Tomás MAR­TÍ­NEZ

La Tercera - Más Deco - - Personajes -

Nun­ca pen­só que ter­mi­na­ría en Ber­lín. Des­de ha­ce tiem­po Tomás sa­bía que que­ría ha­cer su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca fue­ra de Chi­le, así fue co­mo lle­gó a Ale­ma­nia ha­ce dos años. “En su mi­nu­to pos­tu­lé a Nue­va York con Be­cas Chi­le y Full­bright. Lue­go de­ci­dí par­tir a Lon­dres, pe­ro los ele­va­dos pre­cios ter­mi­nan por po­ner en du­da el des­tino. Has­ta que des­cu­brí el DAAD (Ser­vi­cio Ale­mán de In­ter­cam­bio Aca­dé­mi­co), y me en­te­ro de que tie­ne con­ve­nio Wor­king Ho­li­day”, ex­pli­ca. Ter­mi­nó un par de pro­yec­tos, hi­zo una se­rie de pa­pe­leos y par­tió. Si bien las in­ten­cio­nes de cur­sar es­tu­dios en Ale­ma­nia si­guen en aún en pie, ya que las uni­ver­si­da­des son gra­tis, “cuan­do lle­gas a otro país tu vi­da da un gi­ro de 180º y tus prio­ri­da­des cam­bian y te ves obli­ga­do a adap­tar tu vi­da y obra”, cuen­ta. Pe­ro an­tes de es­to, cuan­do Tomás aún es­tu­dia­ba ar­qui­tec­tu­ra en Chi­le, ya tra­ba­ja­ba en un es­tu­dio de la ma­te­ria, lo que lo lle­vó a dis­tan­ciar­se del mun­do del ar­te, ím­pe­tu que re­to­mó cuan­do de­ci­dió ha­cer tu­to­rías con Ar­tu­ro Du­clós. “Lue­go de un par de se­sio­nes de re­pa­sar al­gu­nos pro­yec­tos que iban des­de lo más tra­di­cio­nal co­mo pin­tu­ra, es­cul­tu­ra o fo­to­gra­fía has­ta otras me­nos con­ven­cio­na­les co­mo el vi­deo, per­for­man­ce e ins­ta­la­ción”, cuen­ta.

Fue de una ins­ta­la­ción fa­lli­da cuan­do Tomás se que­dó con una má­qui­na de es­cri­bir que fue el co­mien­zo de lo que se­ría un cuer­po de obra que to­mó co­mo per­so­na­je prin­ci­pal la pa­la­bra, el tex­to y la poe­sía. “Si ha­go me­mo­ria ha­cia atrás pue­do dis­tin­guir que el tex­to ha si­do un de­no­mi­na­dor co­mún en­tre va­rios pro­yec­tos que he desa­rro­lla­do, y que se­rá a par­tir des­de aquel mo­men­to que de­ci­do ha­cer­me car­go de es­to y po­ner­lo en una pri­me­ra pla­na. De es­ta for­ma co­men­cé una se­rie de ejer­ci­cios tau­to­ló­gi­cos (de­cir lo mis­mo con lo mis­mo) que con­sis­tían en ver, con al­go de suer­te, ‘to­das’ las po­si­bi­li­da­des de una ho­ja de pa­pel blan­co, ta­ma­ño car­ta, vis­ta por me­dio de la má­qui­na de es­cri­bir”, ex­pli­ca. Su obra ha se­gui­do am­plián­do­se des­de el tex­to ha­cia el di­bu­jo, el co­lla­ge, el acrí­li­co, la fo­to­gra­fía y se ha ido acer­can­do a una lí­nea más edi­to­rial. “Hoy me en­cuen­tro tra­ba­jan­do en un par de li­bros ob­je­to, fan­zi­nes, poe­ma­rios, cua­dros y ex­pe­ri­men­tan­do siem­pre có­mo ocu­par­se del tex­to en otros me­dios. Las ex­pec­ta­ti­vas cam­bian y se agran­dan, por­que uno va to­man­do las co­sas con más cal­ma. Se ca­mi­na día a día pa­ra ir lo­gran­do ob­je­ti­vos e ir in­ser­tán­do­se en la es­ce­na del ar­te glo­bal”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.