ANI­TA DI­NA­MI­TA

A10 años de su de­but co­mo so­lis­ta, la can­tau­to­ra chi­le­na es­tá en un pe­río­do ex­plo­si­va­men­te crea­ti­vo. No só­lo es­tá pre­pa­ran­do su quin­to dis­co, sino que tam­bién es­tá tra­ba­jan­do con dos nue­vas bandas. Aquí ha­bla de esos pro­yec­tos, de cómo ha de­ja­do atrás sus

La Tercera - Finde - - Portada - POR DARÍO ZAM­BRA

A na Tijoux nun­ca ima­gi­nó to­do lo que ven­dría des­pués de la pu­bli­ca­ción de su dis­co

Ven­go (2014). Ni el re­co­no­ci­mien­to internacional, ni los pre­mios, ni las gi­ras por Eu­ro­pa y Nor­te­amé­ri­ca, y me­nos los elo­gios de mú­si­cos co­mo Iggy Pop y Ryui­chi Sa­ka­mo­to. “Ja­más lo pen­sé ni lo cal­cu­lé. Han si­do mu­chas co­sas ines­pe­ra­das pa­ra mí, des­de ser tan so­li­ci­ta­dos has­ta gi­rar por un mon­tón de paí­ses”, se sin­ce­ra por te­lé­fono, des­de un es­tu­dio de gra­ba­ción en San­tia­go, es­ta chi­le­na que na­ció en Li­lle, Fran­cia, cuan­do sus pa­dres es­ta­ban en el exi­lio.

Lue­go de esa vo­rá­gi­ne, la com­po­si­to­ra y can­tan­te de­ci­dió ba­jar un po­co las re­vo­lu­cio­nes pa­ra con­cen­trar­se en crear ma­te­rial nue­vo. “El si­len­cio es sú­per bueno pa­ra crear y por eso me di es­te año. Pe­ro ‘me lo di’, así en­tre co­mi­llas, por­que igual hi­ce una úl­ti­ma gran gi­ra por Aus­tra­lia y Nueva Ze­lan­da, en­tre me­dio me fui a Ca­li­for­nia y aca­bo de to­car en Co­lom­bia”, cuen­ta. Ese si­len­cio que se au­to­im­pu­so pa­ra crear fue fruc­tí­fe­ro, por­que por es­tos días no tra­ba­ja en uno, sino que en tres dis­cos.

Tijoux no es de ha­blar mu­cho con la pren­sa, sal­vo en con­ta­das oca­sio­nes. Só­lo cuan­do tie­ne al­go

que con­tar -di­ce- so­bre sus pro­yec­tos mu­si­ca­les. Co­mo el de es­te mis­mo fin de se­ma­na en el Po­li­de­por­ti­vo del Es­ta­dio Nacional, en que li­bra­rá una “ba­ta­lla” con la ban­da de es­ti­lo ur­bano Mo­ral Dis­traí­da. Se­rá un due­lo mu­si­cal iné­di­to, en el que am­bos gru­pos se en­fren­ta­rán en dis­tin­tos “rounds”, pa­ra mos­trar en vivo sus me­jo­res do­tes. El de es­te sá­ba­do se­rá en el marco del Red Bull Sound­clash, una com­pe­ten­cia en­tre bandas que an­tes se ha­bía he­cho en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Alemania, y que aho­ra ate­rri­za por pri­me­ra vez en Chi­le (ver re­cua­dro).

Del “kaos” a los bo­le­ros

Ha­ce jus­to una dé­ca­da, Ana Tijoux pu­bli­có Kaos (2007), su de­but co­mo so­lis­ta y el pri­mer dis­co que edi­ta­ba lue­go de de­jar Ma­ki­za, la ban­da que en los 90 la pu­so en el ma­pa de la es­ce­na mu­si­cal chi­le­na. En los 10 años que han pa­sa­do des­de en­ton­ces, la au­to­ra de

Sa­car la voz se con­vir­tió en una de las ar­tis­tas chi­le­nas con ma­yor pro­yec­ción internacional, lo que le per­mi­tió pa­sar de to­car en pe­que­ñas sa­las lo­ca­les a gi­rar con fre­cuen­cia por es­ce­na­rios de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. En to­do ese tiempo se atre­vió a in­cur­sio­nar en nue­vos es­ti­los y pa­só del rap de sus ini­cios con tran­qui­la fa­ci­li­dad a los bo­le­ros y val­ses pe­rua­nos que can­ta hoy.

