Opor­tu­ni­da­des en la pla­ni­fi­ca­ción y la in­te­gra­ción con la co­mu­ni­dad.

In­vo­lu­crar a to­dos los ac­to­res, pro­mo­vien­do una par­ti­ci­pa­ción que re­fle­je to­das las di­men­sio­nes de la reali­dad es cla­ve pa­ra el desa­rro­llo sos­te­ni­ble de los puer­tos.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Fabiola Ro­mo

Con una vi­sión in­te­gra­do­ra, el desa­rro­llo sos­te­ni­ble de las ciu­da­des puer­to al­can­za­ría me­jo­res opor­tu­ni­da­des. La doc­to­ra en Cien­cias Políticas y Ma­gis­ter en Políticas Pú­bli­cas de Scien­ces-Po Pa­ris, y pro­fe­so­ra de la Fa­cul­tad de Ad­mi­nis­tra­ción y Economía de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Chi­le (USACH), Sa­bah Zra­ri, cree que pla­ni­fi­car es en sí un ejer­ci­cio mu­cho más di­fí­cil en el con­tex­to so­cio-po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co ac­tual, que ha­ce 50 años. Sin em­bar­go, aho­ra, más que nun­ca, la pla­ni­fi­ca­ción es ex­tre­ma­da­men­te ne­ce­sa­ria y, en el ca­so de los puer­tos mien­tras más par­ti­ci­pa­ción ha­ya me­jor.

Se­gún la aca­dé­mi­ca, una pla­ni­fi­ca­ción pa­ra que sea útil de­be re­fle­jar to­das las di­men­sio­nes de la reali­dad, por­que el va­lor de una bue­na pla­ni­fi­ca­ción es­tá en su ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­zar al ma­yor nú­me­ro de ac­to­res en torno a un pro­yec­to dón­de se re­fle­jen las am­bi­cio­nes, los in­tere­ses y las preo­cu­pa­cio­nes de la ma­yo­ría. “Es lo que ha­cen los puer­tos de Rot­ter­dam y Ámsterdam y, ac­tual­men­te, el puer­to ar­gen­tino de Bahía Blan­ca con los Port Vi­sion, ejer­ci­cio de pros­pec­ti­va y pla­ni­fi­ca­ción par­ti­ci­pa­ti­va. Oja­lá esa idea pros­pe­re tam­bién en Chi­le ¿Por qué no?”, di­ce Sa­bah Zra­ri.

Pa­ra la aca­dé­mi­ca, con­tar con una ver­da­de­ra ciu­dad-puer­to im­pli­ca dar un res­pal­do le­gal a las em­pre­sas por­tua­rias pú­bli­cas pa­ra que pue­dan in­ver­tir fue­ra del re­cin­to por­tua­rio y de sus ac­ce­sos en pro­yec­tos de be­ne­fi­cio so­cial, co­mo su­ce­de en los puer­tos eu­ro­peos, don­de las au­to­ri­da­des por­tua­rias tie­nen las fa­cul­ta­des le­ga­les pa­ra in­ver­tir par­cial o to­tal­men­te en pro­yec­tos de be­ne­fi­cio de la ciu­dad y sus ob­je­ti­vos no es­tán li­mi­ta­dos a la efi­cien­cia sino al desa­rro­llo sus­ten­ta­ble.

“Creo que es la vía que hay que se­guir. El Sis­te­ma de Em­pre­sas Pú­bli­cas ha da­do orien­ta­cio­nes cla­ras en ma­te­ria de va­lor com­par­ti­do que van en ese sen­ti­do, bus­can­do sus­ti­tuir las ac­cio­nes ais­la­das de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial por pro­yec­tos de desa­rro­llo y be­ne­fi­cio mu­tuo. El Mi­nis­te­rio de Trans­por­tes a tra­vés del Pro­gra­ma de Desa­rro­llo Lo­gís­ti­co, tam­bién”, se­ña­la la es­pe­cia­lis­ta en políticas pú­bli­cas.

Al­gu­nas ac­cio­nes

El ge­ren­te de pro­yec­tos del Puer­to de Schie­dam en Ho­lan­da y es­pe­cia­lis­ta en clús­ter ma­rí­ti­mo, Bart Heinz, re­co­mien­da el tra­ba­jo en­tre mu­ni­ci­pios, puer­tos y em­pre­sas, pa­ra una exi­to­sa re­la­ción ciu­dad-puer­to. Ade­más, acon­se­ja in­te­grar las ideas y am­bi­cio­nes del puer­to con las de la ciu­dad en un pro­ce­so in­te­gral y trans­pa­ren­te. Se tra­ta, di­ce, de desa­rro­llar una vi­sión mu­tua so­bre el fu­tu­ro del puer­to.

Pa­ra Heinz, tam­bién es im­por­tan­te desa­rro­llar pla­nes de in­ver­sión con ac­to­res que tie­nen in­te­rés en el desa­rro­llo del puer­to y su re­la­ción con la ciu­dad: au­to­ri­da­des por­tua­rias, em­pre­sa­rios, re­pre­sen­tan­tes del mu­ni­ci­pio, au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y aca­dé­mi­cos. “Em­pe­zar lo más pron­to po­si­ble con pe­que­ñas me­di­das y be­ne­fi­cios fá­ci­les de im­ple­men­tar, que no re­quie­ren re­cur­sos muy gran­des. Por ejem­plo, me­jo­rar zo­nas pú­bli­cas, ha­cer even­tos, in­tro­du­cir as­pec­tos del puer­to en la edu­ca­ción. Así se de­mues­tra que la vi­sión no es­tá so­la­men­te en el pa­pel y que tie­ne efec­tos di­rec­tos en la zo­na”, sos­tie­ne el es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.