Con la me­di­da jus­ta de sal y con­di­men­tos

El desafío de lo­grar una vi­da sa­lu­da­ble

La Tercera - Especiales3 - - Noticias - Por: Ce­ci­lia Cor­ba­lán

Las Fies­tas Pa­trias se aso­cian a de­li­cio­sos pla­tos. Una de las principales preo­cu­pa­cio­nes de los es­pe­cia­lis­tas es el al­to ni­vel de con­su­mo de sal por par­te de los chi­le­nos.

Una de las principales preo­cu­pa­cio­nes ac­tua­les son los há­bi­tos de ali­men­ta­ción. Co­mo re­sul­ta­do, ve­mos que los chi­le­nos os­ten­ta­mos unos de los ín­di­ces de obe­si­dad e hi­per­ten­sión más al­tos del mun­do. En­tre otras co­sas, con­su­mi­mos gran can­ti­dad de sal, sin dar­nos cuen­ta de que el so­dio que es­ta con­tie­ne nos pue­de lle­var a elevar nues­tra pre­sión ar­te­rial y a con­traer en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res.

Es así co­mo han sur­gi­do al­ter­na­ti­vas en el mer­ca­do que nos in­vi­tan a dis­mi­nuir el con­su­mo de so­dio. Se tra­ta de la sal ba­ja en so­dio que, co­mo ex­pli­ca la di­rec­to­ra de nu­tri­ción y die­té­ti­ca de la Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo, Ri­nat Rat­ner, “es una sal don­de se ha re­em­pla­za­do es­ta sal de clo­ru­ro de so­dio por clo­ru­ro de po­ta­sio que se ca­rac­te­ri­za por ayu­dar a dis­mi­nuir la pre­sión ar­te­rial. Por lo tan­to, si tu­vié­se­mos in­te­rés en man­te­ner la pre­sión ar­te­rial con­tro­la­da, lo ade­cua­do se­ría pre­fe­rir sal de clo­ru­ro de po­ta­sio que es la sal ‘light’, que vie­ne en dis­tin­tos ni­ve­les de sus­ti­tu­ción. Hay unas que sus­ti­tu­yen com­ple­ta­men­te el so­dio, hay otras que lo sus­ti­tu­yen en 25% y otras en 50%”.

El chef Car­lo Von Müh­len­brock, quien se ha es­pe­cia­li­za­do en la ca­li­dad nu­tri­cio­nal de los pla­tos que pre­pa­ra, re­co­mien­da apro­ve­char las al­ter­na­ti­vas sa­lu­da­bles que han sur­gi­do en el úl­ti­mo tiem­po pues to­do lo que nos per­mi­ta te­ner una me­jor ali­men­ta­ción re­dun­da en una me­jor ca­li­dad de vi­da. “Yo creo que uno tie­ne que ha­blar de ali­men­ta­ción in­te­li­gen­te, de pla­ni­fi­car la ali­men­ta­ción en la ca­sa, tal co­mo se pla­ni­fi­ca la vi­da. Y una de­ci­sión muy im­por­tan­te es apren­der a co­ci­nar uti­li­zan­do op­cio­nes que de­jen de la­do la sal de me­sa que tie­ne un al­to apor­te de so­dio”.

Apren­der a usar otros con­di­men­tos

Car­lo Von Müh­len­brock ex­pli­ca que, al mo­men­to de co­ci­nar, se de­be in­ten­tar re­em­pla­zar la sal por otros con­di­men­tos que tam­bién dan sa­bor a los ali­men­tos: “En es­tas fe­chas hay una se­rie de re­co­men­da­cio­nes que se pue­den se­guir. El pa­vo, por ejem­plo, se de­be ali­ñar con po­ca sal y va­rios con­di­men­tos y de­jar re­po­sar un par de ho­ras en el re­fri­ge­ra­dor an­tes de me­ter al horno. Si tú le po­nes sal y lo me­tes al horno de in­me­dia­to, vas a sen­tir que la sal no pe­ne­tra bien. En­ton­ces, es re­co­men­da­ble fro­tar los con­di­men­tos y con un po­co de sal y dar­le un tiem­po de re­po­so pa­ra que la sal se di­suel­va y pe­ne­tre bien en las ca­pas mus­cu­la­res”.

En Chi­le, se­gún el chef, la­men­ta­ble­men­te co­me­mos del or­den de sie­te con­di­men­tos so­la­men­te. Lo que de­bié­se­mos ha­cer, ex­pli­ca Von Müh­len­brock, es usar to­do ti­po de hier­bas aro­má­ti­cas, ya que eso es una muy bue­na op­ción pa­ra ba­jar el con­su­mo de sal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.