¿Tie­nes pre­pa­ra­da al­gu­na ce­le­bra­ción por los 10 años de Kaos?

“No te­nía idea de la fe­cha”, di­ce sor­pren­di­da. “Voy a lla­mar al Foex y a Cris­tó­bal Pérez, con quie­nes hi­ce el ál­bum, pa­ra con­tar­les”. ¿Cómo vez en re­tros­pec­ti­va es­ta dé­ca­da en so­li­ta­rio?

“Ha si­do ba­cán. Me he li­be­ra­do de mi pro­pia dic­ta­du­ra”, con­fie­sa, y se to­ma unos se­gun­dos pa­ra me­di­tar lo que aca­ba de de­cir. “A ve­ces, por te­mor, a uno le da miedo sa­lir­se un po­co de lo que es, pe­ro con el tiempo me he sol­ta­do un po­co más, en la on­da de ‘voy a hacer un te­ma con gui­ta­rra y es­tá to­do bien; y voy a ha­cer­lo can­ta­do y me­dio bo­le­ro...’ Me he per­mi­ti­do ex­plo­rar co­sas que ha­ce ra­to me re­so­na­ban en la ca­be­za y me he re­la­ja­do con eso. Creo que hay que hacer lo que a uno le ha­ga fe­liz”.

Es­te año pa­ras­te un po­co pa­ra de­di­car­te a com­po­ner. ¿Qué pro­yec­tos te tie­nen ocu­pa­da hoy?

Es­toy me­dio lo­ca, por­que es­toy en tres co­sas pa­ra­le­las. Una es Ani­ta Di­na­mi­ta, un trío de hip hop que

es­toy ha­cien­do con Hor­da­toj, el pro­duc­tor de 1977, y con Foex, quien pro­du­jo Kaos. Es un pro­yec­to sin ma­yo­res pre­ten­sio­nes que hacer lo que nos gus­ta. Son beats con mú­si­cos ami­gos co­mo in­vi­ta­dos, co­mo (el gui­ta­rris­ta) Rai­mun­do San­tan­der y Fe­lo Foncea en voces. ¿Qué te mo­ti­vó a ar­mar es­te trío?

Es una idea que ve­nía­mos con­ver­san­do ya ha­ce cuatro años, en jun­tas de ami­gos. Siem­pre de­cía­mos ‘te­ne­mos que hacer unos te­mas’, y aho­ra nos jun­ta­mos y los hi­ci­mos. Pa­sa­ba que me iba de gi­ra, en­ton­ces no en­con­trá­ba­mos mu­cho es­pa­cio en el ca­len­da­rio, pe­ro aho­ra se dio. Ade­más, es ba­cán tra­ba­jar con el Hor­da­toj, mi ami­go y com­pa­dre.

Gé­mi­nis se­rá el nom­bre del pri­mer dis­co de Ani­ta Di­na­mi­ta, un EP de seis can­cio­nes que pu­bli­ca­rán en vi­ni­lo an­tes de fin de año. Ya tie­nen avan­za­dos cuatro te­mas y uno de esos lo es­tre­na­rán es­te sá­ba­do en Sound­clash. “Es­ta­mos con­ver­san­do con un se­llo de Ca­li­for­nia pa­ra edi­tar­lo. No quie­ro de­cir cuál, por­que aún no es­tá ce­rra­do. Pe­ro es uno chi­co, no una mul­ti­na­cio­nal. La idea es sa­car­lo y em­pe­zar a to­car­lo”, ade­lan­ta.

