Adiós a la con­ta­mi­na­ción in­tra­do­mi­ci­lia­ria y bien­ve­ni­do el aho­rro

El an­he­lo de to­dos en in­vierno es lo­grar ca­le­fac­cio­nar el ho­gar con un sis­te­ma lim­pio y eco­nó­mi­co. Eso se pue­de lo­grar hoy gra­cias a las in­no­va­do­ras es­tu­fas a pa­ra­fi­na de ti­ro for­za­do.

La Tercera - Especiales2 - - La Tercera - Por: Ce­ci­lia Cor­ba­lán

La con­ta­mi­na­ción in­tra­do­mi­ci­lia­ria, aque­lla pro­vo­ca­da por es­tu­fas sin ven­ti­la­ción ex­te­rior o cá­ma­ra ce­rra­da de com­bus­tión, den­tro de lu­ga­res ce­rra­dos co­mo ca­sas, co­le­gios y ofi­ci­nas, pue­de re­pre­sen­tar un ries­go im­por­tan­te pa­ra la sa­lud si se con­si­de­ra que en ge­ne­ral los in­di­vi­duos per­ma­ne­cen más del 80% de su tiem­po en am­bien­tes in­te­rio­res y 60% de es­te en sus ho­ga­res. Es por eso que son bien re­ci­bi­dos los avan­ces de la tec­no­lo­gía en lo que a ca­le­fac­ción se re­fie­re.

En el mundo de las es­tu­fas a pa­ra­fi­na una de las grandes in­no­va­cio­nes es la es­tu­fa de ti­ro for­za­do cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes son las re­la­cio­na­das con la efi­cien­cia de la com­bus­tión, co­mo el sis­te­ma de ca­ñe­ría FLUE, que desecha los ga­ses pro­du­ci­dos evi­tan­do su acu­mu­la­ción, así co­mo el sen­sor de oxí­geno que op­ti­mi­za la com­bus­tión.

El profesor Luis Ahu­ma­da Fuen­tes, de la ca­rre­ra de Pre­ven­ción de Ries­gos de la Uni­ver­si­dad del Pa­cí­fi­co, ex­pli­ca que “la es­tu­fa a pa­ra­fi­na de ti­ro for­za­do po­see un duc­to de sa­li­da ha­cia el ex­te­rior del in­mue­ble, lo que per­mi­te ubi­car­la con to­da se­gu­ri­dad en lu­ga­res ce­rra­dos, sin ne­ce­si­dad de con­tar o im­ple­men­tar una ade­cua­da ven­ti­la­ción”.

Por lo tan­to, se­gún el do­cen­te, es­tas es­tu­fas son muy efi­ca­ces pues “es­tán de­ter­mi­na­das por un sis­te­ma de ca­ñe­ría que per­mi­te que se desechen los ga­ses pro­du­ci­dos por la com­bus­tión, evi­tan­do su acu­mu­la­ción al in­te­rior de una ha­bi­ta­ción. Ade­más, cuen­tan con sen­so­res de oxí­geno, los cua­les lo­gran op­ti­mi­zar la com­bus­tión. Son 100% lim­pias, pues­to que só­lo dis­tri­bu­yen ca­lor, ya que cuen­tan con una cá­ma­ra de com­bus­tión to­tal­men­te se­lla­da y el duc­to de eva­cua­ción per­mi­te un flu­jo de ga­ses al ex­te­rior, ais­lan­do com­ple­ta­men­te del am­bien­te in­te­rior”.

Otra de las ven­ta­jas de es­tas es­tu­fas es que son to­tal­men­te pro­gra­ma­bles, re­gu­lán­do­se au­to­má­ti­ca­men­te la in­ten­si­dad del ca­lor. Son ade­más muy efi­ca­ces pues­to que el ca­lor es dis­tri­bui­do a tra­vés de un ven­ti­la­dor a to­das las áreas del ho­gar.

Por úl­ti­mo, la do­cen­te des­ta­ca que es­te sis­te­ma de es­tu­fa cuen­ta con un pa­nel de con­trol di­gi­tal que per­mi­te re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra desea­da a tra­vés de un ter­mos­ta­to am­bien­tal.

Las es­tu­fas de ti­ro for­za­do cuen­tan con dos es­tan­ques de com­bus­ti­ble lo que pro­por­cio­na una ma­yor ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to de ke­ro­se­ne pu­ro.

Es­tu­fas que cuen­tan con fun­ción de au­to diag­nós­ti­co que se ac­ti­va cuan­do el apa­ra­to tie­ne al­gún pro­ble­ma.

La ins­ta­la­ción

¿Có­mo se de­be rea­li­zar una ade­cua­da ins­ta­la­ción de es­te ar­te­fac­to? ¿ Es ne­ce­sa­rio un ex­per­to? El profesor Leo­nel Sán­chez, de la ca­rre­ra de pre­ven­ción de ries­gos de DUOC UC, ex­pli­ca que “la ins­ta­la­ción de es­tas es­tu­fas con­si­de­ra la per­fo­ra­ción de un pe­que­ño ori­fi­cio en la pa­red ubi­ca­da de­trás del ca­le­fac­tor. Es­to de­be ser rea­li­za­do por un pro­fe­sio- nal o téc­ni­co cer­ti­fi­ca­do por la em­pre­sa fa­bri­can­te del pro­duc­to con el fin de que se cum­pla con co­sas muy ele­men­ta­les pa­ra la ins­ta­la­ción de los duc­tos. Hay al­tu­ras de sa­li­da y án­gu­los que se tie­nen que res­pe­tar. Si se va a tras­pa­sar un mu­ro, es­te tie­ne que te­ner al­gu­na ais­la­ción en cuan­to a la tu­be­ría, por­que es­tá pa­san­do un tu­bo que, aun­que no irra­dia una gran can­ti­dad de ca­lor, de to­das ma­ne­ras se de­be te­ner la pre­cau­ción de ais­lar y de se­llar. Por lo tan­to, es im­por­tan­te que la per­so­na que compre es­ta es­tu­fa la instale con es­pe­cia­lis­tas re­co­men­da­dos por el fa­bri­can­te”.

El profesor Sán­chez re­cal­ca, por úl­ti­mo, que no se pue­de uti­li­zar cual­quier ti­po de ma­te­rial pa­ra rea­li­zar es­ta ins­ta­la­ción.

“En te­mas de trac­ción de con­ta­mi­nan­tes de la pa­ra­fi­na no cual­quier ma­te­rial me sir­ve, tie­ne que ser una plan­cha o una pla­ca me­tá­li­ca. Esas son las pre­cau­cio­nes que hay que to­mar, jun­to con los se­llos y las unio­nes que se uti­li­za­rán”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.