tar con­ti­gua”, agre­ga Branth.

Mue­bles y clo­set

Lo más im­por­tan­te en to­dos los rin­co­nes de la ca­sa, es que se de­be con­si­de­rar su­fi­cien­te es­pa­cio de al­ma­ce­na­je en ca­da uno de ellos. “En lo que son ejem­plos de có­mo se or­ga­ni­zan los mue­bles del ho­gar, es decir, don­de es­tá la te­le­vi­sión, los par­lan­tes, libros, el bar, exis­ten sis­te­mas muy in­te­li­gen­tes, que tam­bién son fle­xi­bles y se pue­de or­ga­ni­zar co­mo tu quie­ras co­mo mó­du­los”, ex­pli­ca Me­la­nie. Otra zo­na que tien­de a fle­xi­bi­li­zar­se son los clo­sets, con ten­den­cias de ves­ti­do­res abier­tos y en otros ca­sos en de­par­ta­men­tos pe­que­ños se in­te­gra el dor­mi­to­rio prin­ci­pal con el li­ving. Pa­ra es­to, exis­ten se­pa­ra­do­res am­bien­ta­les que son pa­ne­les en los que se pue­den ele­gir di­fe­ren­tes di­se­ños que va­yan con el look& feel del lu­gar, así se lo­gra pri­va­ci­dad y se op­ti­mi­za el me­tra­je.

El di­se­ño fun­cio­nal es cla­ve, ya que si­guien­do los con­se­jos de ex­per­tos o ase­so­res se pue­de ob­te­ner has­ta 30% más de es­pa­cio dis­po­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.