ES­TA ES

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

una ca­sa con una his­to­ria par­ti­cu­lar. Juan Mar­tí­nez (60), su due­ño, es di­se­ña­dor grá­fi­co de pro­fe­sión y tra­ba­jó du­ran­te 20 años co­mo di­rec­tor creativo en una exi­to­sa agen­cia de pu­bli­ci­dad. De la pu­bli­ci­dad, re­cal­ca, ade­más de pa­sar­lo bien y ser un des­dén agi­ta­do, apren­dió qué era lo be­llo. Aun­que siem­pre le gus­ta­ron el diseño y la ar­qui­tec­tu­ra, allí se em­pa­pe­ló de co­lo­res, vi­bra­cio­nes, in­for­ma­ción, nom­bres del mun­do del arte, et­cé­te­ra. Y aho­ra, to­do ese apren­di­za­je lo trans­mi­te en es­ta es­pec­ta­cu­lar ca­sa con ai­res su­re­ños de au­to­ría del arquitecto na­cio­nal Smil­jan Ra­dic. Es una ca­sa abier­ta cu­yos ma­te­ria­les (ma­de­ra y hor­mi­gón) se ven tal cual son, ho­nes­tos. La ma­de­ra, en el pi­so y en el cie­lo, no tie­ne nin­gún ce­pi­lla­je ni tra­ba­jo pos­te­rior, so­lo es­tá ahí, tal cual es, vi­va. El hor­mi­gón en los mu­ros es bru­to, desen­vuel­to, nos co­me las mi­ra­das. Pin­ta­do de ne­gro, de al­gún mo­do su bru­ta­li­dad no hos­ti­ga, sino que se vuel­ve so­fis­ti­ca­da. Y Juan, a sus 60 años, ya no usa ce­lu­lar. Lo que ocu­rrió fue que ha­ce 14 años de­jó la pu­bli­ci­dad pa­ra de­di­car­se de lleno a la pin­tu­ra. En el se­gun­do pi­so de es­ta ca­sa tie­ne su ta­ller (que lo com­par­te con una de sus hi­jas) y vi­ve tran­qui­lo, a pa­so se­reno. “Yo era di­rec­tor creativo de una agen­cia de pu­bli­ci­dad, te­nía una vi­da bas­tan­te agi­ta­da. Aho­ra, en cambio, tra­ba­jo en la ca­sa, mi vi­da es bien tran­qui­la, me de­di­co a pin­tar un es­ti­lo fi­gu­ra­ti­vo; mi hi­jo ma­yor que es artista me en­se­ñó a pin­tar. Aquí vi­ven mis dos hi­jas me­no­res, mi se­ño­ra y mi pe­rro, Ri­chie”, cuen­ta.

Es­ta fa­mi­lia so­lía ve­ra­near en los lu­ga­res ale­da­ños al la­go Llan­quihue, en unas ca­ba­ñas don­de to­do el in­te­rior era abierto, es de­cir, la cocina da­ba al li­ving y to­do fluía des­de la con­vi­ven­cia fa­mi­liar. A par­tir de es­ta idea, y te­nien­do en cuen­ta que sus dos hi­jos ma­yo­res ya no vi­ven en la ca­sa pa­ter­na, se cons­tru­ye­ron es­ta ca­sa ha­ce tres años, con un gran es­pa­cio abierto don­de se en­cuen­tran la cocina, el li­ving co­me­dor y, se­pa­ra­do por un mu­ro, el dor­mi­to­rio prin­ci­pal. Y así las co­sas, des­cri­ba­mos un po­co el es­pa­cio, de una ex­plo­si­vi­dad te­nue. En el li­ving en­con­tra­mos dos si­llas Val­dés, en con­tra­po­si­ción con otra du­pla de si­llas Was­sily ori­gi­na­les; unos si­llo­nes co­lor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.