BA­TI­DOS,

La Tercera - Más Deco - - Editorial -

li­mo­na­das, smoot­hies, aguas sa­bo­ri­za­das, ca­da día nue­vas fór­mu­las lí­qui­das sa­len al mer­ca­do, co­mo pro­duc­tos pa­ra com­prar o ten­den­cias en la co­ci­na, pe­ro ¿y el té? Chi­le es uno de los paí­ses que más lo con­su­men per cá­pi­ta y, sin em­bar­go, de la sim­ple ta­za de té, la que re­con­for­ta y en­ti­bia por den­tro, po­co ha­bla­mos. Por es­ta ra­zón qui­si­mos to­mar­lo co­mo eje en es­ta edi­ción y ha­blar de él de ma­ne­ra sim­ple, pe­ro tam­bién pro­fun­di­zan­do en sus be­ne­fi­cios y pre­pa­ra­cio­nes. La ima­gen del té siem­pre es clá­si­ca, y eso es lo bo­ni­to; te­ner una bo­ni­ta ta­za de por­ce­la­na a mano y dar­se el tiem­po pa­ra pre­pa­rar­lo des­de las he­bras y no so­lo po­nien­do la bol­si­ta (muy sal­va­do­ras y ca­da vez con más op­cio­nes en té de ca­li­dad) en agua ca­lien­te ya es par­te de un ri­tual, disfrútenlo co­mo el mo­men­to pa­ra or­ga­ni­zar las ideas en la ma­ña­na o una pau­sa du­ran­te el día. ¿Y con qué lo acom­pa­ño? Nue­va­men­te op­ta­mos por lo sim­ple: un que­que ri­co, unos sco­nes, bo­llos in­gle­ses clá­si­cos de los clá­si­cos, o sánd­wi­ches de mi­ga, li­via­nos co­mo el té. Aho­ra que em­pie­za la pri­ma­ve­ra, to­mar té en una te­rra­za es re­la­jo se­gu­ro, es uno de los re­cuer­dos que yo ten­go de la ca­sa de mis abue­los, ba­jo un pa­rrón de ma­de­ra blan­co, tran­qui­lo, sin mu­cha pa­ra­fer­na­lia, por­que no to­do pue­de ser so­lo la pa­rri­lla.

Y las ca­sas que lle­va­mos tam­bién son per­fec­tas pa­ra to­mar té: la pri­me­ra, de un look más clá­si­co en su ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro por den­tro con­tem­po­rá­nea y ar­mó­ni­ca, cu­yo due­ño con el tiem­po ha ido afi­nan­do el ojo pa­ra el ar­te con­tem­po­rá­neo chi­leno, y sus mu­ros lle­nos ha­blan de esa pa­sión. Y la otra ca­sa por sí so­la es un ob­je­to de co­lec­ción; cuan­do la vi la pri­me­ra vez en fo­tos la gua­ta di­jo “yo la quie­ro”. Es la ca­sa de mon­ta­ña que uno ima­gi­na, di­bu­ja y quie­re... en cual­quier mo­men­to apa­re­ce una abue­la de cuen­to de los her­ma­nos Grimm con la ban­de­ja de té humean­te y leb­ku­chen de jen­gi­bre. Os­val­do Lu­co Di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.