LOS TE­CHOS VER­DES

SIR­VEN PA­RA TEMPERAR LOS EDI­FI­CIOS, AHO­RRAR ENER­GÍA, RE­TE­NER, AB­SOR­BER LAS AGUAS LLU­VIAS Y PRE­VE­NIR INUN­DA­CIO­NES; RE­DU­CIR EL RUI­DO UR­BANO Y AU­MEN­TAR LA SU­PER­FI­CIE DE LOS ES­PA­CIOS VER­DES UR­BA­NOS, ADE­MÁS DE ME­JO­RAR LA CA­LI­DAD DE VI­DA Y AYU­DAR A DIS­MI­NUIR LA

La Tercera - Más Deco - - Tendencia -

los te­chos ver­des son un apor­te en ciu­da­des co­mo San­tia­go, don­de las su­per­fi­cies de zinc y mem­bra­nas as­fál­ti­cas au­men­tan has­ta en 2 gra­dos la tem­pe­ra­tu­ra al ser trans­mi­so­ras del ca­lor. Por otra par­te, es­te ti­po de su­per­fi­cies fo­men­tan la di­ver­si­dad en cuan­to a flo­ra y fau­na. “Es­tos te­chos dan la po­si­bi­li­dad de te­ner ciu­da­des con más pá­ja­ros, más in­sec­tos, con más ani­ma­les, arman una ar­mo­nía que el hom­bre es­tá des­tru­yen­do, y es al­go sim­ple: tie­rra y agua”. Gran­jas, can­chas de fút­bol o sim­ple­men­te jar­di­nes… en la ac­tua­li­dad los te­chos es­tán pa­san­do a ser es­pa­cios uti­li­za­bles. En al­gu­nos ca­sos, los go­bier­nos son quie­nes im­pul­san es­te ti­po de ini­cia­ti­vas y en otros, co­mo Chi­le, han si­do los par­ti­cu­la­res los que apues­tan por op­cio­nes más sus­ten­ta­bles pa­ra con­tro­lar la tem­pe­ra­tu­ra de sus vi­vien­das, me­jo­rar el en­torno y a su vez au­men­tar los es­pa­cios ver­des de la co­mu­ni­dad. Son va­rios los ejem­plos de te­chos cul­ti­va­bles en nues­tro país que des­ta­can por la bús­que­da de una me­jor ca­li­dad de vi­da de sus ha­bi­tan­tes, ade­más de con­tri­buir al me­dioam­bien­te. Max Ova­lle, ar­qui­tec­to de la Uni­ver­si­dad Aus­tral, pa­ra su pro­yec­to de tí­tu­lo cons­tru­yó ha­ce 7 años, jun­to a un gru­po de com­pa­ñe­ros, una ca­sa eco­ló­gi­ca en la co­mu­na de Ca­leu, Re­gión Me­tro­po­li­ta­na. La cons­truc­ción, rea­li­za­da con far­dos, con­si­de­ró la te­chum­bre ve­ge­tal pa­ra con­tro­lar la tem­pe­ra­tu­ra de la ca­sa y man­te­ner el eco­sis­te­ma del lu­gar. “Al co­mien­zo pu­si­mos es­pe­cies de bol­sas de ba­su­ra con pie­dras y se nos re­ven­tó el te­cho, y tu­vi­mos que cam­biar­la por mem­bra­na as­fál­ti­ca que vie­ne con una ma­lla dre­nan­te que ha­ce que el agua es­cu­rra por de­ba­jo de la tie­rra”, cuen­ta Ova­lle. Sin con­tar ese pe­que­ño con­tra­tiem­po, en la ac­tua­li­dad la te­chum­bre no ha pre­sen­ta­do pro­ble­mas, con­fir­man­do sus be­ne­fi­cios. “Hoy hay sis­te­mas cons­truc­ti­vos de­ma­sia­do fia­bles co­mo pa­ra se­guir asus­ta­do, el pro­ble­ma es­tá en que la gen­te no se in­tro­du­ce en los te­mas; los mis­mos arquitectos y cons­truc­to­res es­tán em­pe­ci­na­dos en ha­cer lo que siem­pre se ha he­cho con las va­ria­bles del tiem­po y eco­no­mía, y es­to en­ca­re­ce un po­co la es­truc­tu­ra, pe­ro el be­ne­fi­cio térmico, acús­ti­co, eco­ló­gi­co y sus­ten­ta­ble es ma­yor”, agre­ga Max.

PA­RA OVA­LLE,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.