Un Je­fe en Pa­ña­les

La Tercera - Finde - - Cine - Por: Lya Ro­sén D.

Con un pro­me­dio de dos pe­lí­cu­las al año, des­de su de­but con Hor­mi­gui­taz (1998), los es­tu­dios Dream­works se han con­so­li­da­do en el mundo de la ani­ma­ción gra­cias a su es­ti­lo vi­sual, per­so­na­jes y tra­mas que han lo­gra­do au­nar las bue­nas crí­ti­cas con un in­me­jo­ra­ble re­ci­bi­mien­to por par­te del pú­bli­co, es­tan­do va­rias de sus cin­tas en­tre las de ma­yor re­cau­da­ción en las úl­ti­mas dé­ca­das. Y tras el re­cien­te de­but de Kung fu pan­da 3 y Trolls, Dream­works re­tor­na a la pan­ta­lla gran­de con un fil­me que to­ma co­mo ins­pi­ra­ción pa­ra su re­la­to a The

boss baby, un li­bro ilus­tra­do que Mar­la Fra­zee pu­bli­có en Nor­tea­mé­ri­ca en 2010. La cin­ta tie­ne co­mo eje de su re­la­to a Tim Tem­ple­ton, un ni­ño de sie­te años, con una gran ima­gi­na­ción, que dis­fru­ta de la com­ple­ta aten­ción de sus pa­dres has­ta que apa­re­ce su her­mano me­nor. Pe­ro an­te los ojos de Tim, el re­cién na­ci­do, que se ha­ce lla­mar “el je­fe”, es más que un be­bé pro­me­dio, ya que usa terno, por­ta un maletín y ama el sus­hi. Sin em­bar­go, y tras su re­cha­zo ini­cial, Tim de­be­rá aso­ciar­se con su her­mano pa­ra evi­tar un com­plot don­de los pe­rri­tos son la pie­za cla­ve. Gra­cias a una ani­ma­ción de pri­mer ni­vel y un guión que re­cuer­da a Pi­xar, Un

je­fe en pa­ña­les se pre­sen­ta co­mo una bue­na al­ter­na­ti­va fíl­mi­ca pa­ra ver en fa­mi­lia, aun­que es­tá le­jos de las me­jo­res crea­cio­nes con la fir­ma de Dream­works.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.