Evo­lu­ción e in­no­va­ción en va­rias dé­ca­das.

La ham­bur­gue­sa guar­da una his­to­ria tan sa­bro­sa co­mo evo­lu­ti­va, que da cuen­ta de una co­mi­da fun­cio­nal con ca­da épo­ca y so­cie­dad. Des­de sus pri­me­ras re­fe­ren­cias en el Im­pe­rio Ro­mano, su des­em­bar­co en Ham­bur­go y su ma­si­fi­ca­ción en Es­ta­dos Uni­dos, de la mano

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: An­drés Or­tiz

Por si­glos la ham­bur­gue­sa ha estado pre­sen­te en dis­tin­tas cul­tu­ras y pue­blos, gra­cias a su exi­to­sa y sim­ple fór­mu­la que reúne in­gre­dien­tes clá­si­cos co­mo car­ne, ve­ge­ta­les y pan. Des­de su re­ce­ta más an­ces­tral con des­pun­tes cár­ni­cos cru­dos, has­ta su ac­tual ver­sión gour­met con ce­bo­lla ca­ra­me­li­za­da y so­ya o Wag­yú, co­mo al­ter­na­ti­va a la car­ne aglo­me­ra­da, la ham­bur­gue­sa se ha afian­za­do co­mo un pla­to sen­ci­llo, rá­pi­do y ape­ti­to­so. Aun­que in­cier­tas, las pri­me­ras re­fe-

ren­cias his­tó­ri­cas de la ham­bur­gue­sa se re­mon­tan al Im­pe­rio Ro­mano. Habría si­do du­ran­te el rei­na­do del em­pe­ra­dor Ti­be­rio, cuan­do el gas­tró­no­mo y pa­tri­cio Mar­co Ga­vio Api­cio re­la­tó un pla­to pa­re­ci­do a lo que hoy co­no­ce­mos co­mo ham­bur­gue­sa. Más tar­de, una pre­pa­ra­ción si­mi­lar y en ba­se a des­pun­tes de car­ne cru­da se en­cuen­tra en re­gis­tros del pue­blo Tár­ta­ro. “Ellos con­su­mían car­nes cru­das en sus in­va­sio­nes, y con el tiem­po es­ta pre­pa­ra­ción a tra­vés de la in­mi­gra­ción a Amé­ri­ca se co­mien­za a pre­pa­rar, pe­ro co­ci­da. Rá­pi­da­men­te se po­pu­la­ri­za, ya que te­nía me­nor cos­to que un tro­zo de car­ne en­te­ro”, se­ña­la Juan Oza­ki, chef eje­cu­ti­vo de Cu­li­nary.

Evo­lu­ción

La evo­lu­ción de es­te pla­to es cro­no­ló­gi­ca con el desa­rro­llo de la cultura oc­ci­den­tal y tiene un hi­to cuan­do su pre­pa­ra­ción, in­fluen­cia­da por los mon­go­les y ru­sos, des­em­bar­ca en el puer­to ale­mán de Ham­bur­go, du­ran­te el Si­glo XVII. Lue­go, en el Si­glo XIX, fue­ron los in­mi­gran­tes ale­ma­nes quie­nes lle­gan a Es­ta­dos Uni­dos con es­te pla­to de car­ne y pan al es­ti­lo ham­bur­gués. Des­de en­ton­ces su his­to­ria es más co­no­ci­da y al­can­za la po­pu­la­ri­dad con el per­so­na­je “Pi­lón” de “Po­pe­ye el ma­rino”, di­bu­jos animados que ca­ta­pul­ta­ron a la ham­bur­gue­sa co­mo un ícono nor­te­ame­ri­cano. Lo que lue­go vino tam­bién es cuen­to co­no­ci­do: ca­de­nas mul­ti­na­cio­na­les y pro­duc­tos pa­ra dis­tin­tos gus­tos han he­cho de la ham­bur­gue­sa un pla­to po­pu­lar, de con­su­mo rá­pi­do y al­can­ce mun­dial. “La ham­bur­gue­sa mo­der­na na­ce de las ne­ce­si­da­des cu­li­na­rias de una so­cie­dad que lle­va un rit­mo de vi­da más ace­le­ra­do, es de­cir, es un pla­to rá­pi­do y que me va to­mar po­co tiem­po com­prar­lo y co­mer­lo”, afir­ma el do­cen­te de Cu­li­nary.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.