He­rra­mien­ta de in­cen­ti­vo

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ce­ci­lia Cor­ba­lán

Una op­ción pa­ra me­jo­rar el cli­ma la­bo­ral e in­cen­ti­var a los co­la­bo­ra­do­res

El uso de las gift­cards cor­po­ra­ti­vas es una ten­den­cia que va en as­cen­so tan­to en Chi­le co­mo a ni­vel mun­dial. Los ex­per­tos afir­man que es el sis­te­ma más rá­pi­do y efi­caz pa­ra mo­ti­var y pre­miar a los tra­ba­ja­do­res en las em­pre­sas, el re­ga­lo que per­mi­te ele­gir y que ayu­da a la eco­no­mía fa­mi­liar.

To­da­vía no es el fin de la ca­ja na­vi­de­ña, pe­ro ca­da vez más em­pre­sas es­tán op­tan­do por las gift­cards cor­po­ra­ti­vas co­mo obsequio de fin de año pa­ra sus em­plea­dos y tam­bién pa­ra otro ti­po de even­tos es­pe­cia­les, co­mo ma­tri­mo­nios, cumpleaños, etc.

El aca­dé­mi­co Was­hing­ton Saa­ve­dra, do­cen­te de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad Cen­tral, se­ña­la que “las gift­cards son una so­lu­ción bas- tan­te útil en el área del mar­ke­ting ha­cia el in­te­rior de la or­ga­ni­za­ción. An­ti­gua­men­te, cuan­do se re­ga­la­ban las ca­jas con mer­ca­de­ría, mu­chas ve­ces par­te im­por­tan­te de los pro­duc­tos no eran con­su­mi­dos por el tra­ba­ja­dor. Se tra­ta­ba de ha­cer un re­ga­lo ho­mo­gé­neo pa­ra to­dos, sien­do que ca­da tra­ba­ja­dor tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas que son muy dis­tin­tas, muy he­te­ro­gé­neas, so­bre to­do hoy en día, don­de la gen­te más jo­ven tie­ne gus­tos muy di­fe­ren­tes a la gen­te que ya lle­va mu­chos años en la or­ga­ni­za­ción”.

Por su par­te, Jo­sé Pa­blo Os­sul, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Con­sul­to­ría In­te­gra­da, fir­ma es­pe­cia­li­za­da en el área de los re­cur­sos hu­ma­nos, ex­pli­ca que “las tar­je­tas de re­ga­lo cor­po­ra­ti­vas es­tán pen­sa­das co­mo una he­rra­mien­ta de fi­de­li­za­ción, co­mo un me­ca­nis­mo que sir­va pa­ra que la gen­te se sien­ta más com­pro­me­ti­da y más mo­ti­va­da con la em­pre­sa, por­que la fi­de­li­za­ción tie­ne que ver con que el tra­ba­ja­dor per­ci­ba que la em­pre­sa don­de es­tá tra­ba­jan­do tie­ne una preo­cu­pa­ción es­pe­cial por él y eso le ge­ne­ra ma­yor sen­ti­do de per­te­nen­cia. Es­to, a su vez, con­lle­va más mo­ti­va­ción por el tra­ba­jo lo que, fi­nal­men­te, se tra­du­ce en ma­yo­res gra­dos de pro­duc­ti­vi­dad. En­ton­ces, to­das las em­pre­sas es­tán tra­ba­jan­do el te­ma, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, los mi­lle­nials, por ejem­plo, que son de pe­rio­dos más cor­tos de per­ma­nen­cia en las em­pre­sas. A ellos cues­ta más re­te­ner­los. En­ton­ces, las gift­cards son me­ca­nis­mos que ayu­dan en ese sen­ti­do”.

