Ini­cia­dos y ex­per­tos

Las nue­vas tec­no­lo­gías han per­mi­ti­do la ma­si­fi­ca­ción de la fo­to­gra­fía ins­tan­tá­nea co­mo nue­va for­ma de co­mu­ni­ca­ción. A con­ti­nua­ción al­gu­nos con­se­jos pa­ra sa­car una bue­na fo­to.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ger­mán Krei­sel

Sie­te con­se­jos pa­ra to­mar una bue­na fo­to­gra­fía.

Nue­vos so­por­tes y cá­ma­ras, una co­mu­ni­dad so­cial en lí­nea y el ac­ce­so a tec­no­lo­gías pa­ra to­dos los gus­tos y bol­si­llos han trans­for­ma­do lo que an­tes era un pa­sa­tiem­po de muy po­cos en una for­ma de co­mu­ni­ca­ción en la cual se ex­po­nen mo­men­tos y re­cuer­dos de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea. No se ne­ce­si­ta ser un fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal pa­ra to­mar una bue­na fo­to, y la ma­si­fi­ca­ción de es­ta ex­pre­sión ar­tís­ti­ca de­bi­do a múl­ti­ples fac­to­res así lo ha de­ja­do en cla­ro. Por eso, el fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal y pe­rio­dis­ta Fer­nan­do Ra­mí­rez, en­tre­ga seis con­se­jos cla­ves pa­ra ini­ciar­se y con­ti­nuar sa­can­do bue­nas fo­tos:

● Equi­vo­car­se. Y mu­cho. Los me­dios di­gi­ta­les de hoy per­mi­ten te­ner una ca­pa­ci­dad ca­si ili­mi­ta­da de es­pa­cio. An­tes, con los ro­llos de fo­to, la ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je era li­mi­ta­da por el tiem­po de re­ve­la­do y el cos­to del ce­lu­loi­de. En ge­ne­ral, las cá­ma­ras di­gi­ta­les de aho­ra pue­den dis­pa­rar unas 100.000 ve­ces o has­ta 150.000 sin te­ner que cam­biar el ob­tu­ra­dor. Así que el úni­co lí­mi­te es la crea­ti­vi­dad y no de­jear de dis­pa­rar.

● No com­prar un Fe­rra­ri pa­ra ir al su­per­mer­ca­do. Usual­men­te, las per­so­nas que em­pie­zan en fo­to­gra­fía sien­ten que de­ben in­ver­tir en gran­de pa­ra te­ner cier­tas ven­ta­jas. Len­tes co­mo el 24-70 f2.8 o 18-200 son ape­te­ci­dos por los prin­ci­pian­tes por­que “ha­cen de to­do” o sim­ple­men­te por­que se ven gran­des y ca­ros.

Las cá­ma­ras me­jo­ran año a año, pe­ro cual­quier cá­ma­ra di­gi­tal de los úl­ti­mos tres o cua­tro años tie­ne pres­ta­cio­nes bas­tan­te bue­nas. El me­jor mo­men­to de cam­biar­la es cuan­do “te que­da chi­ca” y es ho­ra de bus­car al­go me­jor. Mu­cha pa­cien­cia.

● Do­mi­nar la luz na­tu­ral. Siem­pre va a ha­ber una fuen­te de luz. Sal­vo que sea en una ex­cur­sión de no­che a un bos­que, pro­ba­ble­men­te to­das las si­tua­cio­nes tie­nen al­go de luz. Ya sea el sol a pleno día, el atar­de­cer, una lám­pa­ra, una ve­la, has­ta la luz de la lu­na. Apren­der, bus­car y apro­ve­char la me­jor luz pa­ra el ti­po de si­tua­ción que se quie­ra fo­to­gra­fiar y dis­par. Lo bueno de la luz na­tu- ral es que es gra­tis y siem­pre va a es­tar ahí. Do­mi­nan­do la luz na­tu­ral se po­drá do­mi­nar gran par­te de la fo­to­gra­fía. Si even­tual­men­te se re­quie­re ilu­mi­nar con flash, se de­be ad­qui­rir uno y un par de trig­gers. Ese pe­que­ño flash que trae la cá­ma­ra y que crees te pue­de ayu­dar no ser­vi­rá.

● DSLR o Mirrror­less. Las cá­ma­ras DSLR (di­gi­tal sin­gle lens re­flex) lle­van más de una dé­ca­da en el mer­ca­do y si­guen me­jo­ran­do. Por su na­tu­ra­le­za, son cá­ma­ras re­la­ti­va­men­te gran­des y un tan­to rui­do­sas. Son só­li­das y tie­nen una bue­na rá­fa­ga. A fi­nes de la dé­ca­da pa­sa­da, dis­tin­tas mar­cas in­vir­tie­ron re­cur­sos en un nue­vo ti­po de cá­ma­ra: las mi­rror­less. La gra­cia de es­tas cá­ma­ras es que fun­cio­nan sin el ca­rac­te­rís­ti­co es­pe­jo de las ré­flex, lo que las ha­ce más com­pac­tas y li­via­nas ade­más de ex­ten­der su vi­da útil, ya que no tie­nen un sis­te­ma de ob­tu­ra­ción que in­clu­ye al es­pe­jo. Es es­pe­cial­men­te va­lio­sa en via­jes por te­ma de aho­rro en pe­so y es­pa­cio.

● ¿Qué se va a fo­to­gra­fiar? Se de­be bus­car pe­que­ños te­mas y en­sa­yar­lo. Oja­lá li­mi­ta­dos en tiem­po y es­pa­cio. Usual­men­te, los gran­des te­mas son pa­ra fo­tó­gra­fos ve­te­ra­nos que han tra­ba­ja­do su ofi­cio por años. Una bue­na idea pa­ra par­tir pue­de ser “los ga­tos

del ba­rrio”, tra­ba­jar por un par de me­ses y ver los re­sul­ta­dos. No hay que preo­cu­par­se ya que el pró­xi­mo en­sa­yo va a es­tar un po­co me­jor, y el si­guien­te aún más.

● Apren­de de los maes­tros. Una de las co­sas fan­tás­ti­cas de in­ter­net es que se pue­de ver el ca­tá­lo­go com­ple­to de gran­des fo­tó­gra­fos bus­can­do sus tra­ba­jos on­li­ne. Cap­pa, Se­bas­tião Sal­ga­do, Hel­mut New­ton, Da­vid LaCha­pe­lle en­tre mu­chos, es­tán a dis­po­si­ción de cual­quier per­so­na con un ta­blet y al­go de pa­cien­cia. Ver el es­ti­lo, las his­to­rias y las imá­ge­nes. Hay que ins­pi­rar­se en ellos cuan­do exis­ta un blo­queo crea­ti­vo.

Sin em­bar­go, más allá de los da­tos téc­ni­cos y el co­no­ci­mien­to, el me­jor con­se­jo que se pue­de dar a la ho­ra de to­mar una fo­to­gra­fía es nun­ca de­jar de dis­pa­rar.

Más allá de los da­tos téc­ni­cos y el co­no­ci­mien­to, el me­jor con­se­jo que se pue­de dar a la ho­ra de to­mar una fo­to­gra­fía es nun­ca de­jar de dis­pa­rar”.

“Equi­vo­car­se, y mu­cho. Los me­dios di­gi­ta­les de hoy per­mi­ten te­ner una ca­pa­ci­dad ili­mi­ta­da de es­pa­cio por lo que el úni­co lí­mi­te es la crea­ti­vi­dad”.

Fer­nan­do Ra­mí­rez, fo­tó­gra­fo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.