Trans­por­te por oleo­duc­tos

El 27 de fe­bre­ro de 2010, mien­tras gran par­te del país vio co­lap­sar sus es­truc­tu­ras lo­gís­ti­cas vi­ta­les, el sis­te­ma de oleo­duc­tos de So­na­col de­mos­tró una vez más la con­fia­bi­li­dad de es­ta al­ter­na­ti­va pa­ra el tras­la­do de com­bus­ti­bles.

La Tercera - Especiales3 - - News -

Ani­vel mun­dial, los oleo­duc­tos son re­co­no­ci­dos co­mo el sis­te­ma de trans­por­te de com­bus­ti­ble más efi­cien­te. Uti­li­za­dos des­de fi­na­les del si­glo XIX, su uso ma­si­vo en Chi­le co­men­zó al­go tar­día­men­te re­cién con la ope­ra­ción de la lí­nea que fun­cio­na en­tre Con­cón y Mai­pú des­de di­ciem­bre de 1959 ¿Pe­ro cuá­les son las ra­zo­nes de es­te éxi­to? De acuer­do a Ro­ber­to Hetz, en pri­mer tér­mino el sis­te­ma destaca por su efi­cien­cia, se­gu­ri­dad, y por su ca­pa­ci­dad de trans­por­tar gran­des can­ti­da­des de pro­duc­tos por vía di­rec­ta des­de los cen­tros de re­fi­na­ción a las gran­des áreas de con­su­mo. Por otra par­te, su pro­ce­so cons­truc­ti­vo, tie­ne en ge­ne­ral un ba­jo im­pac­to en el en­torno. Una vez cons­trui­do, el te­rreno pue­de ser uti­li­za­do en zo­nas ru­ra­les pa­ra siem­bras su­per­fi­cia­les y en ciu­dad, pa­ra es­pa­cios re­crea­cio­na­les.

Otro as­pec­to, es su al­ta con­fia­bi­li­dad, in­clu­so en cir­cuns­tan­cias ex­tre­mas. Pa­ra el te­rre­mo­to del 27 de fe­bre­ro de 2010, cuan­do gran par­te del país su­frió im­por­tan­tes da­ños es­truc­tu­ra­les, los oleo­duc­tos pu­die­ron ope­rar con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad. Una si­tua­ción que se ha re­pe­ti­do en ca­da uno de los even­tos sís­mi­cos que co­mún­men­te afec­tan al país. Pa­blo Gó­mez, ge­ren- te de Ope­ra­cio­nes de So­na­col, destaca que in­clu­so cuan­do hay pro­ble­mas de elec­tri­ci­dad ex­ter­nos, la red pue­de se­guir trans­por­tan­do gra­cias al res­pal­do de ge­ne­ra­do­res pro­pios.

Otro as­pec­to que re­sal­ta es que du­ran­te su ope­ra­ción, los oleo­duc­tos no ge­ne­ran im­pac­tos ni per­tur­ban el en­torno, de­bi­do a que no emi­ten rui­dos ni con­ta­mi­nan. Se tra­ta de un sis­te­ma to­tal­men­te com­pa­ti­ble con la vi­da ur­ba­na gra­cias a la se­gu­ri­dad que ofre­ce la más al­ta tec­no­lo­gía en mo­ni­to­reo y pre­ven­ción de ries­gos de ni­vel mun­dial.

Fo­co en un ser­vi­cio de ca­li­dad

Con el ob­je­to de en­tre­gar un ser­vi­cio en per­ma­nen­te me­jo­ra, So­na­col in­cor­po­ró a su ges­tión la nor­ma ISO 9001: 2008, que le per­mi­te te­ner un ade­cua­do con­trol de los pro­ce­sos re­la­cio­na­dos al ser­vi­cio de trans­por­te, con­si­de­ran­do que sus clien­tes son las prin­ci­pa­les com­pa­ñías de dis­tri­bu­ción de com­bus­ti­bles.

Ade­más, su per­so­nal es per­ma­nen­te­men­te ca­pa­ci­ta­do den­tro y fue­ra de Chi­le en el uso de la tec­no­lo­gía que per­ma­nen­te­men­te se in­cor­po­ra pa­ra me­jo­rar la pres­ta­ción.

A TRA­VÉS DE SUS

465 KI­LÓ­ME­TROS DE OLEO­DUC­TOS, SO­NA­COL TRANSPORTA CA­SI LA TO­TA­LI­DAD DE

LOS COM­BUS­TI­BLES CON­SU­MI­DOS EN LA RE­GIÓN ME­TRO­PO­LI­TA­NA. EL 2016 SE LLE­VA­RON CER­CA DE 10.000.000 M3 DE PRO­DUC­TOS RE­FI­NA­DOS Y GAS LI­CUA­DO.

Ro­ber­to Hetz, ge­ren­te ge­ne­ral de So­na­col.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.