Día In­ter­na­cio­nal del Té

Tra­di­ción y vi­gen­cia de una mi­le­na­ria in­fu­sión

La Tercera - Especiales3 - - Portada - Por: Arturo Pra­do

En dis­tin­tas par­tes del mun­do, se re­no­co­ce el en­can­to de es­ta tra­di­cio­nal in­fu­sión, que in­te­gra a la fa­mi­lia y los ami­gos en torno a una ta­za de té. Sus di­fe­ren­tes va­rie­da­des y for­mas de con­su­mo son in­fal­ta­bles en la me­sa de los chi­le­nos. Y ca­da año sor­pren­de con di­ver­sas in­no­va­cio­nes.

Apre­ciar las ho­jas, aro­ma, sa­bor y co­lor del té, son pa­sos esen­cia­les pa­ra con­ver­tir­se en un ex­pe­ri­men­ta­do ca­ta­dor. Si bus­ca al­go más de di­fi­cul­tad, ex­per­tos re­co­mien­dan di­rec­tri­ces pa­ra ho­mo­ge­nei­zar la pre­pa­ra­ción, uti­li­zan­do un mis­mo ti­po de in­fu­sor, ca­li­dad de agua y tiem­po de in­fu­sión. El con­se­jo es mez­clar 2 g de té por ca­da 100 ml, con el fin de ob­te­ner in­fu­sio­nes más con­cen­tra­das.

Disfrutar a tra­vés de los sen­ti­dos y apren­der a dis­tin­guir en­tre las dis­tin­tas pro­pie­da­des, es par­te del mul­ti­di­men­sio­nal pro­ce­so de ca­tar té, una prác­ti­ca que ha ad­qui­ri­do fuer­za con el pa­sar de los años en Chi­le y el mun­do.

Una voz re­fe­ren­te en el te­ma, es la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Té e In­fu­sio­nes (AETI), quie­nes des­de Eu­ro­pa, ex­pli­can que al igual que el vino o el ca­fé, el té tam­bién tie­ne una ex­qui­si­ta cul­tu­ra de de­gus­ta­ción, en la cual in­flu­yen dis­tin­tos pa­rá­me­tros pa­ra con­se­guir dis­tin­guir en­tre va­rie­da­des de té y así po­der apre­ciar el ver­da­de­ro va­lor de ca­da uno.

Pa­so a pa­so

Por lo tan­to, si desea con­ver­tir­se en un experto ca­ta­dor de té, des­de la co­mo­di­dad de su ho­gar, des­de AETI de­ta­llan que “al em­pe­zar la ca­ta, de­be­mos ob­ser­var las ho­jas se­cas (tex­tu­ra) y oler­las pa­ra re­la­cio­nar­las con olo­res ya co­no­ci­dos, co­mo son los fru­tos ro­jos, es­pe­cias, ma­de­ras, tie­rra hú­me­da, etc. En se­gui­da, ob­ser­va­mos el co­lor y los ma­ti­ces de la in­fu­sión, pa­ra des­pués vol­ver al sen­ti­do del ol­fa­to, el cual de­ja­re­mos que nos inun­de tra­tan­do de en­con­trar las sen­sa­cio­nes que nos evo­ca”.

El se­gun­do pa­so, y más im­por­tan­te de to­dos, es sa­bo­rear la in­fu­sión, con el ob­je­ti­vo de in­te­grar to­das las sen­sa­cio­nes y sen­ti­dos en un so­lo ac­to (vis­ta, ol­fa­to y gus­to). Des­pués, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan bus­car di­fe­ren­cias pre­do­mi­nan­tes, al tiem­po que se aso­cian los olo­res a se­me­jan­zas flo­ra­les, co­mo ti­pos de ma­de­ra, plan­tas ver­des, fru­tas y es­pe­cias, en­tre otras.

Pa­ra Ál­va­ro Ruiz, pro­fe­sor de té de La Es­cue­la

de los Sen­ti­dos y Tea Mas­ter de Cha­do (www. es­cue­la­de­los­sen­ti­dos.cl), la ca­ta de té es un pro­ce­so evo­lu­ti­vo que es uti­li­za­do por afi­cio­na­dos y pro­fe­sio­na­les que me­dian­te una me­to­do­lo­gía, que uti­li­za prin­ci­pal­men­te los sen­ti­dos, bus­ca va­lo­ri­zar dis­tin­tas ca­li­da­des y ti­pos de té.

Res­pe­to a la me­to­do­lo­gía de ca­tas, el es­pe­cia­lis­ta des­ta­ca que el pro­ce­so se ba­sa en el “es­tán­dar ISO-3103, la que en­tre­ga di­rec­tri­ces pa­ra mo­der­ni­zar la pre­pa­ra­ción, uti­li­zan­do un mis­mo ti­po de in­fu­sor y ca­li­dad de agua, con el ob­je­ti­vo de re­gu­lar la can­ti­dad de té por vo­lu­men (2 g por ca­da 100 ml), y tiem­po de in­fu­sión (seis mi­nu­tos)”.

De es­te mo­do, se ob­tie­nen in­fu­sio­nes con­cen­tra­das y es­pe­cial­men­te de­fi­ni­das, las cua­les per­mi­ten de­tec­tar cua­li­da­des y de­fec­tos con ma­yor cla­ri­dad por par­te de los aman­tes del té. Es así, co­mo las me­di­cio­nes que to­do ca­ta­dor de­be te­ner en cuen­ta son: el co­lor de la in­fu­sión; el aro­ma que se sien­te por la na­riz y el sa­bor dis­tin­ti­vo en la bo­ca.

Pre­pa­ra­ción es­tán­dar

Otra for­ma de apren­di­za­je a la ho­ra de que­rer do­mi­nar el ar­te de ca­tar té, es me­dian­te una pre­pa­ra­ción es­tán­dar, que con­si­de­ra una por­ción de 3 g de té o ti­po de hier­ba por ca­da 235 ml, con­si­de­ran­do siem­pre la tem­pe­ra­tu­ra del agua de acuer­do al té.

Por ejem­plo, si se desea disfrutar un ti­po de té ver­de ba­jo es­te es­tán­dar, el agua nun­ca de­be pa­sar los 71 °C de tem­pe­ra­tu­ra con un tiem­po de in­fu­sión de 1 mi­nu­to co­mo má­xi­mo. Otra clá­si­ca va­rie­dad es él te blan­co, el cual de­be pre­pa­rar­se a una tem­pe­ra­tu­ra de 82 °C y 90 se­gun­dos de in­fu­sión apro­xi­ma­da­men­te.

Sin ir más le­jos, pa­ra disfrutar en es­te Día Mun­dial del Té, el lla­ma­do es a pro­bar y atre­ver­se a ca­tar dis­tin­tas pre­pa­ra­cio­nes de té en fa­mi­lia, con el fin de ex­pe­ri­men­tar sa­bo­res que se­du­cen ha­ce si­glos los sen­ti­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.