EL

La Tercera - Más Deco - - Espacios - JEAN PETITPAS ANIMALESARQUITECTOS@GMAIL.COM

ar­qui­tec­to Jean Petitpas, de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Val­pa­raí­so, le pro­pu­so a Die­go Ála­mos, men­tor de Edi­cio­nes del De­sier­to, jun­to a su fa­mi­lia ha­cer una ca­sa fun­cio­nal, tan­to pa­ra el de­sier­to co­mo pa­ra el pro­yec­to editorial que se des­plie­ga a un cos­ta­do. “Fun­cio­nal en el sen­ti­do de que tu­vie­ra la pie­za de hués­pe­des con en­tra­da in­de­pen­dien­te, pa­ra pre­ser­var la au­to­no­mía tan­to del vi­si­tan­te co­mo de no­so­tros, los re­si­den­tes”, ex­pli­ca Die­go.

Otro re­que­ri­mien­to era unir­se al pai­sa­je con una capa de ado­be. La pro­pues­ta que hi­zo Petitpas tie­ne que ver con la ka­llan­ka in­ca, que era una cons­truc­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, en com­pa­ra­ción con la vi­vien­da co­mún y co­rrien­te. Se fi­ja­ron es­pe­cí­fi­ca­men­te en la ka­llan­ka de Tu­ri, la que fue­ron a vi­si­tar. “La ka­llan­ka es una gran na­ve, co­mo un gra­ne­ro, pe­ro lo que hi­zo el ar­qui­tec­to en es­ta ca­sa fue cor­tar­la por la mi­tad, y ha­cer­le un pa­si­llo cen­tral que ha­ce las de ga­le­ría de ar­te”, suma.

Otra ne­ce­si­dad fue la som­bra. Por eso se hi­cie­ron ven­ta­nas pe­que­ñas y se lo­gró una ca­sa muy lu­mi­no­sa. “El ar­qui­tec­to ilu­mi­nó la ca­sa con una gran lí­nea de luz y él la bau­ti­zó co­mo ‘Umbráculo’, por­que es una ca­sa que es­tá lle­na de jue­gos de luz y som­bra”, ex­pli­ca Ála­mos.

Lo otro que fue cla­ve en la eje­cu­ción del pro­yec­to es que el ar­qui­tec­to fue maes­tro de la mis­ma ca­sa. “Él se vino a tra­ba­jar acá. La ubi­ca­ción de la ca­sa tie­ne que ver con la ex­pe­rien­cia de Petitpas en el lu­gar”, cuen­ta Die­go. Es una ca­sa he­cha a mano por el ar­qui­tec­to, quien to­mó de­ci­sio­nes que es­tu­vie­ron en­ri­que­ci­das por su ex­pe­rien­cia pa­ra lle­gar a un re­sul­ta­do be­llo tras ca­si un año de tra­ba­jo, don­de Die­go acom­pa­ñó con la­bo­res cons­truc­ti­vas.

La ca­sa es­tá he­cha de ma­de­ra re­cu­bier­ta en ado­be. “El te­cho es de ado­be por­que per­mea, y tie­ne una pá­ti­na de ce­men­to con tie­rra y unos pro­duc­tos pa­ra que el agua es­cu­rra. Al ser de ado­be me­jo­ra la ais­la­ción, por­que aquí en el in­vierno ha­ce mu­cho frío en las no­ches, lle­gan­do a al­can­zar los 5º ba­jo cero. To­das las ca­ñe­rías son de al­ta mon­ta­ña pa­ra que no se quie­bren”, suma Die­go.

Se pen­só le­van­ta­da del sue­lo por po­yos me­tá­li­cos.

“El pi­so del pa­si­llo cen­tral es una pa­rri­lla me­tá­li­ca gal­va­ni­za­da (gra­ting) que se usa co­mo pi­so pa­ra la in­dus­tria mi­ne­ra. Tam­bién se usa­ron te­ji­dos de brea, que es un ar­bus­to lo­cal, pa­ra ha­cer las som­bras de las ven­ta­nas que dan al pa­si­llo cen­tral”, con­clu­ye Ála­mos.

EL AR­QUI­TEC­TO ilu­mi­nó la ca­sa con una gran lí­nea de luz que le da la lu­mi­no­si­dad per­fec­ta a la cons­truc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.