“LA FE­LIZ

La Tercera - Más Deco - - Espacios - LAFELIZ.COM

em­pe­zó en 2005, con una investigación de Pa­to so­bre mim­bre clá­si­co. En Mar del Pla­ta ha­bía un si­llón te­ji­do en mim­bre que se lla­ma­ba Si­llón Mar del Pla­ta y por eso esa pri­me­ra co­lec­ción fue de un plás­ti­co au­to­por­tan­te (PET), que se po­día te­jer co­mo el mim­bre. Esa co­lec­ción se lla­mó La Fe­liz. Y des­pués de­ci­di­mos de­jar­lo co­mo nom­bre del es­tu­dio”, ex­pli­ca Ce­les­te. Esa pri­me­ra co­lec­ción te­nía 11 pro­duc­tos y fue el prin­ci­pio de to­do. “El uso del PET fue un éxi­to, pe­ro lle­gó un mo­men­to, des­pués de cua­tro años, en el que la gen­te creía que éra­mos mim­bre­ros. En­ton­ces nos di­mos cuen­ta de que o nos con­ver­tía­mos en mim­bre­ros real­men­te o nos vol­vía­mos un es­tu­dio de di­se­ño con to­das las le­tras. Fue así que em­pe­ce­mos a ex­pe­ri­men­tar con otros ma­te­ria­les y aho­ra no ten­go ca­si na­da de PET a la venta, aun­que sir­vió pa­ra fun­dar las ba­ses”, di­ce Pa­tri­cio, y cuen­ta que la iden­ti­dad de La Fe­liz sur­gió des­de el uso de esos ma­te­ria­les no con­ven­cio­na­les: “Tra­ba­ja­mos siem­pre des­de los ma­te­ria­les; ve­mos cuá­les son las po­si­bi­li­da­des y lue­go pen­sa­mos los pro­duc­tos, qué se pue­de ha­cer con ese ma­te­rial y qué po­de­mos pe­dir­le. Por ejem­plo, en el ca­so del PET, co­mo ve­nía en­ro­lla­do, ori­gi­na­ba pro­duc­tos re­don­dos y ge­ne­ra­mos mu­chas co­sas con esa for­ma”. Ca­da co­lec­ción tie­ne un nom­bre que pro­vie­ne del ma­te­rial. Y des­de que La Fe­liz mu­tó pa­ra con­ver­tir­se en una marca, las co­lec­cio­nes con­vi­ven en un lo­cal en el ba­rrio de Pa­ler­mo. Más exac­ta­men­te so­bre el Pa­sa­je Santa Ro­sa.

“Nues­tra ca­sa es­tá lle­na de pro­to­ti­pos y de los ma­te­ria­les que uti­li­za­mos”, ex­pli­can so­bre su ca­sa de Vi­lla Or­tú­zar, un ba­rrio bien ba­rrio en el que vi­ven ha­ce 4 años y que se ins­tau­ró co­mo un nue­vo po­lo de ar­tis­tas (los que se mu­da­ron de Colegiales y Pa­ler­mo por los pre­cios al­tos). En es­te dú­plex, ob­te­ni­do a par­tir de la unión de dos de­par­ta­men­tos, vi­ven con Río, su hi­jo de un año y me­dio. “Nos me­ti­mos mu­cho du­ran­te la cons­truc­ción del edi­fi­cio y usa­mos pa­ra la de­co­ra­ción el mis­mo ti­po de ma­de­ras que uti­li­za­mos pa­ra nues­tros pro­duc­tos en La Fe­liz: ma­de­ras re­cons­ti­tui­das, muy li­via­nas y que no tie­nen na­da de plás­ti­co; la­mi­na­dos urei­cos y ca­si na­da de ma­de­ra ma­ci­za, por­que somos muy cons­cien­tes so­bre la de­fo­res­ta­ción que ge­ne­ra; ape­nas la usa­mos pa­ra algunos res­pal­dos”, di­ce Pa­tri­cio, y Ce­les­te agre­ga: “Ade­más somos muy co­lec­cio­nis­tas y en nues­tra ca­sa siem­pre hu­bo co­mo un es­pa­cio pa­ra los pro­duc­tos que nos gus­tan”. A raíz de eso, el año pa­sa­do de­ci­die­ron ar­mar mun­do.com.ar pa­ra po­der ven­der­los. Mun­do es una cu­ra­du­ría de pro­duc­tos de di­se­ña­do­res. Mu­chos de ellos tra­ba­ja­ron en al­gún mo­men­to en La Fe­liz y hoy tie­nen su pro­pia marca. “Hay de to­do y es co­mo nues­tro mun­do”, con­clu­ye Ce­les­te. Pa­tri­cio y Ce­les­te es­tán jun­tos ha­ce 14 años. Cuan­do ha­blan del otro se mi­ran, se mi­den, ca­da quien im­po­ne lo su­yo en es­ta so­cie­dad–pa­re­ja–es­tu­dio. “Somos dos tra­ba­ja­do­res in­na­tos. Pa­to em­pie­za a las 8 de la ma­ña­na a ha­cer una pa­ta de cor­de­ro y yo or­deno”. Ce­les­te es la que ge­ren­cia y Pa­to es la ca­be­za crea­ti­va. Ella, di­ce, ba­ja ese primer plano a una reali­dad po­si­ble de pro­duc­ción y en su ove­rol es­tá es­cri­to el nom­bre “La du­ra”. En cam­bio, en el de Pa­to so­lo hay par­ches.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.