Una cos­ta ama­ble pa­ra dis­fru­tar del ocio y el es­par­ci­mien­to

Apro­ve­chan­do el po­ten­cial de la geo­gra­fía y pai­sa­jes de es­tas re­gio­nes, el sec­tor in­mo­bi­lia­rio res­pon­de a una de­man­da en al­za con pro­yec­tos que pri­vi­le­gian la di­ver­sión y bus­can res­pues­tas ade­cua­das a la gran di­ver­si­dad de so­lu­cio­nes que las per­so­nas exig

La Tercera - Especiales2 - - News - Por: Tan­ya Ore­lla­na C.

Con una de­man­da cre­cien­te por es­ca­par de las gran­des ciu­da­des y go­zar de ki­ló­me­tros de pla­ya y va­lles en un en­torno atrac­ti­vo, am­plio y de gran be­lle­za na­tu­ral, la zo­na que com­pren­de el nor­te de la Re­gión de Val­pa­raí­so y sur de la de Co­quim­bo des­pier­ta in­te­rés co­mo des­tino de se­gun­da vi­vien­da.

¿Las ra­zo­nes? Cer­ca­nía con gran­des po­los ur­ba­nos, bue­na co­nec­ti­vi­dad y fa­ci­li­dad de trans­por­te y de­sa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios pa­ra dis­tin­tos in­tere­ses.

Se­gún co­men­ta Ig­na­cio Her­nán­dez, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ofi­ci­nas de Ar­qui­tec­tos (AOA), la Re­gión de Co­quim­bo cuen­ta con un gran de­sa­rro­llo en ser­vi­cios de ho­te­le­ría, gas­tro­no­mía, en­tre­te­ni­mien­to y tu­ris­mo en ge­ne­ral, es un área me­nos sa­tu­ra­da que otros des­ti­nos y su ex­ce­len­te co­nec­ti­vi­dad a tra­vés de ca­rre­te­ras y ae­ro­puer­tos per­mi­te que mu­chos ca­pi­ta­li­nos la eli­jan co­mo des­tino pa­ra su se­gun­da vi­vien­da. “Si se com­pa­ra con otras re­gio­nes, es­ta zo­na, su cos­ta y sus ciu­da­des se ha­cen atrac­ti­vas en cuan­to ofre­cen una am­plia variedad de ser­vi­cios, así co­mo un de­sa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio que abar­ca un am­plio seg­men­to de mer­ca­dos; me­dio, me­dioal­to y lu­jo”.

A es­tos avan­ces se su­ma su cer­ca­nía re­la­ti­va, un cli­ma agra­da­ble la ma­yor par­te del año, pla­yas ex­ten­sas y me­nos po­bla­das, y ha­cia el in­te­rior, va­lles atrac­ti­vos y má­gi­cos. Gas­tro­no­mía, pa­tri­mo­nio, na­tu­ra­le­za, as­tro­no­mía y cul­tu­ra pis­que­ra y vi­ti­vi­ní­co­la son al­gu­nos ejem­plos.

Po­bla­mien­to de los bal­nea­rios

El mar es y se­gui­rá sien­do un des­tino fa­vo­ri­to pa­ra el tu­ris­mo va­ca­cio­nal, no so­lo pa­ra los chi­le­nos, sino pa­ra prác­ti­ca­men­te to­das las cul­tu­ras, co­men­ta Ig­na­cio Her­nán­dez. En Chi­le, por nues­tra geo­gra­fía, siem­pre ten­dre­mos abun­dan­te mar cer­ca, pe­ro es la ca­li­dad y can­ti­dad de in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios los que de­ter­mi­nan las pre­fe­ren­cias, así co­mo la po­bla­ción de­man­dan­te y su cer­ca­nía.

