De la es­pe­ra a la es­pe­ran­za

Ad por­tas de la vi­si­ta del Pa­pa, hay una pre­gun­ta que se re­pi­te in­sis­ten­te­men­te en mu­chos am­bien­tes y no so­lo re­li­gio­sos: ¿Qué de­be­mos es­pe­rar de la vi­si­ta de Fran­cis­co?

La Tercera - Especiales2 - - News - Por: Eu­ge­nio Yá­ñez, di­rec­tor del Ma­gís­ter en Doc­tri­na Social de la Igle­sia.

A juzgar por lo que he­mos leí­do, es­cu­cha­do y pre­gun­ta­do, es­pe­ra­mos gros­so mo­do que nos en­tre­gue un men­sa­je de paz, de uni­dad y de amor. Los ca­tó­li­cos, en par­ti­cu­lar, an­he­la­mos que sus pa­la­bras sean un po­de­ro­so nu­trien­te que nos per­mi­ta ali­men­tar nues­tra de­bi­li­ta­da fe y de ese mo­do, su­pe­rar la anemia es­pi­ri­tual que des­de ha­ce dé­ca­das ha ido len­ta y si­len­cio­sa­men­te fa­go­ci­tan­do nues­tras creen­cias. Sa­be­mos, al me­nos, que el Vi­ca­rio de Cris­to no vie­ne a so­ca­var o a for­ta­le­cer las es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas o eco­nó­mi­cas del país, sino a con­mo­ver nues­tros co­ra­zo­nes.

A nues­tro jui­cio, mu­cho más im­por­tan­te que in­te­rro­gar­nos so­bre qué es­pe­ra­mos del Pa­pa, es pre­gun­tar­se qué de­be­ría el Pa­pa es­pe­rar de no­so­tros. Cier­ta­men­te Fran­cis­co se ha­brá for­ja­do tam­bién una se­rie de ex­pec­ta­ti­vas y pro­ba­ble­men­te al­ber­ga al me­nos la es­pe­ran­za de que lo va­ya­mos “a ver”, pe­ro más aún, que lo va­ya­mos a “es­cu­char”, más aún, se­gu­ra­men­te es­pe­ra que su men­sa­je per­du­re en el tiem­po. En es­te con­tex­to, la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián, fiel a su ins­pi­ra­ción hu­ma­nis­ta cris­tia­na y en cohe­ren­cia con su sólida vo­ca­ción pú­bli­ca, ha or­ga­ni­za­do una se­rie de ini­cia­ti­vas aca­dé­mi­cas (pen­sa­das co­mo un ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad) en es­ta di­rec­ción. Una de es­tas ini­cia­ti­vas es la rea­li­za­ción de un Ma­gís­ter en Doc­tri­na Social de la Igle­sia (DSI), úni­co en el país, con­ce­bi­do co­mo una ins­tan­cia de re­fle­xión aca­dé­mi­ca. Di­cho de otro mo­do, es­te ma­gís­ter es una res­pues­ta de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián al lla­ma­do de Fran­cis­co de no “bal­co­near” la his­to­ria, lo cual exi­ge asu­mir tres gran­des desafíos: a) el pri­me­ro, de or­den in­te­lec­tual, se tra­du­ce en co­no­cer y pro­fun­di­zar la DSI. El mis­mo Fran­cis­co afir­ma en Evan­ge­lii gau­dium que es­tá cons­cien­te que ya las en­cí­cli­cas no se leen co­mo an­tes, b) el se­gun­do, de or­den mo­ral, se tra­ta de vi­vir con­for­me a los prin­ci­pios de la DSI, y es­to tam­po­co es fá­cil, y c) el ter­ce­ro, de or­den po­lí­ti­co (y que su­po­ne los dos an­te­rio­res), es pen­sar los gran­des pro­ble­mas de nues­tro país a la luz de la DSI, y ofre­cer nuevas y bue- nas so­lu­cio­nes a nues­tros vie­jos pro­ble­mas. Si lo­grá­ra­mos co­mo país de­jar­nos con­du­cir por una pe­da­go­gía del amor, el res­to se­ría aña­di­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.