El otro pro­yec­to que le qui­ta el sue­ño es Ro­ja y Ne­gro, la ban­da de fol­clor la­ti­noa­me­ri­cano que ar­mó con los jaz­zis­tas Rai­mun­do San­tan­der y Ra­mi­ro Du­rán. Jun­tos han re­co­rri­do va­rios es­ce­na­rios en el úl­ti­mo año y aho­ra anun­cian el que se­rá su pri­mer ál­bum, uno que ten­drá co­mo in­vi­ta­das a gran­des mu­je­res de la can­ción la­ti­na, co­mo la chi­le­na Ce­ci­lia -con quien to­có en los Pre­mios Pul­sar- y la bo­li­via­na Luz­mi­la Car­pio.

¿Cómo se ges­tó la idea de hacer es­tas can­cio­nes de amor y desamor con Ro­ja y Ne­gro?

Se dio de ma­ne­ra na­tu­ral. En los tiempos muer­tos de las gi­ras y en los ae­ro­puer­tos. Rai­mun­do sa­ca­ba la gui­ta­rra y nos po­nía­mos a com­po­ner, en una es­pe­cie de free

sty­le. Yo tam­bién te­nía ga­nas de to­car en for­ma­to más pe­que­ño. Mu­chas ve­ces nos in­vi­ta­ban a pe­ñas so­li­da­rias, pe­ro por una co­sa de re­cur­sos no se po­día te­ner to­do el im­ple­men­to de so­ni­do que re­quie­re una ban­da. En­ton­ces, es­to nos per­mi­te pre­sen­tar­nos en lu­ga­res más pe­que­ños y sin mu­chas ex­pec­ta­ti­vas, on­da ‘si nos vie­nen a ver bien y si no, bien tam­bién’”. Es un for­ma­to más re­la­ja­do. Sí, mu­cho más. Ahí me per­mi­to ex­pe­ri­men­tar con las can­cio­nes tra­di­cio­na­les, los bo­le­ros, los clá­si­cos de Lu­cho Ga­ti­ca, co­sas que siem­pre es­cu­ché en la ca­sa. Es co­mo ir ju­gan­do, co­mo qui­tar­se ese per­so­na­je que uno tie­ne y que le pe­sa.

En los úl­ti­mos me­ses, la can­tau­to­ra ha in­ter­ca­la­do las pre­sen­ta­cio­nes de Ro­ja y Ne­gro con las de su for­ma­to so­lis­ta. Di­ce que un pro­yec­to no en­tor­pe­ce el otro. Al con­tra­rio, “son pa­ra­le­los y se com­ple­men­tan sú­per bien”. Los lle­va de tal ma­ne­ra, que mien­tras pre­pa­ra su dis­co con can­cio­nes de amor y desamor, tra­ba­ja tam­bién en las de su quin­to ál­bum co­mo Ana Tijoux, el su­ce­sor del exi­to­so Ven­go y que aún no tie­ne nom­bre. ¿En qué eta­pa se en­cuen­tran esas com­po­si­cio­nes?

Es­tá en una ver­sión bá­si­ca aún. Ten­go un par de ma­que­tas que tra­ba­jé con Edén Ca­rras­co, un tre­men­do ami­go sa­xo­fo­nis­ta, y con Ra­mi­ro Du­rán. No creo que sal­ga es­te año, pe­ro el si­guien­te sí se­gu­ro. Quie­ro tra­ba­jar tam­bién con dos pro­duc­to­res en par­ti­cu­lar, uno de Nueva York y otro de Puer­to Ri­co, pe­ro nos ha cos­ta­do a los tres en­con­trar una fe­cha. Ten­go una idea de lo quie­ro hacer, pe­ro no me atre­vo a ha­blar­lo mu­cho. ¿De dón­de vino la ins­pi­ra­ción pa­ra es­te nue­vo ál­bum? Puede que al fi­nal sal­ga al­go

na­da que ver, pe­ro ten­go ga­nas de hacer un dis­co bai­la­ble, pe­ro a mi ma­ne­ra. ¿Y cuál es la ma­ne­ra bai­la­ble de Ana Tijoux?

