De Nin­hue

La Tercera - Más Deco - - Viaje Al Patrimonio - Po­r_ FRAN­CIS­CA JI­MÉ­NEZ

En­can­ta­da. Así me sien­to des­pués de ha­ber ter­mi­na­do de leer el ho­me­na­je que Car­men Be­na­ven­te ha­ce a las ar­te­sa­nas de es­ta pe­que­ña lo­ca­li­dad de la Re­gión de Ñu­ble. En su li­bro “Las bor­da­do­ras de Nin­hue. El ar­te de bor­dar lo co­ti­diano”, de Edi­cio­nes UC, la au­to­ra ha­bla de los ini­cios de es­te ofi­cio en aquel lu­gar, que en ma­pu­dun­gún sig­ni­fi­ca “lu­gar pro­te­gi­do por los vien­tos”.

Al­gu­na vez pa­sé con mi fa­mi­lia por Nin­hue cuan­do ve­nía­mos via­jan­do des­de la cos­ta, exac­ta­men­te des­de Cob­que­cu­ra. Des­gra­cia­da­men­te nos per­se­guía una nu­be ne­gra car­ga­da de agua por lo cual no tu­ve la po­si­bi­li­dad de ba­jar­me y co­no­cer me­jor aquel pue­blo. Co­no­ci­do por ser la cu­na de Ar­tu­ro Prat y por ser el lu­gar de fa­bri­ca­ción de fa­mo­sas chu­pa­llas he­chas con cuel­chas de pa­ja de tri­go (lo que es­te año le va­lió un re­co­no­ci­mien­to co­mo De­no­mi­na­ción de Ori­gen), Nin­hue tam­bién al­ber­ga a un gru­po de fa­mo­sas cul­to­ras. A va­rias de ellas las co­noz­co por las fe­rias de ar­te­sa­nía que or­ga­ni­za la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, en las que he po­di­do com­prar las tra­di­cio­na­les fi­gu­ras tri­di­men­sio­na­les de ani­ma­li­tos bor­da­dos pa­ra el pe­se­bre.

Al leer el re­la­to de Car­men Be­na­ven­te me emo­cio­na su em­pe­ño en ha­cer al­go pa­ra las mu­je­res de la tie­rra de sus an­te­pa­sa­dos, y de su pro­pia ni­ñez, en una épo­ca de agi­ta­ción po­lí­ti­ca y so­cial a ini­cios de los años 70 en Chi­le. En esa dé­ca­da ella ya vi­vía en In­dia­na, Es­ta­dos Uni­dos, jun­to a su ma­ri­do, el com­po­si­tor y pre­mio na­cio­nal de Ar­tes Mu­si­ca­les Juan Orre­go Sa­las. Fue en uno de sus via­jes a nues­tro país que se de­ci­dió a tra­ba­jar en un pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio jun­to a mu­je­res de la zo­na. Se ba­só en sus pro­pios co­no­ci­mien­tos: el bor­da­do. Así co­mo lo ha­cía en Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién dio cla­ses en San­tia­go pa­ra fi­nan­ciar, en un co­mien­zo, los ta­lle­res que rea­li­za­ría con las ar­te­sa­nas de Nin­hue. El ta­len­to ma­nual in­na­to de aque­llas mu­je­res pron­to se hi­zo co­no­ci­do gra­cias a sus crea­cio­nes, las que no so­lo apor­ta­ron una fuen­te de fi­nan­cia­mien­to pa­ra ellas y sus fa­mi­lias, sino que les die­ron la po­si­bi­li­dad de crear y de go­zar con su pro­pio ar­te.

El tes­ti­mo­nio de Ana Ma­ría Ta­pia gra­fi­ca ese sen­tir: “Gra­cias a es­te ofi­cio pu­de cu­brir mis ne­ce­si­da­des bá­si­cas. Lue­go, el ar­te de bor­dar se con­vir­tió en par­te de mi vi­da co­ti­dia­na y con el pa­so del tiem­po he po­di­do per­fec­cio­nar mi téc­ni­ca, lo cual me ha per­mi­ti­do crear nue­vas co­sas que he po­di­do co­mer­cia­li­zar en el ex­tran­je­ro”. Patricia Me­di­na, por su par­te, co­men­ta en el li­bro: “Me sien­to fe­liz y or­gu­llo­sa de po­der ha­cer al­go tan her­mo­so co­mo las al­fom­bras. Al mi­rar­las, dan la im­pre­sión de no ha­ber si­do he­chas a mano. Pa­re­cen ha­ber si­do sa­ca­das de un sue­ño”. No mien­te, pues las obras de es­tas mu­je­res son, en efec­to, pura be­lle­za.

“LAS BOR­DA­DO­RAS DE NIN­HUE. EL AR­TE DE BOR­DAR LO CO­TI­DIANO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.