Cin­co mo­ti­vos pa­ra in­ver­tir en otra pro­pie­dad

Es­tar ro­dea­da de un be­llo pai­sa­je, ga­ran­ti­zar la fá­cil ac­ce­si­bi­li­dad, ele­gir un sec­tor con­so­li­da­do que cuen­te con va­ria­dos ser­vi­cios y ana­li­zar la plus­va­lía de la zo­na son los pun­tos bá­si­cos a con­si­de­rar an­tes de com­prar una se­gun­da vi­vien­da. Co­noz­ca cuál

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ro­mi­na Ja­ra­mi­llo di Le­nar­do

Uno de los mo­men­tos más im­por­tan­tes en la vi­da de una per­so­na es ad­qui­rir la vi­vien­da pro­pia. Pe­ro una vez que ya se cum­plió es­te ob­je­ti­vo, una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va pa­ra quie­nes deseen in­ver­tir su di­ne­ro es com­prar una se­gun­da pro­pie­dad, ya sea con el fin de te­ner una ca­sa de des­can­so o pa­ra ob­te­ner ga­nan­cias.

Rei­nal­do Gleis­ner, con­sul­tor del Área de Bro­ke­ra­ge de Co­lliers International, se­ña­la que “el mer­ca­do de se­gun­da vi­vien­da es muy seg­men­ta­do, por lo que de­be rea­li­zar­se un aná­li­sis de ca­da sec­tor”. Asi­mis­mo, men­cio­na cuá­les son las cin­co ra­zo­nes pa­ra in­ver­tir en una se­gun­da pro­pie­dad:

1. Te­ner un lu­gar de des­can­so en un pun­to de pre­fe­ren­cia, pa­ra quie­nes bus­can un lu­gar de­fi­ni­do pa­ra sus va­ca­cio­nes, los fi­nes de se­ma­na, y los fes­ti­vos.

2. Una in­ver­sión que bus­ca plus­va­lía. La plus­va­lía, se pue­de dar en sec­to­res con­so­li­da­dos, que man­tie­nen un ac­ti­vo rit­mo de de­sa­rro­llo, da­do que en­fren­tan pro­gre­si­va­men­te la es­ca­sez de te­rre­nos, mien­tras in­cre­men­ta su atrac­ti­vo. Tam­bién se pue­de dar en lu­ga­res más in­no­va­do­res, que cuen­ten con ca­rac­te­rís­ti­cas des­ta­ca­das co­mo ac­ce­so di­rec­to al la­go o pla­ya y ge­ne­ro­sa ve­ge­ta­ción.

3. Re­cuer­de que la plus­va­lía se pue­de dar tam­bién en otros lu­ga­res me­nos co­no­ci­dos y que po­ten­cial­men­te tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas atrac­ti­vas, no des­cu­bier­tas aún por el pú­bli­co.

4. Hay in­ver­sio­nes que pri­vi­le­gian prin­ci­pal­men­te la li­qui­dez. Es­tos son lu­ga­res muy re­co­no­ci­dos y ape­te­ci­dos por un seg- men­to muy am­plio de la po­bla­ción, co­mo Con­cón, Vi­ña del Mar, Re­ña­ca, Co­quim­bo, La Se­re­na, Pi­chi­le­mu, en­tre otros.

5. Las per­so­nas que bus­can la ren­ta­bi­li­dad de­ben con­si­de­rar: un pre­cio com­pe­ti­ti­vo en la com­pra, una gran ba­se de po­ten­cia­les arren­da­ta­rios, cer­ca­nía a los lu­ga­res de en­tre­ten­ción, con mu­cho me­nos én­fa­sis vis­tas u orien­ta­cio­nes pri­vi­le­gia­das.

Con­se­jos pa­ra in­ver­tir

Lo más con­ve­nien­te, se­gún el ex­per­to in­mo­bi­lia­rio pa­ra quie­nes es­tán bus­can­do una se­gun­da vi­vien­da en las zo­nas cos­te­ras es “bus­car una lu­gar que real­men­te le gus­te al in­ver­sio­nis­ta y su gru­po fa­mi­liar, y que a la vez ten­ga las ca­rac­te­rís­ti­cas bá­si­cas de una atrac­ti­va se­gun­da vi­vien­da”.

En­tre los atri­bu­tos des­ta­can ele­men­tos de pai­sa­je, en­torno y de en­tre­ten­ción. Es­to es un ele­men­to muy im­por­tan­te pa­ra los in­te­gran­tes de eda­des en­tre 15 y 30 años del gru­po fa­mi­liar.

Asi­mis­mo, es re­le­van­te te­ner cla­ro que en Chi­le se pro­du­ce ha­ce mu­chos años una pro­gre­si­va con­cen­tra­ción de la po­bla­ción prin­ci­pal­men­te en San­tia­go, que la ma­yor ta­sa anual de in­cre­men­to de los per­mi­sos de edi­fi­ca­ción. “Es por es­to, que con­se­cuen­te­men­te, el de­sa­rro­llo de se­gun­da vi­vien­da se va a dar en las zo­nas de me­jor ac­ce­si­bi­li­dad des­de San­tia­go, y que ten­gan con­di­cio­nes atrac­ti­vas: ca­rac­te­rís­ti­cas de na­tu­ra­le­za muy atrac­ti­va; de bue­nas op­cio­nes de en­tre­ten­ción pa­ra to­dos y ca­da uno de los gru­pos eta­rios y que sean al­can­za­bles en tiem­pos ra­zo­na­bles”, agre­ga Gleis­ner.

Otro de los fac­to­res cla­ve pa­ra de­fi­nir la com­pra de la se­gun­da vi­vien­da es eva­luar los mé­to­dos de fi­nan­cia­mien­to. En ese sen­ti­do, des­de Co­lliers International, re­cal­can que las for­mas de fi­nan­cia­mien­to son el tra­di­cio­nal cré­di­to hi­po­te­ca­rio, que man­tie­ne to­da­vía la ta­sa his­tó­ri­ca­men­te ba­ja. Pe­ro tam­bién, exis­ten in­mo­bi­lia­rias que acep­tan en par­te de pa­go otra pro­pie­dad, lo que re­sul­ta muy ven­ta­jo­so pa­ra quie­nes ya cuen­tan con otra vi­vien­da (apar­te de la que re­si­den ha­bi­tual­men­te) y que no quie­ren so­me­ter­se a los pro­ce­sos de ven­tas pa­ra ge­ne­rar re­cur­sos con esa ca­sa o de­par­ta­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.