Ideas de­li­cio­sas pa­ra dis­fru­tar es­ta ver­sá­til pre­pa­ra­ción.

A cual­quie­ra se le ha­ce agua la bo­ca con una de­li­cio­sa ham­bur­gue­sa, so­bre to­do si se tra­ta de una ham­bur­gue­sa ca­se­ra y, más aún, si se ve do­ra­da y cru­jien­te. Pa­ra lo­grar un re­sul­ta­do óp­ti­mo, se de­ben se­guir las re­co­men­da­cio­nes de los es­pe­cia­lis­tas.

La Tercera - Especiales3 - - Portada - Por: Ce­ci­lia Cor­ba­lán

La com­bi­na­ción per­fec­ta pa­ra pre­pa­rar una bue­na ham­bur­gue­sa es, se­gún el Chef Eu­ge­nio Me­lo, vi­ce­pre­si­den­te de Les To­ques Blan­ches, uti­li­zar sar­tén y horno: “Am­bos mé­to­dos de coc­ción po­drían dar un as­pec­to de asa­do a un pro­duc­to. Am­bos son ca­pa­ces de ge­ne­rar un do­ra­do que es lo que, fi­nal­men­te, da el sa­bor, por­que las pro­teí­nas ge­ne­ran un efec­to que es una es­pe­cie de ca­ra­me­li­za­ción que ayu­da a dar ese co­lor do­ra­do y atrac­ti­vo que ter­mi­na dan­do sa­bor y buen as­pec­to”.

La re­co­men­da­ción del chef es co­men­zar con la sar­tén: “una sar­tén fuer­te a tem­pe­ra­tu­ra al­ta es lo que le da el do­ra­do a la pre­pa­ra­ción y, la coc­ción más len­ta y más pro­lon­ga­da, se la da un horno a tem­pe­ra­tu­ra más ba­ja. En­ton­ces, es bueno do­rar la ham­bur­gue­sa en la sar­tén y lue­go po­ner­la en el horno. To­das las car­nes, en ge­ne­ral, cuan­do tú ha­ces un gui­so o una coc­ción al horno, to­das pa­san por un do­ra­do, en al­gu­na sar­tén o una plan­cha que es la que efec­ti­va­men­te te da el do­ra­do ex­te­rior y, des­pués, ter­mi­nan con la coc­ción más lar­ga en­tre las cua­les una op­ción vá­li­da pa­ra al­gu­nos cor­tes, so­bre to­do los cor­tes blan­dos, es el horno. La mez­cla de am­bas co­sas es lo que ter­mi­na dan­do un efec­to atrac­ti­vo de do­ra­do en la car­ne y una coc­ción len­ta en el horno que ter­mi­na co­ci­nán­do­la por den­tro apro­pia­da­men­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.