El de­sa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio de la cos­ta en las re­gio­nes de Co­quim­bo y Val­pa­raí­so ha si­do di­fe­ren­te. En el ca­so de la zo­na sur de la úl­ti­ma, bal­nea­rios co­mo Al­ga­rro­bo y Car­ta­ge­na son más an­ti­guos y mu­chas ca­sas que mi­ran ha­cia el mar se han ido re­no­van­do ha­cia edi­fi­ca­cio­nes más ma­si­vas, ex­pli­ca Juan Pa­blo Ba­día, ar­qui­tec­to de la Aso­cia­ción de Ofi­ci­nas de Ar­qui­tec­tos (AOA) y so­cio de Ba­dia + Sof­fia.

En el ca­so de San­to Do­min­go, se ha po­si-

“Se pri­vi­le­gian uni­da­des con es­pa­cios co­mu­nes uni­fi­ca­dos co­ci­na-co­me­dor-li­ving, al me­nos dos dor­mi­to­rios, gran­des te­rra­zas co­mo ex­ten­sión del in­mue­ble y equi­pa­mien­to pa­ra en­tre­ten­ción o ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas: gran­des áreas ver­des, pis­ci­nas, spa, can­chas de­por­ti­vas y cir­cu­la­ción pea­to­nal ha­cia la pla­ya”. Juan Pa­blo Ba­día, ar­qui­tec­to de la Aso­cia­ción de Ofi­ci­nas de Ar­qui­tec­tos (AOA).

cio­na­do una ofer­ta pa­ra el sec­tor emer­gen­te y al­to, con em­pla­za­mien­to de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra en­tre­ten­ción y ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas.

En la zo­na de Vi­ña del Mar y Con­cón, co­mo po­lo ur­bano im­por­tan­te, la se­gun­da vi­vien­da com­pren­de so­lo una par­te de la ofer­ta. Y des­de Mai­ten­ci­llo ha­cia el nor­te, agre­ga Ba­día, se ha apro­ve­cha­do una cos­ta am­plia pa­ra el de­sa­rro­llo de in­mue­bles pa­ra un sec­tor emer­gen­te y al­to, que se con­ju­gan con el de­ve­nir de las co­mu­ni­da­des ya ins­ta­la­das. Pro­yec­tos de al­to es­tán­dar in­clu- yen can­chas de golf y clu­bes de ya­tes.

El avan­ce es dis­tin­to cuan­do el sec­tor na­ce co­mo un lu­gar tu­rís­ti­co a cuan­do es un puer­to o ca­le­ta que va evo­lu­cio­nan­do ha­cia otros fi­nes, co­men­ta Ig­na­cio Her­nán­dez. “Za­pa­llar, por ejem­plo, na­ció pa­ra el tu­ris­mo, por lo que es­tá bien nor­ma­da, desa­rro­lla­da en ar­mo­nía y cuen­ta con una co­mu­ni­dad y au­to­ri­da­des em­po­de­ra­das que pro­te­gen su ca­rác­ter es­pe­cí­fi­co. Otras co­mu­nas, en cam­bio, evo­lu­cio­nan y se van adap­tan­do en la me­di­da de que van des­per­tan­do es­te in­te­rés”, ase­ve­ra.

En el ca­so de la Re­gión de Co­quim­bo, su avan­ce tu­rís­ti­co se ha con­so­li­da­do equi­li­bran­do la coha­bi­ta­ción ar­mó­ni­ca con las ac­ti­vi­da­des por­tua­rias, agrí­co­las y mi­ne­ras que han ca­rac­te­ri­za­do his­tó­ri­ca­men­te a la zo­na, aña­de.

“En la cos­ta de las Re­gio­nes de Co­quim­bo y Val­pa­raí­so exis­te una am­plia ga­ma de ofer­ta in­mo­bi­lia­ria, que par­te des­de el seg­men­to me­dio y lle­ga al lu­jo”, afir­ma Juan Pa­blo Ba­día. En­tre los in­tere­sa­dos se cuen­tan fa­mi­lias ca­pi­ta­li­nas que quie­ren es­ca­par del aje­treo por el fin de se­ma­na y, más ha­cia el nor­te, se su­man quie­nes tra­ba­jan en la mi­ne­ría y bus­can asen­tar­se en en­tor­nos más ami­ga­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.