El me­jor mo­men­to para la in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria

La ba­ja de ta­sas de cré­di­tos a ni­ve­les his­tó­ri­cos plan­tea un es­ce­na­rio ideal para fi­nan­ciar la com­pra de una vi­vien­da, ten­den­cia acom­pa­ña­da por pre­cios a la ba­ja de las pro­pie­da­des.

La Tercera - Especiales2 - - News - Por: Sol Már­quez Tho­mas

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por Ser­nac, exis­te una di­fe­ren­cia de has­ta 23% en el cos­to to­tal que tie­ne el mis­mo cré­di­to hi­po­te­ca­rio en­tre las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes que ofre­cen es­te sis­te­ma de fi­nan­cia­mien­to. Las ta­sas de in­te­rés de cré­di­tos hi­po­te­ca­rios se en­cuen­tran en los ni­ve­les más ba­jos en 14 años.

Se­gún ci­fras del Ban­co Cen­tral, du­ran­te el mes de ma­yo la ta­sa pro­me­dio de cré­di­tos hi­po­te­ca­rios ofre­ci­das por los ban­cos lle­gó a 3,36%, al­can­zan­do su ni­vel más ba­jo des­de ju­lio de 2004 (3,33%), im­pul­sa­da por el fo­co de los ban­cos en seg­men­tos me­nos ries­go­sos. En to­do ca­so, para Ma­rio Es­pi­no­sa, abo­ga­do y ex­per­to en es­ta ma­te­ria, el mo­men­to de to­mar un cré­di­to hi­po­te­ca­rio es pro­pi­cio no só­lo por es­ta ba­ja his­tó­ri­ca en las ta­sas sino por­que se con­ju­gan dos fac­to­res. “La Ta­sa de Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria (TPM) es­tá a la ba­ja (y se es­pe­ra que in­clu­so pue­da re­cor­tar­se un po­co más para in­cen­ti­var el con­su­mo) y los pre­cios a la ba­ja de las pro­pie­da­des por el so­bre stock. En ese sen­ti­do, en los úl­ti­mos me­ses he­mos vis­to un re­pun­te en la ac­ti­vi­dad in­mo­bi­lia­ria, por lo que es es­pe­ra­ble que ha­cia fi­nes de año los pre­cios de los bie­nes raí­ces suban. Para de­ci­dir la com­pra de un bien raíz de­be­mos es­tar más aten­tos al pre­cio de ven­ta que a la ta­sa de in­te­rés, pues hoy pue­den exis­tir ofer­tas bas­tan­te atrac­ti­vas en pre­cio”, co­men­ta Es­pi­no­sa. Para quie­nes es­tén ba­ra­jan­do es­ta al­ter­na­ti­va, la re­co­men­da­ción es in­for­mar­se de las ofer­tas exis­ten­tes, siem­pre to­man­do en cuen­ta que se con­si­de­re co­mo pri­me­ra op­ción so­li­ci­tar un cré­di­to, don­de ya sean clien­tes para ga­ran­ti­zar un trá­mi­te más rá­pi­do. “Es po­si­ble que sea con­ve­nien­te don­de el deu­dor ten­ga re­la­ción co­mer­cial co­mo clien­te ac­ti­vo, da­do que ya co­no­cen su his­to­rial co­mo clien­te, fa­ci­li­tan­do la obtención de do­cu­men­tos y agi­li­zan­do los trá­mi­tes. Dis­tin­to es que lle­guen so­li­ci­tan­tes sin ser clien­tes, ya que al pe­dir­le tan­tos trá­mi­tes nue­vos, even­tual­men­te, po­dría per­der la opor­tu­ni­dad de apro­ve­char la ba­ja de ta­sas, de las cua­les se ig­no­ra si po­drían cam­biar du­ran­te el trans­cur­so de los trá­mi­tes”, ex­pli­ca Ri­car­do Ma­tas Cod­dou, ase­sor fi­nan­cie­ro y aca­dé­mi­co de Es­cue­la de Co­mer­cio. Am­bos es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den que la aten­ción no de­be con­cen­trar­se só­lo en po­si­bles re­ba­jas adi­cio­na­les de la TPM, ya que his­tó­ri­ca­men­te no tie­ne un efec­to in­me­dia­to sino a me­diano y lar­go pla­zo. “La ad­qui­si­ción de un bien raíz de­pen­de, si­mul­tá­nea­men­te, de dos as­pec­tos fun­da­men­ta­les: el pie, que es fun­ción del aho­rro pri­va­do, da­do por el ni­vel de suel­dos reales y no por la ta­sa de in­te­rés; y la in­ver­sión, que sí es fun­ción de la ta­sa de in­te­rés vi­gen­te del mer­ca­do, la cual pue­de cons­ti­tuir un ali­cien­te para un po­ten­cial in­ver­sio­nis­ta que no ten­ga pro­ble­mas en fi­nan­ciar, pre­via­men­te, el pie o la to­ta­li­dad del bien raíz con fon­dos pro­pios”, agre­ga Ma­tas Cod­dou.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.