Ni­ños con de­re­cho a rock

La Tercera - Finde - - Horarios. - Por: Lo­re­to Ara­ve­na

Soy de esa épo­ca en que uno era afor­tu­na­do si te­nía te­le. Más afor­tu­na­do si na­die te po­nía tra­bas pa­ra ver un pro­gra­ma in­fan­til que ase­gu­ra­ba bai­le y can­to to­da la tar­de. Yo soy de la épo­ca de Los Bo­chin­che­ros, y cuan­do me lle­va­ron a ver­los en vi­vo, la emo­ción so­bre­pa­só to­dos los lí­mi­tes (tan­to, que a es­tas al­tu­ras aún me acuer­do). Na­da co­mo ver a La Chan­cha Piggy a po­cos me­tros de mí, ha­cién­do­me “chao” con sus guan­tes blan­cos, y na­da co­mo es­cu­char, en vi­vo, el hit de Don Pe­pi­to. Aun­que las me­lo­días es­ta­ban muy le­jos de co­que­tear con el rock -in­gre­dien­te que sí o sí tie­nen que te­ner las can­cio­nes pa­ra ni­ños aho­ra-, era mi pri­mer con­cier­to y eso me desató emo­cio­nes su­fi­cien­tes. Tu­vie­ron que pa­sar 12 lar­gos años, eso sí, pa­ra vol­ver a sen­tir lo mis­mo -ya con Ana To­rro­ja so­bre el es­ce­na­rio, no con el Tío Me­mo-, por­que los con­cier­tos pa­ra ni­ños no es­ta­ban a la or­den del día.

Es ri­dícu­lo pen­sar en lo mis­mo aho­ra; te­ner que de­cir­le a un ni­ño que de­be­rá es­pe­rar una dé­ca­da más pa­ra vol­ver a ser par­te de una ma­sa es­pec­ta­do­ra. Lue­go del de­but de Kid­za­pa­loo­za ha­ce sie­te

años ya, al­gu­nos pa­dres aga­rra­mos la ma­la cos­tum­bre de exi­gir una bue­na y nu­tri­da car­te­le­ra de shows in­fan­ti­les du­ran­te el año y, peor aún, la muy ma­la cos­tum­bre de exi­gir­les una “pa­ta in­fan­til” a los even­tos de mú­si­ca pa­ra adul­tos (si no es con es­ce­na­rios, con ta­lle­res y ac­ti­vi­da­des va­rias). Y se ha cum­pli­do, en par­te, con fes­ti­va­les de rock co­mo el Neu­tral y even­tos co­mo el Pik­nic Elec­tro­nik, que tie­ne cuen­ta­cuen­tos, pin­ta­ca­ri­tas y jue­gos pa­ra los ma­yo­res de dos años. Pe­se a to­do, si­gue sien­do Kid­za­pa­loo­za el me­jor de to­dos los for­ma­tos. En esa pe­que­ña al­dea co­lo­ri­da y fe­liz se es­cu­cha fuer­te el rock y se man­tie­ne a los ni­ños en­tre­te­ni­dos to­do el día en los más de 10 ta­lle­res gra­tui­tos re­par­ti­dos en pe­que­ñas car­pas y do­mos. Ahí se pue­de en­con­trar des­de cla­ses de ska­te, ma­gia, dan­za y ta­tua­je, has­ta uno de len­gua­je de se­ñas.

Na­da ha su­pe­ra­do aún a es­te lu­gar que pien­sa en las ma­dres con gua­guas y les po­ne sa­las de lac­tan­cia, y en las que an­dan car­ga­das de co­la­dos, y les po­ne mi­cro­on­das. Aún no me he en­con­tra­do con otro es­pa­cio que fo­men­te la mú­si­ca en­tre los ni­ños a tal ni­vel, que ten­ga “clí­ni­cas” de gui­ta­rra pa­ra pa­dres e hi­jos que no co­no­cen un so­lo acor­de. Sí me he to­pa­do con for­ma­tos que in­ten­tan pa­re­cer­se y na­da me pue­de pa­re­cer me­jor. Ha­bla del in­te­rés, de un mer­ca­do y, lo que más me im­por­ta, de un lu­gar don­de lle­var a los ni­ños pa­ra que lo pa­sen bien y sean fe­li­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.