Un clá­si­co a ni­vel mun­dial

No im­por­ta el país o el idio­ma, si ha­bla­mos de una ham­bur­gue­sa fa­mo­sa, que tras­pa­sa fron­te­ras y que es re­co­no­ci­da en to­do el mun­do, nos re­fe­ri­mos sin lu­gar a dudas al Big Mac de Mc­Do­nald’s.

La Tercera - Especiales2 - - News -

Com­pues­to de dos ham­bur­gue­sas de pu­ra car­ne, sal­sa es­pe­cial, le­chu­ga, pe­pi­ni­llo, ce­bo­lla, que­so y pan con se­mi­llas de sé­sa­mo, es­te sánd­wich fue crea­do en 1968 por Jim De­lli­ga­ti, un fran­qui­cia­do de Pit­ts­burg que se ins­pi­ró en la do­ble ham­bur­gue­sa del res­tau­rant Big Boy, sien­do es­te hi­to, el res­pon­sa­ble de mar­car un an­tes y un des­pués en la in­dus­tria de co­mi­da rá­pi­da. La com­bi­na­ción de sus in­gre­dien­tes y el se­cre­to de su sal­sa, lo han con­ver­ti­do en una de las ham­bur­gue­sas fa­vo­ri­tas de la ca­de­na por sus con­su­mi­do­res, quie­nes só­lo de­ben de­cir “Big Mac” en cual­quier Mc­Do­nald’s del mun­do, pa­ra re­ci­bir un pro­duc­to he­cho en el mo­men­to y con el sa­bor inigua­la­ble que lo iden­ti­fi­ca. Ya sea en Ja­pón, Ita­lia o Chi­le, el Big Mac de Mc­Do­nald’s siem­pre se­rá el mis­mo. A tal ni­vel lle­ga su fa­ma, que ade­más, hoy es con­si­de­ra­do un ín­di­ce eco­nó­mi­co que per­mi­te com­pa­rar el po­der ad­qui­si­ti­vo de los dis­tin­tos paí­ses don­de se ven­de la ham­bur­gue­sa. Es­te in­di­ca­dor tiene el nom­bre de Bi­gMa­cIn­dex y es pu­bli­ca­do por la re­co­no­ci­da re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se, The Eco­no­mist. Ac­tual­men­te el Big Mac de Mc­Do­nald’s se ven­de en 119 paí­ses, lo­gran­do en 1994 su­pe­rar un asom­bro­so re­cord de ven­tas: más de 100 bi­llo­nes de uni­da­des ven­di­das al­re­de­dor del mun­do. En Amé­ri­ca La­ti­na, Mc­Do­nald’s ven­de anual­men­te cer­ca de 770 mil mi­llo­nes de ham­bur­gue­sas y en el mun­do se es­ti­ma que la mar­ca ven­de 80 ham­bur­gue­sas por se­gun­do. Pe­dir un Big Mac va más allá de dis­fru­tar una ham­bur­gue­sa, es una in­vi­ta­ción a vi­vir una ex­pe­rien­cia orien­ta­da a la fa­mi­lia. En es­te sen­ti­do, co­mo em­pre­sa, Mc­Do­nald’s es­tá cons­tan­te­men­te preo­cu­pa­da por en­tre­gar y po­ner a dis­po­si­ción de los clien­tes una ofer­ta in­te­gral, que res­pon­da a sus ne­ce­si­da­des y que ade­más en­tre­gue al­ter­na­ti­vas pa­ra ca­da miem­bro del gru­po fa­mi­liar con op­cio­nes sa­lu­da­bles pa­ra ca­da uno de sus me­nús Cau­sas be­né­fi­cas Ca­be men­cio­nar que en Chi­le y el mun­do, las ven­tas de Big Mac han apo­ya­do im­por­tan­tes cau­sas be­né­fi­cas, co­mo la ce­le­bra­ción del McDía Fe­liz, jor­na­da don­de to­das las ven­tas de és­te sánd­wich son des­ti­na­das al fi­nan­cia­mien­to de los pro­gra­mas que im­pul­sa la Fun­da­ción pa­ra la In­fan­cia Ro­nald Mc­Do­nald.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.