¿QUÉ

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

fue lo que lle­vó a es­ta li­cen­cia­da en Arte de la UC, es­pe­cia­li­za­da en di­se­ño de ves­tua­rio en Nue­va York, a de­jar el East Vi­lla­ge, don­de vi­ven Lady Ga­ga y Lou Reed, por el cen­tro de San­tia­go? Pepa con­fie­sa que fue una ne­ce­si­dad de vol­ver a sus raí­ces. “Echa­ba de me­nos…, vi­ví mu­chos años afue­ra y me po­dría ha­ber que­da­do pa­ra siem­pre, pe­ro lle­gó un mi­nu­to en que sen­tí el lla­ma­do de la sel­va. Ne­ce­si­té vol­ver. Crear mi ca­sa, crear mi mundo”, di­ce.

Del 98 al 2010 es­ta ci­ta­di­na vi­vió en la gran me­tró­po­li, pe­ro ya son sie­te los años que lle­va ins­ta­la­da en el co­ra­zón de San­tia­go. En esas idas y ve­ni­das, el 2003, se le ocu­rrió jun­to con su ma­dre in­ver­tir en el Por­tal Fer­nán­dez Con­cha. Son varios cri­te­rios que aquí en Chi­le la gen­te qui­zás no uti­li­za­ría pa­ra com­prar en una ciudad, di­ce, pe­ro sí pa­ra una per­so­na que le gus­ta la ciudad y va­lo­ra la ar­qui­tec­tu­ra, la his­to­ria. “En cualquier ciudad del mundo es prohi­bi­ti­vo vivir en es­ta es­ca­la. Un edi­fi­cio que tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas que no tie­ne nin­gún otro, ubi­ca­do en la pla­za más im­por­tan­te del país, a un pre­cio muy con­ve­nien­te… en­ton­ces la pre­gun­ta fue ¿por qué no?”.

La di­se­ña­do­ra cuen­ta que es­tan­do afue­ra uno se acos­tum­bra también a vivir en un te­ji­do so­cial mu­cho más di­ver­so. “En Nue­va York, por co­mo está con­for­ma­da la ciudad, vi­ves en edi­fi­cios don­de con­vi­ven des­de per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos, pa­san­do por yup­pies has­ta todo ti­po de ex­tran­je­ros. La di­ver­si­dad es par­te del día a día, igual que este edi­fi­cio de 700 de­par­ta­men­tos, con reali­da­des bien dis­tin­tas”, acla­ra. Tras­la­dar­se ca­mi­nan­do es otra gran ven­ta­ja de vivir en el cen­tro, un te­ma que traía in­cor­po­ra­do la ar­tis­ta cuan­do vol­vió a Chi­le. “En Nue­va York se me ol­vi­dó ma­ne­jar, nun­ca más aga­rré un au­to. De he­cho, aca­bo de sa­car carné de ma­ne­jar, pe­ro no lo he ne­ce­si­ta­do por te­ner el trans­por­te pú­bli­co a la mano”.

En un co­mien­zo el de­par­ta­men­to fue pen­sa­do pa­ra las es­ta­días de Pepa y su ma­dre en San­tia­go, pe­ro des­pués el en­tu­sias­mo las lle­vó a in­ver­tir en dos in­mue­bles más. Uno de estos, don­de vi­ve Pepa ac­tual­men­te, ade­más de sus no­bles ter­mi­na­cio­nes, la con­quis­tó por su ca­rac­te­rís­ti­ca “co­mo de ca­si­ta chi­ca”. Los an­ti­guos due­ños apro­ve­cha­ron los 5 me­tros ori­gi­na­les de al­tu­ra de la cons­truc­ción y agre­ga­ron un se­gun­do pi­so, que se tra­du­jo en el es­pa­cio per­fec­to pa­ra la di­se­ña­do­ra.

“Siem­pre me han gus­ta­do los lu­ga­res an­ti­guos, de épo­ca. Que ten­gan cier­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.