AGUS­TÍN

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

Qui­ro­ga tam­bién es ar­qui­tec­to y el di­rec­tor ge­ne­ral del es­tu­dio, y en es­te pro­yec­to le ce­dió la je­fa­tu­ra a su ami­go y so­cio, Pedro. “Fue un pro­ce­so bien agra­da­ble, por­que nos co­no­ce­mos de to­da la vida, nues­tras se­ño­ras son ami­gas y te­ne­mos las mis­mas ne­ce­si­da­des en tér­mi­nos de pro­gra­ma, en tér­mi­nos de la can­ti­dad de pie­zas, de có­mo que­ría­mos vi­vir un po­co el es­pa­cio”, cuen­ta Agus­tín, quien tra­ba­jó las ideas iní­cia­les del pro­yec­to jun­to a su so­cio, quien des­pués las desa­rro­lló. “Él tam­bién es el je­fe de di­se­ño de la ofi­ci­na y el que es­tá to­do el ra­to en­ci­ma de los pro­yec­tos; sin em­bar­go, ha­bía de­ci­sio­nes más pun­tua­les y te­mas es­tra­té­gi­cos que los íba­mos vien­do en con­jun­to”, agre­ga. En su ca­sa, a di­fe­ren­cia de la de Castro, op­ta­ron por una pa­le­ta gris pa­ra pa­re­des, cló­set y pi­sos. “El mu­ro del li­ving no lo pin­té al prin­ci­pio, fue al­go a lo que le di har­tas vuel­tas. Sa­bía que que­ría ha­cer un mue­ble pa­ra ese mu­ro y cuan­do lo de­ci­dí qui­se un ele­men­to que con­tras­ta­ra un po­co, que no tu­vie­ra tan­ta luz y le die­ra un po­qui­to más de pro­fun­di­dad. El te­ma del pi­so fue un po­co por lo mis­mo, pro­ba­mos dis­tin­tas op­cio­nes, de he­cho pro­ba­mos el mis­mo de Pedro, que es un tono más ama­ri­llo, y fi­nal­men­te ele­gi­mos una pa­le­ta cro­má­ti­ca un po­co más mo­no­cro­ma y que jue­ga con las to­na­li­da­des de gri­ses de ma­ne­ra de dar­le una uni­dad y neu­tra­li­dad que me per­mi­tie­ra agre­gar co­lor”, cuen­ta Agus­tín. La ma­yo­ría de los mue­bles se di­se­ña­ron es­pe­cial­men­te pa­ra la ca­sa, pe­ro fue un pro­ce­so de a po­co, don­de la vi­ven­cia de los es­pa­cios y las di­ná­mi­cas ju­ga­ron un papel im­por­tan­te a la ho­ra de ele­gir. “De re­pen­te uno se pue­de ima­gi­nar una co­sa, pe­ro fi­nal­men­te cuan­do vives la ca­sa te das cuen­ta de lo que real­men­te fal­ta. Por ejem­plo, la de­ci­sión del so­fá en L fue por abrir un po­co más el es­pa­cio, que no tu­vie­ra un ele­men­to en la mi­tad que me lo con­tu­vie­ra. Soy bien fa­ná­ti­co de la co­ci­na y a mis ni­ños les en­can­ta que les co­ci­ne, por eso tam­bién la de­ci­sión de de­jar el es­pa­cio abier­to, por­que la di­ná­mi­ca de la ca­sa se da to­do el día en es­te li­ving, co­me­dor y co­ci­na”, agre­ga. La me­sa de co­me­dor se la fa­bri­có un ami­go, due­ño del ta­ller Que­bra­da, con ma­de­ras que en­con­tra­ron en el sur. “Pi­lla­mos unas ta­blas en un cam­po de un co­lor muy bo­ni­to, un gris os­cu­ro y di­je con es­tas ta­blas me voy a ha­cer es­ta me­sa. El mue­ble del mu­ro es al­go que pen­sa­mos mu­cho y fi­nal­men­te lo hi­ci­mos con String, un sis­te­ma bien an­ti­guo que me per­mi­tió dar­le un po­co de li­vian­dad, sin es­pe­so­res muy gran­des y que se pue­de va­riar en el tiem­po. El día de ma­ña­na si quie­ro po­ner un cua­dro gran­de en ese mu­ro, sa­co una ta­bla y lis­to. Que­ría que me die­ra cier­ta ver­sa­ti­li­dad en el tiem­po, que no me obli­ga­ra es­tar siem­pre igual”. En la te­rra­za de su ca­sa se re­pi­te el mis­mo pro­gra­ma que en el in­te­rior: la pa­rri­lla al fon­do, lue­go la me­sa de co­me­dor y ter­mi­na una ban­ca en obra en L que se­pa­ra es­te lu­gar del jar­dín. To­do es­te di­se­ño bus­có ge­ne­rar dis­tin­tas si­tua­cio­nes en la ca­sa, pe­ro siem­pre man­te­nien­do los es­pa­cios bien co­nec­ta­dos: los ven­ta­na­les que se­pa­ran la te­rra­za del li­ving son tres ho­jas que se abren ca­si por com­ple­to lo­gran­do que los es­pa­cios no ten­gan lí­mi­tes. Te­ner un es­pa­cio con­ti­nuo li­ving, co­me­dor, co­ci­na in­te­gra­do con la te­rra­za, eso fue un acier­to y tam­bién la es­ca­la de la ca­sa res­pec­to al ta­ma­ño de es­ta. To­da la gen­te cuan­do vie­ne cree que la ca­sa es más gran­de, de 240 m², y son 170 m², los es­pa­cios es­tán mi­li­mé­tri­ca­men­te pen­sa­dos y apro­ve­cha­dos. En ese sen­ti­do una de las gra­cias es que sien­do una cons­truc­ción de unos re­la­ti­vos po­cos me­tros cua­dra­dos, los es­pa­cios es­tán muy bien lo­gra­dos y se ve am­pli­tud. La es­tra­te­gia fue li­be­rar la ma­yor can­ti­dad de mu­ros y prác­ti­ca­men­te no te­ner es­pa­cios de cir­cu­la­ción, jus­ta­men­te pa­ra ga­nar es­pa­cio. Una de las anéc­do­tas que que­da­ron de es­te pro­ce­so fue que el pro­yec­to ori­gi­nal no con­tem­pla­ba el ba­ño de vi­si­ta, sino que una es­ca­le­ra muy ‘ta­qui­lla’, an­te lo cual am­bas se­ño­ras les hi­cie­ron ver que era esen­cial en una ca­sa es­te es­pa­cio. “En ver­dad en tu ca­sa tie­ne que ha­ber bo­de­ga, ba­ño vi­si­ta, y uno se fle­xi­bi­li­za. Yo vi­vía en un de­par­ta­men­to en Pro­vi­den­cia don­de no te­nía es­ta­cio­na­mien­to ni bo­de­ga, en­ton­ces to­do es­to era plus, plus, plus. Pa­ra mí es­to era una si­tua­ción afor­tu­na­dí­si­ma y ese pro­ce­so fue bien mas­ti­ca­do con mi se­ño­ra, con la Ca­ta y Agus­tín”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.