“Con mo­vi­mien­to de ca­de­ras”, suel­ta bro­mean­do. “Hay har­ta mú­si­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na que me ha­ce bai­lar y esa es una de las co­lum­nas ver­te­bra­les que quie­ro tra­ba­jar en el dis­co. Ahí ve­re­mos si es que soy una fias­co pa­ra hacer bai­lar o no”.

Des­pués del re­vue­lo de Ven­go, las ex­pec­ta­ti­vas por lo que pu­bli­ques son al­tas. ¿Te in­flu­ye eso al mo­men­to de crear? To­tal­men­te, por­que se es­pe­ra que su­peres lo an­te­rior. Pe­ro mi pos­tu­ra es: ‘Voy a hacer una obra. Si es bue­na o ma­la, eso lo dic­ta­rá la his­to­ria’. Hay dis­cos in­creí­bles que no sue­nan en la ra­dio y ar­tis­tas ma­ra­vi­llo­sos que no lle­nan sa­las, en­ton­ces, ¿qué es bueno y qué es ma­lo? ‘¿Lle­nar sa­las es lo que quie­ro? ¿Ha­cia dón­de re­mar?’. Esos son cues­tio­na­mien­tos trans­ver­sa­les al mo­men­to de crear y to­do lo de­más es rui­do en ese pro­ce­so.(...) Uno su­fre un po­co al crear, por­que tra­ta de co­nec­tar­se con al­go en un es­ta­do ca­si me­di­ta­ti­vo, al­go así co­mo ir­se pa­ra aden­tro y es­car­bar pa­ra sa­car afue­ra. En­tre me­dio de to­do te es­tás pre­pa­ran­do pa­ra el Sound­clash. ¿Qué

te atra­jo de es­te due­lo?

Que es un for­ma­to en­tre­te­ni­do y que nun­ca ha­bía he­cho al­go si­mi­lar. Me pa­re­ció mo­ti­van­te to­mar can­cio­nes de un co­le­ga y ha­cer­las so­nar a mi ma­ne­ra. Por ejem­plo, en una de las prue­bas ten­go que em­pe­zar un te­ma mío y ellos lo toman des­de la mi­tad, en su pro­pio es­ti­lo. Ade­más, te­ne­mos muy bue­na on­da con el Ca­mi­lo (Zi­ca­vo, de Mo­ral Dis­traí­da), por­que era mi ve­cino en el pa­sa­je don­de vi­vía­mos. So­mos bandas ami­gas. ¿Qué puede es­pe­rar la gen­te que va­ya a ver­los? Ha­brá dos es­ce­na­rios en­fren­ta­dos, con el pú­bli­co en me­dio, en­ton­ces ten­drán que dar­se vuel­ta pa­ra ver un show u otro. Eso es in­tere­san­te, por­que quie­bra la es­truc­tu­ra tra­di­cio­nal de los conciertos. Lue­go, po­drán ver a ca­da ban­da en un te­rreno que qui­zás no es el pro­pio, por­que am­bas te­ne­mos es­ti­los di­fe­ren­tes. Es co­mo de­cons­truir el ima­gi­na­rio de ca­da gru­po, qui­tar­nos ese tra­je que te­ne­mos. No sé cómo lo ha­ces pa­ra con­cen­trar­te en tan­tas co­sas a la vez.

Me­di­to. O al me­nos lo in­ten­to. Me cues­ta mu­cho en­fo­car la ca­be­za, pe­ro tra­to de me­di­tar to­dos los días, aun­que sean 15 mi­nu­tos al día. Me obli­go a ha­cer­lo, pa­ra man­te­ner la ca­be­za tran­qui­la.

Con el tiempo me he sol­ta­do un po­co más, en la on­da de ‘voy a hacer un te­ma con gui­ta­rra y es­tá to­do bien’”.

RO­JA Y NE­GRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.