Fuen­tes de ener­gía

El au­men­to sos­te­ni­do de las ener­gías reno­vables no con­ven­cio­na­les pro­yec­ta que se trans­for­men en el 70% de la ma­triz ener­gé­ti­ca pa­ra 2050. Por aho­ra, la ener­gía hi­dro­eléc­tri­ca con­ven­cio­nal y las cen­tra­les tér­mi­cas to­da­vía son las prin­ci­pa­les fuen­tes de en

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Sol Már­quez Tho­mas

Las opor­tu­ni­da­des de de­sa­rro­llo y los desafíos en es­te ám­bi­to.

En la ac­tua­li­dad, la ma­triz ener­gé­ti­ca de Chi­le es­tá com­pues­ta prin­ci­pal­men­te por ener­gía hi­dro­eléc­tri­ca con­ven­cio­nal y cen­tra­les tér­mi­cas o ter­mo­eléc­tri­cas, al­can­zan­do am­bas una par­ti­ci­pa­ción del 84% en la mis­ma. Pe­ro da­das las ca­rac­te­rís­ti­cas geo­grá­fi­cas de Chi­le, la di­ver­si­dad de fuen­tes de ener­gía per­mi­ten pro­yec­tar una ma­yor va­rie­dad op­cio­nes.

“Nues­tro nor­te es la zo­na que tie­ne el ma­yor ín­di­ce de ra­dia­ción de to­do el mun­do. Ade­más, por per­te­ne­cer al cin­tu­rón de fue­go del Pa­cí­fi­co, Chi­le es una zo­na con una gran ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca, lo que da cuen­ta de que exis­te un po­ten­cial geo­tér­mi­co im­por­tan­te. De he­cho, se pro­yec­ta que Chi­le pue­de ge­ne­rar al­re­de­dor de 3.000 MW a par­tir de la geo­ter­mia y que in­clu­so esa ci­fra se pue­da du­pli­car”, ex­pli­ca Ca­ro­li­na Pizarro, directora de In­ge­nie­ría en Ener­gía y Sus­ten­ta­bi­li­dad Am­bien­tal de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián.

En es­ta lí­nea, la ener­gía eó­li­ca y so­lar han te­ni­do un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do den­tro de la ma­triz ener­gé­ti­ca, al­can­zan­do el 16% de par­ti­ci­pa­ción. Se­gún da­tos de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ener­gía, a ju­lio de es­te año, es­tas fuen­tes no con­ven­cio­na­les pro­vie­nen de ener­gía so­lar (7%), ener­gía eó­li­ca (5%), bio­ma­sa (2%) e hi­dráu­li­ca de pa­sa­da (2%). De he­cho, la me­ta es­ta­ble­ci­da por el Mi­nis­te­rio de Ener­gía es al­can­zar pa­ra 2050 un 70% de par­ti­ci­pa­ción en la ma­triz de ener­gías reno­vables no con­ven­cio­na­les.

Ener­gías lim­pias

La emi­sión de Ga­ses de Efec­to In­ver­na­de­ro (GEI) es el prin­ci­pal mo­tor de cam­bio de la ma­triz ener­gé­ti­ca ac­tual, to­man­do en cuen­ta que el sec­tor ener­gé­ti­co es hoy res­pon­sa­ble del 70 a 75% de los ga­ses en Chi­le. Pe­ro pa­ra Pizarro, es­to no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te eli­mi­nar las cen­tra­les ter­mo­eléc­tri­cas, en­car­ga­das en la ac­tua­li­dad de ge­ne­rar elec­tri­ci­dad a par­tir de com­bus­ti­bles fósiles: “Por su gran ca­pa­ci­dad de po­ten­cia, fun­cio­nan co­mo cen­tra­les de ba­se por­que son las que per­mi­ten sos­te­ner la de­man­da de ener­gía en los peaks de de­man­da de po­ten­cia, que se dan en las ma­ña­nas y en las no­ches”.

Pa­ra la aca­dé­mi­ca, el ca­mino pue­de es­tar en la re­duc­ción de GEI en es­tas plan­tas. “Las cen­tra­les ter­mo­eléc­tri­cas con­ven­cio­na­les se pue­den aso­ciar a sis­te­mas de captura y se­cues­tro de car­bono. Son tec­no­lo­gías que per­mi­ten mi­ni­mi­zar la emi­sio­nes GEI. Hay una pe­que­ña mer­ma en la efi­cien­cia del pro­ce­so, lo que sig­ni­fi­ca au­men­tar un po­co los cos­tos, pe­ro si el fo­co es­tá en re­du­cir la emi­sión de GEI, va­le la pe­na”, opi­na.

En es­ta lí­nea, Pizarro re­cuer­da que to­das las fuen­tes de ge­ne­ra­ción de ener­gía tie­nen ven­ta­jas y des­ven­ta­jas: “La gran des­ven­ta­ja

que pue­de te­ner la ener­gía hi­dro­eléc­tri­ca con­ven­cio­nal, las que tie­nen re­ser­vo­rio de agua, es que a ve­ces tie­nen que inun­dar al­gu­nas zo­nas. Sin em­bar­go, tie­nen la gran ven­ta­ja de su emi­sión de GEI es muy ba­ja, ca­si des­pre­cia­ble”. Por ello, la al­ter­na­ti­va pue­de es­tar en las cen­tra­les hi­dro­eléc­tri­cas de pa­sa­da o lla­ma­das tam­bién mi­ni hi­dro, que no re­quie­ren de em­bal­ses pa­ra acu­mu­lar ener­gía en for­ma de re­ser­vo­rio de agua y que ya re­pre­sen­tan el 2% de la ma­triz ener­gé­ti­ca.

Gra­cias a su al­to fac­tor de plan­ta, es­ta fuente per­mi­te la ge­ne­ra­ción con­ti­nua de ener­gía que pue­de trans­for­mar­se en una al­ter­na­ti­va de cen­tral de ba­se.

Da­da la ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca del país, la ener­gía geo­tér­mi­ca se ha trans­for­ma­do en una po­ten­cial al­ter­na­ti­va de ener­gía no con­ven­cio­nal gra­cias a su en­tre­ga con­ti­nua, que ade­más es lim­pia pues tie­ne una ca­si nu­la ge­ne­ra­ción de GEI.

“La des­ven­ta­ja de la geo­ter­mia es que tie­ne una pri­me­ra eta­pa, la ex­plo­ra­ti­va, muy ca­ra. Se pue­de ha­cer una ana­lo­gía con los bus­ca­do­res de pe­tró­leo, pues pue­de ser que en­cuen­tres o no. Por ello, la pri­me­ra par­te es la más ca­ra y la que re­vis­te ma­yor in­cer­ti­dum­bre”, ex­pli­ca Pizarro.

Con­cen­tra­da en zo­nas cor­di­lle­ra­nas, usa el ca­lor de las pro­fun­di­da­des de la tie­rra pa­ra ge­ne­rar ener­gía a tra­vés de va­por a al­tas pre­sio­nes que mue­ve una tur­bi­na o sis­te­ma in­te­gra­do. “Una vez que en­cuen­tras el po­zo, en­cuen­tras el va­por y te das cuen­ta de que es una zo­na de al­ta en­tal­pía, el fac­tor de plan­ta es de 95%. Es de­cir, hay una ge­ne­ra­ción con­ti­nua de ener­gía y eso es muy atrac­ti­vo”, agre­ga Pizarro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.