Re­co­men­da­cio­nes

En el ca­so de la com­pra en blan­co, el in­tere­sa­do so­lo se pue­de ha­cer una idea del pro­yec­to a tra­vés de los pla­nos o ma­que­tas que las in­mo­bi­lia­rias ex­hi­ban. En cam­bio, pa­ra la com­pra en ver­de, even­tual­men­te pue­de ya exis­tir un pi­lo­to que vi­si­tar.

La Tercera - Especiales2 - - News -

En el ca­so de la com­pra en ver­de o blan­co, sos­tie­ne Mar­ce­lo Valenzuela, es su­ma­men­te im­por­tan­te, que el com­pra­dor sea de­ta­llis­ta y mi­nu­cio­so en te­mas que pue­den pa­re­cer de me­nor im­por­tan­cia, pe­ro que lue­go pue­den trans­for­mar­se en do­lo­res de ca­be­za, por ejem­plo, ubi­ca­ción del pro­yec­to, ac­ce­si­bi­li­dad, ma­te­ria­les de cons­truc­ción, plus­va­lía del sec­tor en que se em­pla­za­rá, so­bre to­do si el que ad­quie­re es un in­ver­sio­nis­ta.

Im­por­tan­te tam­bién es co­no­cer el res­pal­do y pres­ti­gio que tie­ne la in­mo­bi­lia­ria; no va­ya a ser que no pue­da fi­na­li­zar el pro­yec­to y se ter­mi­ne per­dien­do el tiem­po. “Aun­que de­vuel­van el di­ne­ro, el sue­ño de te­ner una vi­vien­da en ese lu­gar o con esas con­di­cio­nes se des­va­ne­cen o se re­tra­san. Un buen ejer­ci­cio al com­prar en blan­co, se­ría que el in­tere­sa­do com­pa­re el va­lor del mt2 de lo que es­tá ad­qui­rien­do con el que ofre­cen otros pro­yec­tos si­mi­la­res en la mis­ma zo­na”, pre­ci­sa.

Por su par­te, Ni­co­lás Iz­quier­do ha­ce hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de so­li­ci­tar las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de la uni­dad que se va a com­prar, de ma­ne­ra de re­du­cir la bre­cha en­tre ex­pec­ta­ti­vas y reali­dad. “Su­ma­do a eso, es re­co­men­da­ble ade­más es­ti­mar de for­ma co­rrec­ta la si­tua­ción en la que se es­pe­ra es­tar en­tre la fir­ma de la pro­me­sa y la es­cri­tu­ra de la uni­dad com­pra­da”, aña­de.

En tan­to, agre­ga en ca­so que el com­pra­dor no re­ci­ba la vi­vien­da en el pla­zo in­di­ca­do o an­te cual­quier otro pro­ble­ma, la Ley N° 20.007 re­gu­la es­te ti­po de si­tua­cio­nes. “Se­gún es­ta nor­ma, la com­pra en ver­de se de­be rea­li­zar a tra­vés de una pro­me­sa de com­pra­ven­ta au­to­ri­za­da an­te no­ta­rio, que in­clu­ya una pó­li­za de se­gu­ro o una bo­le­ta ban­ca­ria del pie. To­do de­pen­de­rá de las me­di­das es­ta­ble­ci­das en es­te do­cu­men­to”.

La pro­me­sa de com­pra­ven­ta tie­ne la fun­ción de res­guar­dar al com­pra­dor en ca­so de que el ven­de­dor no cum­pla con lo es­ta­ble­ci­do pre­via­men­te, per­mi­tien­do que el pri­me­ro re­cu­pe­re el di­ne­ro in­ver­ti­do en el pie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.