BEA­TRIZ GAR­CÍA- HUIDOBRO y GUillermo Lor­ca

La Tercera - Más Deco - - Lo Nuevo - INFOGUILLERMOLORCA.CL

La mar­ca­da es­té­ti­ca del si­glo XIX en el ar­te de Guillermo Lor­ca sin du­da no es gra­tui­ta. Y en gran me­di­da in­fluen­cia­da por re­fe­ren­tes que re­co­gió des­de ni­ño al la­do de su ma­dre. “En la épo­ca del co­le­gio les da­ban las lec­tu­ras obli­ga­to­rias y da­da la men­ta­li­dad del Gui­lle le fo­men­té el gus­to por los clá­si­cos, co­mo Sha­kes­pea­re, Dos­toievs­ki… ahí di­ría que en­tró en una sen­si­bi­li­dad es­té­ti­ca dis­tin­ta des­de el pun­to de vis­ta del len­gua­je mu­cho más clá­si­ca. Era su ma­ne­ra de en­gan­char en tér­mi­nos de imá­ge­nes y de pro­fun­di­dad si­co­ló­gi­ca, es el gran mé­ri­to que tie­ne la li­te­ra­tu­ra clá­si­ca que ha tras­cen­di­do, por­que tie­ne ma­yor den­si­dad”, di­ce Bea­triz Gar­cía-Huidobro, ac­tual­men­te editora de Edi­cio­nes de la Uni­ver­si­dad Al­ber­to Hurtado y es­cri­to­ra.

“Con mi ma­dre en­con­tré un co­no­ci­mien­to y tam­bién un in­cen­ti­vo a ese mun­do in­terno crea­ti­vo muy gran­de. Ella me lo fo­men­ta­ba cons­tan­te­men­te, me fe­li­ci­ta­ba o se ha­cía la sor­pren­di­da cuan­do yo ha­cía al­gún di­bu­jo, en­ton­ces uno iba en­tu­sias­ma­do a se­guir di­bu­jan­do pa­ra mos­trár­se­lo a ella, era en gran par­te la me­ta. Era co­mo el pú­bli­co to­tal de uno de ni­ño”, re­ve­la Guillermo, que, por su par­te, se en­cuen­tra con­cen­tra­do en lo que se­rá su pró­xi­ma ex­po­si­ción en el Gam en agos­to de es­te año, y en for­ma pa­ra­le­la en oc­tu­bre ex­hi­bi­rá un par de obras en una ga­le­ría de ar­te en Ita­lia, con gran­des maes­tros uni­ver­sa­les co­mo Ru­bens y Ti­ziano, en­tre otros.

So­bre su apro­xi­ma­ción al ar­te, el pin­tor con­fie­sa que su ma­dre era el ne­xo di­rec­to a to­do lo que era la par­te sen­si­ble, “pe­ro fue prin­ci­pal­men­te el va­lor de la au­ten­ti­ci­dad y ser cohe­ren­te con uno mis­mo lo que me in­cul­có siem­pre. Que fue­ra ho­nes­to con mi pro­pio ser in­terno, por­que de re­pen­te es ten­ta­dor caer en la mo­da, en lo efec­tis­ta, en lo que los de­más te ala­ban y te di­cen, que si no es pro­pio tu­yo va a ter­mi­nar sien­do acar­to­na­do. Pa­ra gra­fi­car­lo me mos­tró a Ed­ward Munch, de­cía que su po­ten­cia ha­cía que fue­se uno de sus pin­to­res fa­vo­ri­tos, y de he­cho pa­ra mi tam­bién lo es; ella me lo mos­tró des­de ni­ño y ha­bía al­go muy au­tén­ti­co en él.

“Mi ma­má siem­pre me man­te­nía co­mo man­tra la ne­ce­si­dad de que es muy di­fí­cil sa­ber en el ar­te que pue­de ser lo bueno o lo ma­lo. In­de­pen­dien­te del aná­li­sis in­te­lec­tual que uno ha­ga, de al­gu­na u otra for­ma uno lle­ga a un ca­lle­jón sin sa­li­da. Y eso se re­ve­la de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta en mi obra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.