MU­CHO MÁS QUE BI­CI­CLE­TAS:

ES­TE ES UN CEN­TRO CA­SI CUL­TU­RAL, DON­DE SE HAN HE­CHO CON­CIER­TOS UNPLUGGED Y AHO­RA CO­MEN­ZA­RÁN CON UNOS CI­CLOS DE CI­NE. MAU­RI­CIO AGRE­GA QUE “QUE­RE­MOS IN­CUL­CAR QUE LA BI­CI­CLE­TA VA MU­CHO MÁS ALLÁ DE USAR­LA EL DÍA SÁ­BA­DO CE­RRO ABA­JO, SINO QUE TIE­NE QUE VER NE­TA

La Tercera - Más Deco - - Entrevista - UNAVELOCIDADPATAGONIA

“¡Qué gran su­ce­so pa­ra Pa­ta­go­nia! El úni­co ba­zar de bi­ci­cle­tas, equi­po de mon­ta­ña y es­ca­la­da con pro­fun­do co­no­ci­mien­to y pa­sión por lo que ha­cen, y aho­ra en la mis­ma es­ce­na de Coy­hai­que”. Así qui­si­mos co­men­zar es­te ar­tícu­lo, des­ta­can­do uno de los co­men­ta­rios de Fa­ce­book sobre Una Ve­lo­ci­dad Pa­ta­go­nia, que en 2014 abrió co­mo es­pa­cio y ba­zar bi­ci­cle­te­ro, en ma­nos del fo­tó­gra­fo san­tia­guino Mau­ri­cio Vi­ñals. Lo que ocu­rre es que es­te lu­gar es un to­do en uno; un lu­gar de pa­ra­da in­dis­cu­ti­ble pa­ra via­je­ros, aven­tu­re­ros y aman­tes de la Pa­ta­go­nia. El es­pa­cio se di­vi­de en una tien­da pa­ra bi­ci­cle­tas de via­je –pa­sear en bi­ci­cle­ta, aun­que tam­bién exis­ten ser­vi­cios pa­ra otro ti­po de so­li­ci­tu­des en torno a la bi­ci­cle­ta– con to­do lo que nos po­da­mos ima­gi­nar pa­ra ellas: cuen­tan con un ex­ce­len­te ser­vi­cio de re­pa­ra­ción, crean ru­tas pa­ra sa­lir a pa­sear por los in­ma­cu­la­dos al­re­de­do­res na­tu­ra­les, ha­cen ci­clos de talleres de re­ci­cla­je con bi­ci­cle­tas –ar­mar ob­je­tos uti­li­ta­rios a par­tir de pie­zas de bi­ci­cle­tas–, y aho­ra co­men­za­rán con un ci­clo de ci­ne, y por su­pues­to ofre­cen un exquisito ca­fé de grano, ade­más de una pe­que­ña li­bre­ría con ma­pas y li­bros de ru­ta.

El es­pa- cio que­da a dos cua­dras de la plaza de Coy­hai­que. Es una ca­sa es­qui­na pe­que­ña, tí­pi­ca ca­sa pa­ta­go­na con mu­ros de ma­de­ra. Por den­tro tra­té de re­ci­clar lo que más pu­de; por ejem­plo, hi­ce lám­pa­ras con las rue­das de bi­ci­cle­tas, me­so- nes con ma­de­ras re­ci­cla­das, tra­tar de op­ti­mi­zar los re­cur­sos y el es­pa­cio.

Yo tra­ba­jé co­mo fo­tó­gra­fo por más de 15 años y qui­se rom­per el círcu­lo, y así es co­mo creé Una Ve­lo­ci­dad en San­tia­go, atrás del Mu­seo de Be­llas Ar­tes. Lue­go qui­se bus­car ca­li­dad de vi­da, y un ve­rano me fui a via­jar al Sur y ter­mi­né en Coy­hai­que. A mí me gus­ta via­jar en bi­ci­cle­ta, pa­sear, y es­te era el lu­gar ideal pa­ra que­dar­se. Ven­dí mi ca­sa en San­tia­go y me vi­ne. Qui­se ha­cer una tien­da es­pe­cia­li­za­da en bi­ci­cle­tas en­fo­ca­da al ci­clis­mo de via­je, en­tre­gar in­for­ma­ción, ma­pas, ha­blar de ru­tas, te­ne­mos un buen ca­fé de grano, te­ner ri­cas con­ver­sa­cio­nes vien­do ma­pas… que el es­pa­cio sea vi­vir una ex­pe­rien­cia, un lu­gar de en­cuen­tro.

Lo que me sir­ve de te­ner el ne­xo con la tien­da de San­tia­go es que es un buen puen­te pa­ra sa­ber qué es lo úl­ti­mo de lo úl­ti­mo, te­ner co­sas cho­ras, ir a la van­guar­dia en el mun­do de las bi­ci­cle­tas. En Una Ve­lo­ci­dad Pa­ta­go­nia ade­más ar­ma­mos bi­ci­cle­tas, la gen­te eli­ge sus mar­cos, los ca­bles, los pu­ños, los asien­tos y es un tra­ba­jo muy bo­ni­to; qué ti­po de rue­das quie­res… Co­mo ta­ller de re­pa­ra­ción tam­bién so­mos muy bue­nos, es un lu­gar que hay que vi­si­tar.

ti­po ‘rock and roll’, un po­co im­pro­vi­sa­do, y cuan­do lle­gué a Coy­hai­que di­je ‘fun­cio­na, me que­do un par de años’. A los dos años me vol­ví a San­tia­go so­lo pa­ra ven­der la ca­sa y di­je no vuel­vo más”, Vi­ñals.

“YO ME VI­NE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.