FUE

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

ha­ce unos cin­co años. La ar­tis­ta vi­sual De­ni­se Blan­chard y su ma­ri­do es­ta­ban re­co­rrien­do los pue­bli­tos de Chi­loé cuan­do en Te­naún se en­con­tra­ron con una ca­so­na en rui­nas, un car­tel que de­cía ‘se ven­de’ y un nú­me­ro de te­lé­fono. Lla­ma­ron. La pa­re­ja pen­sa­ba que el pa­pe­leo de la ven­ta ha­bía si­do len­to. Es­ta­ba in­vo­lu­cra­do el Ar­zo­bis­pa­do y hu­bo un mon­tón de trá­mi­tes en­go­rro­sos con los tí­tu­los. Cuan­do qui­sie­ron em­pe­zar la eta­pa de re­cu­pe­ra­ción se die­ron cuen­ta de que ve­nía lo real­men­te di­fí­cil: la ca­so­na –de 750 m en tres ni­ve­les, un po­co en el es­ti­lo de los co­lo­nos ale­ma­nes, un po­co art deco tam­bién– te­nía ca­si 90 años y jun­to a la igle­sia era la cons­truc­ción más sig­ni­fi­ca­ti­va de la lo­ca­li­dad, por lo tan­to te­nía va­lor pa­tri­mo­nial. “Mi ma­ri­do fue con ar­qui­tec­tos. Des­pués bus­có a la gen­te que res­tau­ra las igle­sias pa­tri­mo­nia­les y dio con un cons­truc­tor de la zo­na muy pro­li­jo. Con él par­tió la re­cons­truc­ción. La gen­te de Pa­tri­mo­nio per­mi­tía al­gu­nas co­sas y otras no. En la par­te fi­nal, pa­ra ace­le­rar las co­sas, se en­car­gó mi hi­jo que es­ta­ba ter­mi­nan­do de es­tu­diar cons­truc­ción ci­vil”, re­cuer­da De­ni­se. Tam­bién se acuer­da de un ve­rano en que su ma­ri­do iba al Ho­me Cen­ter dos ve­ces al día. Ca­da vez que lle­ga­ba de vuel­ta le de­cían que fal­ta­ba al­go más. De­ni­se Blan­chard y su fa­mi­lia em­pe­za­ron a ocu­par su ca­sa de Chi­loé ha­ce un año y 10 me­ses. Aho­ra, re­co­rrién­do­la, vien­do el tra­ba­jo in­ten­so que se reali­zó, cues­ta un po­co creer el gra­do de de­te­rio­ro que te­nía cuan­do la com­pra­ron: “Su­bien­do la es­ca­la ha­bía es­pa­cios en que se veía ha­cia aba­jo. Era pe­li­gro­so in­clu­so. Ha­bía to­da una par­te he­chi­za que hu­bo que de­mo­ler. La reha­bi­li­ta­ción se hi­zo con los pla­nos ori­gi­na­les, muy ri­gu­ro­sa­men­te, sin nin­gún agre­ga­do. Se tra­tó de con­ser­var lo má­xi­mo po­si­ble, co­mo los pisos de la co­ci­na, pe­ro no se pu­do res­ca­tar to­do. Las mol­du­ras, por ejem­plo, se man­da­ron a ha­cer idén­ti­cas a las ori­gi­na­les”. El ma­ri­do y el hi­jo de De­ni­se fue­ron a la tien­da de pa­pe­les mu­ra­les más co­mún y pi­die­ron ver los mues­tra­rios más vie­jos. Es de­cir, la va­rie­dad de pa­pe­les que vis­ten los mu­ros no son vin­ta­ge, son vie­jos de ver­dad, por­que pa­ra ha­cer­lo más en­tre­te­ni­do fue­ron va­rian­do de re­cin­to en re­cin­to. “Mien­tras tra­ba­ja­ban en la ca­sa mi ma­ri­do se pa­só re­co­rrien­do el Per­sa, Fran­klin y el ba­rrio Ita­lia. Él ha si­do siem­pre un ca­chu­re­ro, un ca­so se­rio de mal de Diógenes, he­re­da­do de mi sue­gra y tri­pli­ca­do. Él es in­ge­nie­ro co­mer­cial pe­ro le gus­tan es­tas co­sas, es crea­ti­vo y tie­ne ojo. Se de­di­có a bus­car una por una to­das las co­sas has­ta dar con las pre­ci­sas pa­ra ca­da lu­gar. Es­ta ca­sa tie­ne bas­tan­te art deco y se bus­ca­ron pie­zas de acuer­do a ese es­ti­lo”. Se no­ta que aquí se die­ron gus­tos, co­mo mue­bles con ca­jo­nes se­cre­tos en su es­cri­to­rio y un bar am­plio pa­ra com­par­tir con ami­gos y fa­mi­lia. “Tam­bién tra­ji­mos mu­chas co­sas que re­ci­bi­mos de mi sue­gra y de mi ma­má. To­do se fue jun­tan­do acá. Las ti­nas son antiguas pe­ro no es­ta­ban en la ca­sa. Lo úni­co que ha­bía era un au­to­piano, con lu­ces; haz de cuen­ta de que era un Wur­lit­zer de la épo­ca. Lo tra­je­ron y pa­re­ce que re­vo­lu­cio­nó al pue­blo en su mo­men­to. Ya lle­va dos años en res­tau­ra­ción, ha si­do di­fí­cil por­que so­lo hay una per­so­na que lo pue­de arre­glar. La ca­sa no te­nía ca­le­fac­ción, pe­ro co­mo que­ría­mos usar­la en cual­quier es­ta­ción y que el frío no fue­ra im­pe­di­men­to, pu­si­mos ca­le­fac­ción cen­tral”. En otro de esos flash­blacks al pa­sa­do, al mo­men­to en que com­pra­ron la ca­sa De­ni­se se acuer­da de que to­das las ma­de­ras es­ta­ban pin­ta­das de un co­lor ca­fé ho­rri­ble, que tu­vie­ron que ras­par­se has­ta mos­trar su co­lor na­tu­ral, al­go que pa­ra ella se ve mu­cho más li­viano.

Pa­ra na­da. Des­pier­to ahí y me sien­to trans­por­ta­da a otra épo­ca. Des­de las ca­mas has­ta las go­rras del ba­ño, ca­da pe­que­ño ob­je­to den­tro de la ca­sa jus­ti­fi­ca esa sen­sa­ción. Ya no es la ca­so­na Baha­mon­des-Wer­ner, la que hi­zo cons­truir un acau­da­la­do co­mer­cian­te de ma­de­ra y pa­pas cuan­do Te­naún era un puer­to im­por­tan­te. Aho­ra es la obra de la fa­mi­lia de De­ni­se Blan­chard y es­pe­cial­men­te de su ma­ri­do. La gen­te que vi­ve ahí es­ta­ba preo­cu­pa­da por el des­tino fi­nal de es­ta ca­so­na que sien­ten par­te de la iden­ti­dad de Te­naún. Apa­ren­te­men­te es­tán con­ten­tos de que la ocu­pe una fa­mi­lia y no un ho­tel o un res­tau­ran­te. Eso di­je­ron al me­nos cuan­do se abrió pa­ra la inauguración, con un asa­do de cor­de­ro en el jar­dín, y tam­bién pa­ra el día del pa­tri­mo­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.