De vuel­ta a las au­las

La ex­pe­rien­cia de vol­ver a es­tu­diar.

La Tercera - Especiales3 - - Portada - Por: Ma­ca­re­na Uriar­te Mu­ñoz

Nun­ca es tar­de pa­ra vol­ver a es­tu­diar. Bien lo sa­ben quie­nes de­ci­den to­mar el re­to de cur­sar un post­gra­do o di­plo­ma­do, sin de­jar de la­do las res­pon­sa­bi­li­da­des la­bo­ra­les y fa­mi­lia­res.

“La úni­ca ma­ne­ra de com­pa­ti­bi­li­zar los dis­tin­tos ro­les es re­co­no­cien­do que exis­ten y que ca­da uno exi­ge un tiem­po y ener­gía pa­ra desa­rro­llar­lo. Por es­to, se de­be res­pe­tar y res­guar­dar un es­pa­cio pa­ra ca­da uno de ellos. Aquí es don­de apa­re­ce nues­tra que­ri­da agenda. La dis­tri­bu­ción de tiem­pos en la agenda de­be ser rea­li­za­ble y, lo más im­por­tan­te, de­be cum­plir­se”, ase­gu­ra Pa­tri­cio Pul­gar, di­rec­tor del por­tal vo­ca­cio­nal.cl.

Red de apo­yo

El apo­yo del círcu­lo cer­cano es crucial a la ho­ra de vol­ver a es­tu­diar, so­bre to­do si cuan­do el es­tu­dian­te tie­ne una pa­re­ja e hi­jos. In­clu­so los ami­gos pue­den ser de gran apo­yo cuan­do se tra­ta de com­par­tir so­cial­men­te y te­ner es­pa­cios de re­crea- ción, sin ol­vi­dar tam­bién un es­pa­cio pa­ra hacer al­gún deporte u otra ac­ti­vi­dad que per­mi­ta cam­biar de ru­ti­na.

Por lo mis­mo, Pul­gar des­ta­ca que, así co­mo los be­ne­fi­cios de la continuidad de es­tu­dios los re­ci­bi­rá to­do el gru­po, tam­bién to­dos de­ben apor­tar al lo­gro. “Dar­le al es­tu­dio un espíritu co­lec­ti­vo y de mi­sión de equi­po pue­de ser muy en­ri­que­ce­dor, aun­que no es tan fá­cil co­mo pa­re­ce. Pe­dir co­la­bo­ra­ción y acep­tar­la, reasig­nar pe­que­ñas fun­cio­nes do­més­ti­cas y co­mu­ni­car al gru­po las ca­li­fi­ca­cio­nes que el es­tu­dian­te ha ido ob­te­nien­do co­mo un re­sul­ta­do gru­pal, son ac­cio­nes que pue­den ser de gran uti­li­dad”, re­co­mien­da.

En cuan­to al tra­ba­jo, es im­por­tan­te que los je­fes y com­pa­ñe­ros es­tén en­te­ra­dos de la si­tua­ción. Así pue­den en­ten­der que tra­ba­jar y es­tu­diar su­po­ne un gran es­fuer­zo y es nor­mal sen­tir­se can­sa­do al­gu­nas ve­ces. Ade­más, en el ca­so de te­ner que asis­tir a cla­ses o ren­dir una prue­ba pre­sen­cial, pue­den ser gran apo­yo si se ne­ce­si­ta que al­guien cu­bra sus la­bo­res en el tra­ba­jo.

Mé­to­dos de es­tu­dios

En al­gu­nos ca­sos, el he­cho de con­tar con ex­pe­rien­cia académica pre­via sue­le ser de gran ayu­da pa­ra re­mo­tar los há­bi­tos de es­tu­dios, por­que el pro­fe­sio­nal ya co­no­ce sus for­ta­le­zas pa­ra ren­dir bien. Y aun­que los mé­to­dos y téc­ni­cas de es­tu­dio va­rían en ca­da per­so­na, ser or­de­na­do y me­tó­di­co fa­vo­re­ce el buen desem­pe­ño aca­dé­mi­co. Por otro la­do, hoy, la ofer­ta académica tie­ne di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des de es­tu­dios, los que per­mi­ten com­pa­ti­bi­li­zar el día a día.

“La pla­ni­fi­ca­ción nos ayu­da a ase­gu­rar el ob­je­ti­vo, en la me­di­da que nos exi­ge con­tar con re­cur­sos de to­do ti­po y cum­plir con las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias en tiem­pos de­fi­ni­dos. Ade­más, la pla­ni­fi­ca­ción de­be con­si­de­rar un mo­ni­to­reo, eva­lua­cio­nes par­cia­les que nos di­gan có­mo va­mos y que per­mi­tan rea­li­zar los ajus­tes del ca­so. La cos­tum­bre de de­jar las co­sas pa­ra la úl­ti­ma ho­ra, de ne­ce­si­tar al­to es­trés pa­ra tra­ba­jar o es­tu­diar in­ten­sa­men­te, son há­bi­tos que es me­jor des­apren­der”, acon­se­ja el di­rec­tor de vo­ca­cio­nal.cl.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.