¿Có­mo pre­pa­rar­se me­jor pa­ra los desafíos la­bo­ra­les de hoy?

Ac­tual­men­te, con­tar con am­plios es­tu­dios y va­rios tí­tu­los no ga­ran­ti­za te­ner éxi­to pro­fe­sio­nal. Lo que mu­chas empresas es­pe­ran es que sus tra­ba­ja­do­res cuen­ten con com­pe­ten­cias per­so­na­les que tie­nen co­mo eje las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les y el tra­ba­jo en e

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ma­ca­re­na Uriar­te M.

El mun­do la­bo­ral se ha vuel­to ca­da vez más com­pe­ti­ti­vo y hoy las empresas, al con­tra­tar a al­guien, no so­lo se fi­jan en los es­tu­dios y co­no­ci­mien­tos del pro­fe­sio­nal, sino que tam­bién to­man en cuen­ta otro ti­po de ca­pa­ci­da­des que in­flu­yen, ca­si di­rec­ta­men­te, con las res­pon­sa­bi­li­da­des del car­go. Es­tas úl­ti­mas se co­no­cen co­mo ha­bi­li­da­des blan­das. Se­gún ex­pli­ca Carolina Va­re­la, je­fa de Ser­vi­cio y Se­lec­ción de Adec­co Chi­le, las ha­bi­li­da­des blan­das tie­nen re­la­ción con la pues­ta en práctica in­te­gra­da de ap­ti­tu­des, ras­gos de per­so­na­li­dad, co­no­ci­mien­tos y va­lo­res ad­qui­ri­dos du­ran­te la vida. “Ge­ne­ral­men­te son de ca­rác­ter trans­ver­sal y son va­lo­ra­das por­que pue­den ser apli­ca­bles a cual­quier área de una com­pa­ñía y apor­tan la capacidad pa­ra en­con­trar la me­jor for­ma de tra­ba­jar con otros”, se­ña­la. Aho­ra bien, la pregunta es ¿por qué es im­por­tan­te desa­rro­llar ha­bi­li­da­des blan­das pa­ra ser un pro­fe­sio­nal in­te­gral? En ge­ne­ral, son un com­po­nen­te muy apre­cia­do en la ac­tua­li­dad, pues po­si­bi­li­tan el buen fun­cio­na­mien­to de las empresas y los equi­pos de tra­ba­jo. Ade­más, la pro­fe­sio­nal agre­ga que son fun­da­men­ta­les “por­que nos per­mi­ten co­mu­ni­car de ma­ne­ra efec­ti­va, li­de­rar dis­tin­tos pro­ce­sos, ne­go­ciar y po­ten­ciar as­pec­tos que con­tri­bu­yen al au­men­to de pro­duc­ti­vi­dad de una em­pre­sa y a me­jo­rar su cli­ma la­bo­ral”. A di­fe­ren­cia de las ha­bi­li­da­des du­ras que se iden­ti­fi­can con to­dos los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos du­ran­te el proceso for­ma­ti­vo y la ex­pe­rien­cia la­bo­ral an­te­rior, pa­ra po­ten­ciar las ha­bi­li­da­des blan­das se re­quie­re, pri­me­ro, del in­te­rés de la pro­fe­sio­nal. “Una vez iden­ti­fi­ca­da la com­pe­ten­cia blan­da a desa­rro­llar es im­por­tan­te acer­car­se a si­tua­cio­nes don­de se ne­ce­si­te del uso de es­ta com­pe­ten­cia, de tal mo­do de po­der prac­ti­car­la”, acon­se­ja la eje­cu­ti­va. Asi­mis­mo, pa­ra fo­men­tar cier­tas ha­bi­li­da­des blan­das, es im­por­tan­te es ir po­nién­do­se re­tos pe­que­ños que ayu­den y fo­men­ten. “Por ejem­plo, si se quie­re desa­rro­llar la com­pe­ten­cia pa­ra pre­sen­tar en pú­bli­co de for­ma di­ná­mi­ca y crea­ti­va, se pue­de agen­dar una reunión con el equi­po de tra­ba­jo y eva­luar su reac­ción. El feed­back y la ins­tan­cia de coaching de la je­fa­tu­ra tam­bién son ins­tan­cias pa­ra apren­der de per­so­nas con ma­yor ex­pe­rien­cia”, ex­pre­sa Va­re­la. Sin em­bar­go, un he­cho es cla­ro: desa­rro­llar ha­bi­li­da­des blan­das es al­go que to­ma tiem­po, ya que re­quie­re de un cam­bio en nues­tro com­por­ta­mien­to, por lo que es ne­ce­sa­rio te­ner pa­cien­cia y tra­ba­jar a dia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.