EL

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

pu­bli­cis­ta y di­rec­tor de cine pu­bli­ci­ta­rio, que hoy tra­ba­ja en la pro­duc­to­ra Funky Films, Javier Val­di­vie­so te­nía la in­quie­tud par­ti­cu­lar de vi­vir en un lu­gar am­plio, tran­qui­lo y cer­cano a la na­tu­ra­le­za. Cuan­do co­no­ció a Fran­cis­ca Li­ra, so­cia y di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la pro­duc­to­ra Sur­fa­ce, ade­más de ser la co­or­ga­ni­za­do­ra del ci­clo de char­las Tedx El Arra­yán, el pro­yec­to de vi­vir apar­ta­dos de la lo­cu­ra ci­ta­di­na co­men­zó a con­cre­tar­se y agran­dar­se. “La idea ge­ne­ral de la ca­sa par­tió de una ins­pi­ra­ción vis­ta en el ce­rro y del mo­de­lo cons­truc­ti­vo que iba a ser uti­li­za­do por un cons­truc­tor local y con ex­pe­rien­cia en el ce­rro”, cuen­ta el ma­tri­mo­nio.

La ar­qui­tec­ta a car­go fue Ma­ría Paz Mu­ji­ca, quien se adap­tó a los re­que­ri­mien­tos tan­to del cons­truc­tor, del te­rreno y del clien­te, lle­gan­do a un re­sul­ta­do fi­nal que dio en lo jus­to. La ca­sa fue cre­cien­do or­gá­ni­ca­men­te por eta­pas, pri­me­ro exis­tía el gran es­pa­cio prin­ci­pal por el que se ac­ce­de, jun­to a una pie­za con ba­ño ubi­ca­do un ni­vel más aba­jo. Cuan­do la fa­mi­lia co­men­zó a cre­cer el ma­tri­mo­nio de­ci­dió cons­truir el se­gun­do pi­so.

Vi­vir ca­mino a Fa­re­llo­nes les dio lo que bus­ca­ban: es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, to­dos jun­tos en fa­mi­lia y que es­te fue­ra el lu­gar de en­cuen­tro. “Las puer­tas siem­pre es­tán abier­tas y to­dos los fi­nes de se­ma­na vie­ne gen­te a dis­fru­tar de la ca­sa, el ai­re lim­pio, las vis­tas im­pre­sio­nan­tes, y eso nos en­can­ta. Nos gus­ta te­ner la po­si­bi­li­dad de sa­lir a ca­mi­nar y su­bir al ce­rro, te­ne­mos un acceso ca­si pri­va­do a un trek­king por la par­te de atrás al ce­rro Po­cho­co”, cuen­tan.

Ena­mo­ra­dos de los pe­rros, las plan­tas, los ár­bo­les, los pa­ja­ri­tos y la vi­da al ai­re li­bre, Fran­cis­ca y Javier sa­ben que si vi­vie­ran en pleno co­ra­zón de San­tia­go se­ría muy di­fí­cil, ca­si im­po­si­ble, lo­grar un es­pa­cio co­mo es­te. “En el in­vierno ver la nie­ve y có­mo los ce­rros blan­cos se nos vie­nen en­ci­ma es im­pa­ga­ble, ade­más nues­tra agua es de ver­tien­te. Cons­tan­te­men­te ve­mos cón­do­res so­bre­vo­lan­do el lu­gar y tam­bién se han apa­re­ci­do zo­rros y la­gar­tos por el sec­tor. Al lle­gar siem­pre nos re­ci­ben co­ne­jos y co­dor­ni­ces, por nom­brar al­gu­nas co­sas que sa­be­mos que más aba­jo, en la ciu­dad, no las en­con­tra­ría­mos”, su­man.

La ca­sa pa­re­ce que­dar le­jos, pe­ro no lo es­tá. “La gen­te en un co­mien­zo se com­pli­ca, pe­ro al co­no­cer la ru­ta y el ca­mino se dan cuen­ta de que es­ta­mos al la­do, pa­re­cien­do que es­ta­mos fue­ra de San­tia­go”, ex­pli­can. Es co­sa de abrir la puer­ta y en­trar en los gus­tos de ca­da uno. “So­mos los dos bien bus­qui­llas, ca­chu­re­ros y nos en­can­ta el te­ma de la de­co­ra­ción. Lle­vá­ba­mos re­co­lec­tan­do co­sas ca­da uno des­de siem­pre en nues­tros de­par­ta­men­tos de sol­te­ros. Jun­ta­mos to­do y que­dó es­ta de­co­ra­ción ecléc­ti­ca, con un po­co de to­do, mu­chos co­lo­res y har­tas co­sas”, di­cen.

La ca­sa es un pro­yec­to que es­tá cons­tan­te­men­te en ex­pan­sión. Se aca­bó el se­gun­do pi­so y em­pe­zó la te­rra­za, “lue­go el quin­cho, des­pués la pis­ci­na, al fi­nal hi­ci­mos un in­ver­na­de­ro. Hoy es­ta­mos de­di­ca­dos al jar­dín, hi­ci­mos un an­te­jar­dín se­co con cac­tus y su­cu­len­tas, y en el ce­rro te­ne­mos al­re­de­dor de 30 ár­bo­les, en don­de des­ta­can los ki­ri”, di­cen, pro­yec­to al que Javier le ha me­ti­do mu­cho co­ra­zón, ha­cien­do ger­mi­nar los ár­bo­les des­de las se­mi­llas. Pa­ra él es­te es el ár­bol del fu­tu­ro por sus im­pre­sio­nan­tes ca­rac­te­rís­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.