Jo­sé Pa­blo Os­sul re­sal­ta que las gift­cards brin­dan la po­si­bi­li­dad de que ca­da tra­ba­ja­dor pue­da op­tar por dis­tin­tos ti­pos de be­ne­fi­cios o pro­duc­tos, a di­fe­ren­cia de cuan­do se ha­ce un mis­mo re­ga­lo pa­ra to­dos los tra­ba­ja­do­res, en que a unos les pue­de gus­tar y a otros no. “Una gift card te da la ver­sa­ti­li­dad de po­der ser can­jea­da por múl­ti­ples pro­duc­tos. Por ejem­plo, si vas a una gran ca­de­na de su­per­mer­ca­dos tie­nes in­fi­ni­dad de al­ter­na­ti­vas pa­ra po­der ele­gir, en­ton­ces, en el mo­men­to de ha­cer la transac­ción o el in­ter­cam­bio, la per­so­na va­lo­ra ese re­ga­lo por­que se es­tá lle­van­do al­go que a él le ha­ce sen­ti­do”.

En la va­rie­dad es­tá el gus­to

Des­de el pun­to de vis­ta de re­cur­sos hu­ma­nos, en­tre­gar in­cen­ti­vos no mo­ne­ta­rios a los tra­ba­ja­do­res se ha con­ver­ti­do en una he­rra­mien­ta po­si­ti­va pa­ra lo­grar em­plea­dos con me­jor áni­mo y más pro­duc­ti­vos.

El pro­fe­sor Was­hing­ton Saa­ve­dra, de la Uni­ver­si­dad Cen­tral, ex­pli­ca que “las em­pre-

“Las gift cards vie­nen a res­pon­der a una tre­men­da ne­ce­si­dad de es­ti­mu­lar la vin­cu­la­ción de la or­ga­ni­za­ción con el tra­ba­ja­dor”. Rodrigo Go­doy, Au­dit Con­sul­to­res

sas se die­ron cuen­ta de las di­fe­ren­cias que exis­tían en­tre los tra­ba­ja­do­res y, por lo tan­to, era me­jor que ellos eli­gie­ran su com­bi­na­ción de pro­duc­tos. Es­to per­mi­tió a las em­pre­sas en­tre­gar ma­yo­res ti­pos de be­ne­fi­cios a los co­la­bo­ra­do­res acor­de a lo que que­ría ca­da uno de ellos y ese es el gran sal­to hoy en día con la gift­card”.

La nue­va apues­ta de las em­pre­sas es en­tre­gar be­ne­fi­cios co­mo una gift­card que pue­de ser can­jea­da pa­ra una ex­pe­rien­cia en­tre­te­ni­da y pla­cen­te­ra, se­gún el área de in­te­rés del tra­ba­ja­dor. Exis­ten gift­cards pa­ra via­jes, es­ta­días en ho­te­les, spas, etc. Son re­ga­los y aten­cio­nes más orien­ta­dos a lo vi­ven­cial que a lo ma­te­rial. En va­rias em­pre­sas, se ven es­tas ideas de acu­mu­lar me­nos y vi­vir más.

Rodrigo Go­doy, Con­sul­tor en Re­cur­sos Hu­ma­nos en Au­dit Con­sul­to­res, des­ta­ca que “es re­le­van­te el có­mo ele­gir al pro­vee­dor pues es un fac­tor crí­ti­co y es­tra­té­gi­co den­tro de la im­ple­men­ta­ción de las gift­cards en el mun­do real. Por­que yo te pue­do re­ga­lar una gift­card y la gra­cia es que tú pue­das can­jear­la en mu­chos pun­tos de ven­ta a lo lar­go de la ciu­dad, o en dis­tin­tas ciu­da­des o a lo lar­go del país. Por lo tan­to, las gift­cards tie­nen va­lor en la me­di­da en que ne­ce­si­tan sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas o, in­clu­so, de sus fa­mi­lias. Por ejem­plo, no te sir­ve de na­da que te den una gift­card de al­muer­zo que te li­mi­te a ir a un so­lo ca­sino. Tie­ne que te­ner po­si­bi­li­da­des de can­je en mu­chos lu­ga­res y ase­gu­rar­te la ca­li­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.