9

La Tercera - Finde - - Domingo -

co­mu­ni­dad, de país, de quie­nes so­mos. Ce­le­brar lo nues­tro… Los res­tau­ran­tes son lu­ga­res de mu­cha emo­ción: tú ter­mi­nas con tu no­vio y vienes al bar; na­ce una gua­gua y vas a ce­le­brar al bar; fa­lle­ce tu pa­dre o fa­lle­ce tu abue­lo y te vas al bar. En un mis­mo es­pa­cio hay dis­tin­tos ti­pos de ce­le­bra­cio­nes, pe­ro to­das cruzadas con el áni­mo de ce­le­brar, de pa­sar­lo bien.

¿La mú­si­ca chi­le­na en vi­vo es­ta­rá acá tam­bién?

Que­re­mos con­ver­tir es­te es­pa­cio en un club so­cial. Se co­rrió la voz de que es­to iba a ser una dis­co­te­ca y no, pa­ra na­da. Aquí que­re­mos dar­les un es­pa­cio a los ve­ci­nos, a los ac­to­res y mú­si­cos del ba­rrio, con no­ches de ta­len­tos y mi­cró­fo­nos abier­tos, don­de se pue­da co­mer y bai­lar, por­que no hay mu­chos es­pa­cios así en San­tia­go. Te­ner tan­gos, bo­le­ros, cha­cha­chá de 8 PM a 11 PM, por res­pe­to a los ve­ci­nos, tal co­mo su­ce­de en el Li­gu­ria de Ma­nuel Montt. En­ton­ces no se va a po­der bai­lar. La­men­ta­ble­men­te, no. En Chi­le es­tá sa­ta­ni­za­do pa­sar­lo bien, es­tá sa­ta­ni­za­do bai­lar. Se­gún en­tien­do yo, bai­lar es un de­re­cho hu­mano y prohi­bir­lo es co­mo prohi­bir­te con­ver­sar. De he­cho, si tú po­nes mú­si­ca en una pla­za y te po­nes a bai­lar, te van a sa­car. Des­gra­cia­da­men­te, la úni­ca pa­ten­te que per­mi­te el bai­le es la de dis­co­te­ca, y en es­te ba­rrio no hay. No­so­tros no pre­ten­de­mos trans­for­mar es­to en una pis­ta de bai­le, pe­ro sí con­tem­pla­mos más ade­lan­te un es­pa­cio pa­ra ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas: mi­rar tea­tro mien­tras uno es­tá co­mien­do, por ejem­plo. Aun­que las ideas le sur­gen por se­gun­do siem­pre a Ci­ca­li, él es­tá en­fo­ca­do en dis­fru­tar el mi­nu­to. Es­tu­vo cer­ca de un mes ha­cien­do mar­cha blan­ca, du­ran­te la que in­vi­tó no só­lo a los “li­gu­ria­nos” his­tó­ri­cos, sus ami­gos de siem­pre, sino que tam­bién a los ve­ci­nos. De he­cho, por to­da la ca­lle Las­ta­rria ha­bía car­te­les en el que les avi­sa­ba a los ha­bi­tan­tes del ba­rrio que es­ta­ban cor­dial­men­te in­vi­ta­dos a co­no­cer su nue­vo ne­go­cio, con tour y co­mi­da in­clui­dos.

¿Por qué in­cor­po­rar a los ve­ci­nos en to­do el pro­ce­so de cons­truc­ción del bar?

Es que tra­ba­jar con ellos es par­te de tra­ba­jar con el pa­tri­mo­nio. Ellos se acer­ca­ban y me pre­gun­ta­ban qué es­ta­ba ha­cien­do y cuán­do abri­ría, hi­ci­mos to­da es­ta trans­for­ma­ción de la ma­ne­ra más pio­la y me­nos in­va­si­va. Lo­grar esa sin­to­nía to­ma tiem­po y yo me lo to­mé. ¿Có­mo va a fun­cio­nar es­te lo­cal? Va­mos a abrir a las 11 AM, pa­ra par­tir con el desa­yuno. Los días de se­ma­na ce­rra­re­mos a la 1 AM y los sá­ba­dos, a la 1.30 AM. Es­te es el pri­mer Li­gu­ria que abri­rá los do­min­gos, en un ho­ra­rio que es­ta­mos de­fi­nien­do, pe­ro que an­da­rá por ahí en­tre las 12 PM y 8 PM.

¿Cuán­do se vie­ne la se­gun­da eta­pa?

No ten­go tiem­po, ca­be­za ni pla­ta pa­ra de­di­car­me a eso aho­ra. Só­lo que­ría­mos con­tar con el es­pa­cio. Nos he­mos preo­cu­pa­do so­la­men­te del res­tau­ran­te, que es ver­da­de­ra­men­te gran­de y te­ne­mos que ir con el freno de mano pues­to. Es­ta­mos ha­cien­do un res­tau­ran­te pa­ra 100 años más, al que van a ve­nir los hi­jos de nues­tros hi­jos. No im­por­ta de­mo­rar­se, por­que cuan­do es­té lis­to se sen­ti­rá co­mo si hu­bie­ra exis­ti­do siem­pre. Es­to era tie­rra y se­rá un es­pa­cio nue­vo pa­ra San­tia­go.

Im­po­si­ble no pre­gun­tar­te qué hay en tu ho­ri­zon­te de ne­go­cios. Has es­ta­do ha­blan­do de In­de­pen­den­cia co­mo una es­pe­cie de Meat­pac­king Dis­trict neo­yor­quino.

Creo que es el sec­tor que va a te­ner ma­yor desa­rro­llo tu­rís­ti­co pa­tri­mo­nial por un mon­tón de con­di­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas y de co­nec­ti­vi­dad. Es to­da La Chim­ba: In­de­pen­den­cia, Re­co­le­ta, Vi­va­ce­ta… Creo que ahí se vie­ne un Meat­pac­king Dis­trict tre­men­do, pe­ro no sé si soy yo el en­car­ga­do de ha­cer­lo. Po­dría te­ner las ga­nas, pe­ro no sé si ten­go la fuer­za de es­tar con­ven­cien­do a los al­cal­des. Tie­nen que ve­nir otras ge­ne­ra­cio­nes de em­pre­sa­rios con los que pue­do con­ver­sar si lo ne­ce­si­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.