Ca­li­dad de vi­da

Na­tu­ra­le­za, tran­qui­li­dad y ser­vi­cios en la fran­ja cos­te­ra ur­ba­na.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ger­mán Krei­sel

Buen cli­ma, cor­tas dis­tan­cias de un la­do a otro, ac­ce­so a co­mer­cio y ser­vi­cios y por su­pues­to un lin­do pai­sa­je son las cla­ves de­ter­mi­nan­tes pa­ra com­prar la tan año­ra­da se­gun­da vi­vien­da pa­ra el des­can­so o va­ca­cio­nes. Sin em­bar­go, la de­ci­sión más im­por­tan­te es: ¿Pla­ya, cam­po o mon­ta­ña?

La can­ti­dad de pro­yec­tos de de­par­ta­men­tos se ha in­cre­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te en las re­gio­nes de Co­quim­bo y Val­pa­raí­so. Vi­ña del Mar y La Se­re­na, jun­to a sus al­re­de­do­res son la pre­fe­ren­cia pa­ra vi­vir con es­tán­da­res al­tos de ca­li­dad de vi­da. Los en­can­tos del bor­de cos­te­ro de La Se­re­na, la zo­na tí­pi­ca del cen­tro, la cer­ca­nía al Va­lle del El­qui y sus atrac­ti­vos, han po­si­cio­na­do a La Se­re­na co­mo un lu­gar con ex­ce­len­tes ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra una vi­da pla­cen­te­ra.

Se­gún el Ba­ró­me­tro Ima­gen Ciu­dad, que se ba­sa en la per­cep­ción de per­so­nas de 15 a 80 años, en­cues­ta­das des­de Ari­ca a Pun­ta Are­nas y que fue pu­bli­ca­do por Vi­sión Hu­ma­na, la eva­lua­ción ge­ne­ral co­mo ciu­dad y co­mo lu­gar pa­ra vi­vir es li­de­ra­da por Vi­ña del Mar, se­gui­do de La Se­re­na. De igual for­ma co­mo lu­gar pa­ra vi­si­tar, don­de la ciu­dad jar­dín ocu­pa el se­gun­do lu­gar y La Se­re­na el cuar­to.

Pa­ra Pa­tri­cio Po­liz­zi, di­rec­tor ge­ne­ral del cen­tro de in­ves­ti­ga­ción, La Se­re­na se man­tie­ne en el ran­king “fun­da­men­tal­men­te por­que es una ciu­dad muy vin­cu­la­da al buen cli­ma, pla­ya, sol y tran­qui­li­dad. La Se­re­na, des­de la ima­gen que pro­yec­ta, ha­ce un cla­ro con­tras­te con el es­ti­lo de vi­da en gran­des ciu­da­des ca­rac­te­ri­za­do por el es­trés, la des­co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za y la agre­si­vi­dad”.

El mis­mo es­tu­dio se­ña­la que am­bas ciu­da­des han si­do vi­si­ta­das al­gu­na vez du­ran­te los úl­ti­mos tres años, ocu­pan­do los pri­me­ros lu­ga­res, en lí­nea con el in­cre­men­to de tu­ris­tas no só­lo na­cio­na­les, sino que tam­bién una cre­cien­te lle­ga­da de ar­gen­ti­nos y bra­si­le­ños du­ran­te to­do el año.

Las co­mu­nas de La Se­re­na y Co­quim­bo con­cen­tran más del 55% de la po­bla­ción re­gio­nal. Cer­ca de 220.000 per­so­nas vi­ven en la co­mu­na de La Se­re­na, y 235.000 en Co­quim­bo, y las pro­yec­cio­nes in­di­can que la co­n­ur­ba­ción en­tre am­bas ciu­da­des con­cen­tra­rá nue­vos pro­yec­tos que me­jo­ra­rán la sos­te­ni­bi­li­dad ur­ba­na y me­dio am­bien­tal.

¿Qué fal­ta?

Si bien el bor­de cos­te­ro y el in­te­rior de la IV re­gión es des­tino tu­rís­ti­co por ex­ce­len­cia, la ur­be apues­ta por con­ver­tir­se en un des­tino pa­ra es­tu­dian­tes y nue­vas in­dus­trias que atrai­gan más y me­jo­res pues­tos la­bo­ra­les. “En el ca­so de La Se­re­na, los as­pec­tos más fun­cio­na­les, co­mo es po­si­cio­nar­se co­mo lu­gar de es­tu­dio y tra­ba­jo, no apa­re­ce tan al­to, pe­ro igual­men­te ocu­pan­do bue­nos lu­ga­res”, se­ña­la Po­liz­zi.

Sin em­bar­go, quie­nes vi­ven ac­tual­men­te en las zo­nas ur­ba­nas del bor­de cos­te­ro de am­bas co­mu­nas va­lo­ran los ín­di­ces de se­gu­ri­dad; la lim­pie­za de sus ca­lles y fa­cha­das, so­bre to­do el cas­co his­tó­ri­co; un am­bien­te li­bre de con­ta­mi­na­ción; bue­nos lu­ga­res pa­ra ha­cer de­por­te y te­ner una vi­da al ai­re li­bre; y so­bre to­do, la ama­bi­li­dad y tran­qui­li­dad de las per­so­nas. Al­go que sin du­da atrae a cual­quie­ra que bus­que aven­tu­rar­se en ad­qui­rir una se­gun­da vi­vien­da.

Con­cón y su apo­geo

Si bien el bor­de cos­te­ro de la V re­gión y Vi­ña del Mar son el des­tino pre­di­lec­to pa­ra chi­le­nos y ex­tran­je­ros, se­gún el Ín­di­ce de Ca­li­dad de Vi­da Ur­ba­na de las Ciu­da­des de Chi­le (ICVU) rea­li­za­do por la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción y la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le, la co­mu­na de Con­cón se ubi­có en el no­veno lu­gar, por so­bre Vi­ña.

La in­ter­ven­ción del bor­de cos­te­ro, del cam­po du­nar y los bos­ques in­te­rio­res de la co­mu­na por par­te del sec­tor in­mo­bi­lia­rio ha am­plia­do la ofer­ta re­si­den­cial y ha atraí­do el es­ta­ble­ci­mien­to de ser­vi­cios y co­mer­cio que an­tes só­lo es­ta­ba dis­po­ni­ble só­lo en Vi­ña del Mar, o en me­nor pro­por­ción en Re­ña­ca.

Con­cón se ha trans­for­ma­do en una real op­ción de vi­da pa­ra fa­mi­lias de ma­yo­res in­gre­sos de­bi­do a la fuer­te in­ver­sión, pe­ro por so­bre to­do por la vis­ta al Océano Pa­cí­fi­co, la cer­ca­nía con San­tia­go y la am­plia ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y de en­tre­ten­ción dis­po­ni­ble to­do el año y más en la épo­ca es­ti­val, fac­to­res que se aco­plan a los ya men­cio­na­dos y que con­for­man un des­tino ideal pa­ra te­ner en cuen­ta en ca­so de in­ver­tir en la se­gun­da vi­vien­da.

El Ba­ró­me­tro Ima­gen Ciu­dad arro­jó co­mo res­pues­ta a la aso­cia­ción es­pon­tá­nea de La Se­re­na co­mo bo­ni­to, lin­do, pa­pa­yas, ca­lor y sol. Mien­tras que pa­ra Vi­ña del Mar, her­mo­so, ciu­dad be­lla, re­la­jo, fes­ti­val, re­loj de flo­res y pla­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.