Ale­jan­dro URRU­TIA

La Tercera - Más Deco - - Personajes -

Tie­ne 38 años y vi­ve en Copenhague des­de prin­ci­pios del año pa­sa­do. “Creo que una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes del por­qué me vi­ne tie­ne que ver con la co­mo­di­dad que es­ta­ba te­nien­do, esa que des­pués de un tiem­po se trans­for­ma en in­co­mo­di­dad. La ver­dad es que me en­can­ta Chi­le y ex­tra­ño un mon­tón de co­sas, pe­ro que­ría ex­pe­ri­men­tar otras for­mas de vi­da, otro ti­po de pai­sa­je, per­so­nas y cul­tu­ra”, cuen­ta.

Ale­jan­dro es ar­qui­tec­to de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y de­ci­dió ex­plo­rar en la es­cul­tu­ra por te­ner una ne­ce­si­dad de ex­pre­sar, co­nec­tar y dia­lo­gar con el mun­do a tra­vés de ella. “Da­do mi ba­ga­je en ar­qui­tec­tu­ra, me in­tere­san las re­la­cio­nes que sur­gen en­tre la obra y su con­tex­to fí­si­co y so­cial. En par­ti­cu­lar me in­tere­sa có­mo es­tas se po­si­cio­nan en el es­pa­cio, las ten­sio­nes y re­co­rri­dos vi­sua­les ge­ne­ra­dos por su for­ma y pro­pie­da­des ma­te­ria­les”. Es­tar fue­ra le ha per­mi­ti­do en­fo­car­se y en­tre­gar to­da su ener­gía a la es­cul­tu­ra; ha te­ni­do el tiem­po pa­ra pen­sar, re­fle­xio­nar y di­ge­rir lo que real­men­te quie­re ha­cer pa­ra lue­go bus­car­lo y desa­rro­llar­lo con su de­bi­do pro­ce­so. “Me ha otor­ga­do tam­bién la po­si­bi­li­dad de apre­ciar la di­fe­ren­cia y va­lo­rar lo que uno tie­ne, cen­trán­do­me en es­tar aten­to a lo que sur­ge en la in­ter­ac­ción de es­tos nue­vos mun­dos y mi reali­dad. Si bien mis ex­pec­ta­ti­vas son am­plias, por el mo­men­to es­toy con­cen­trán­do­me en dis­fru­tar el pro­ce­so”, ex­pli­ca.

El pa­sa­do 25 de enero ex­pu­so su pri­me­ra in­di­vi­dual, “Ba­lan­ce”, de es­cul­tu­ras en Ga­le­ría NAC, en ella usó el ace­ro co­mo pie for­za­do pa­ra el desa­rro­llo de di­fe­ren­tes pie­zas que com­par­ten un len­gua­je co­mún; el equi­li­brio. Ac­tual­men­te es­tá tra­ba­jan­do pa­ra ex­po­ner en la ca­pi­tal da­ne­sa. “Creo en la re­tro­ali­men­ta­ción en­tre dis­ci­pli- nas y per­so­nas. En có­mo las dis­tin­tas ex­pe­rien­cias y co­no­ci­mien­tos en­ri­que­cen, am­plian­do vi­sio­nes y dan­do nue­vas pers­pec­ti­vas. En es­te sen­ti­do me in­tere­sa se­guir apren­dien­do y tra­ba­jan­do la vi­sión de la es­cul­tu­ra, no so­lo co­mo un ob­je­to es­té­ti­co, sino co­mo aso­cia­da a la com­pren­sión del es­pa­cio, pro­mo­vien­do la ex­pe­ri­men­ta­ción y car­ga­da de im­pli­can­cias, con­te­ni­do e his­to­ria”, con­clu­ye.

“Hay obras que re­quie­ren mu­cho tiem­po, prác­ti­ca y ex­pe­ri­men­ta­ción, y otras que pa­re­cie­ran sim­ple­men­te emer­ger, co­mo si hu­bie­sen es­ta­do es­pe­ran­do por sa­lir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.