ES­PA­CIO

HA­CE YA UN AÑO UNA FA­MI­LIA EN ROT­TER­DAM DE­CI­DIÓ CAM­BIAR SU FOR­MA DE VI­DA Y SER PAR­TE DE UN PRO­YEC­TO DE LA UNI­VER­SI­DAD DE ROT­TER­DAM QUE LOS IN­TRO­DU­JO EN UN IN­VER­NA­DE­RO. AQUÍ LA EX­PE­RIEN­CIA.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - CONTENIDO -

Una es­ti­lis­ta bo­tá­ni­ca y su fa­mi­lia apren­dien­do a vi­vir en una ca­sa sos­te­ni­ble, un pro­yec­to experimental de la Uni­ver­si­dad de Rot­ter­dam.

En ju­nio del año pa­sa­do la fa­mi­lia Schol­ten, for­ma­da por Helly, su ma­ri­do, sus dos hi­jas ado­les­cen­tes, el pe­rro y un ga­to, se mu­dó a es­ta vi­vien­da sos­te­ni­ble ubi­ca­da en el ba­rrio de los mue­lles de Rot­ter­dam, en Ho­lan­da.

El pro­yec­to co­men­zó así: Helly co­no­ció al pro­fe­sor Ar­jan Kars­sen­berg, de la Uni­ver­si­dad de Rot­ter­dam, por­que le di­je­ron que es­ta­ba cons­tru­yen­do ca­sas ex­pe­ri­men­ta­les, y ella jun­to a su fa­mi­lia que­rían cons­truir una ca­sa de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en el cen­tro de la ciu­dad. El pun­to es que te­nían un mon­tón de pro­ble­mas pa­ra ob­te­ner los per­mi­sos pa­ra ha­cer­lo. “Y to­do el mun­do que­ría con­ver­tir­lo en un even­to de ha­cer di­ne­ro mien­tras que no­so­tros so­lo que­ría­mos apren­der de ella”, cuen­ta Helly. Cuan­do se en­con­tró con el pro­fe­sor Kars­sen­berg por pri­me­ra vez, aca­ba­ba de ter­mi­nar la cons­truc­ción de es­te in­ver­na­de­ro con sus alum­nos. “Me di­jo que no tar­da­ría en em­pe­zar a bus­car una fa­mi­lia pa­ra que en­sa­ya­ra vi­vir en ella. In­me­dia­ta­men­te le di­je que a mí y mi fa­mi­lia nos en­can­ta­ría vi­vir allí. Ten en cuen­ta que no tenía idea de có­mo era la ca­sa en ese mo­men­to”, sos­tie­ne Helly.

Es­te pro­yec­to tra­ta de mu­chas co­sas, pe­ro en pri­mer lu­gar fue una gran ex­pe­rien­cia pa­ra los es­tu­dian­tes al cons­truir una ca­sa sos­te­ni­ble real. La di­se­ña­ron, hi­cie­ron la in­ves­ti­ga­ción de los ma­te­ria­les y la cons­tru­ye­ron. “El prin­ci­pal ob­je­ti­vo era le­van­tar una ca­sa a par­tir de ma­te­ria­les na­tu­ra­les y re­ci­cla­dos”, cuen­ta Helly. El mo­de­lo, que los es­tu­dian­tes lla­ma­ron ‘CHIBB’, se ba­só en el uso óp­ti­mo de la luz del sol, el tra­ta­mien­to de re­si­duos, la ges­tión del agua, la au­to­su­fi­cien­cia de ali­men­tos y ener­gía, ade­más de los as­pec­tos cen­tra­les de la ar­qui­tec­tu­ra sos­te­ni­ble. (www.su­sa­te­liers.nl)

La fa­mi­lia de Helly cuan­do aca­be el es­tu­dio en 2018 se­gu­ra­men­te no se­rá la mis­ma. Es­ta ex­pe­rien­cia ha que­da­do mar­ca­da en verde den­tro de ca­da uno de sus in­te­gran­tes y se­rá una su­ma pa­ra sus días. Bien lo sa­be Helly, quien se desem­pe­ña co­mo es­ti­lis­ta bo­tá­ni­ca y que gra­cias a lo vi­vi­do ha sen­ti­do la unión en­tre su ca­rre­ra y su vi­da per­so­nal. “Vi­vir aquí nos es­tá con­vir­tien­do en una fa­mi­lia con una vi­da sos­te­ni­ble. De­bi­do a es­te ‘efec­to in­ver­na­de­ro’ mi aten­ción se cen­tra en el uso de mue­bles sos­te­ni­bles, bio­ló­gi­cos y dar con so­lu­cio­nes pa­ra uti­li­zar ele­men­tos na­tu­ra­les y plan­tas co­mes­ti­bles pa­ra de­co­rar”, di­ce Helly. Es­ta ca­sa, ade­más, se ha trans­for­ma­do en una gran lo­ca­ción pa­ra ha­cer fo­tos. Des­de que em­pe­za­ron a vi­vir aquí sus ha­bi­tan­tes lle­van una cuen­ta en Ins­ta­gram en la que suben fo­tos de la vi­da dia­ria que ha­cen co­mo fa­mi­lia en el in­ver­na­de­ro. (www.ins­ta­gram.com/green­hou­se_­li­ving) Y tam­bién es­tá el sitio hellys­hol­ten.com

“NOS GUS­TA VI­VIR EN EL IN­VER­NA­DE­RO EXPERIMENTAL. APRENDEMOS CO­SAS NUE­VAS CA­SI TO­DOS LOS DÍAS ACER­CA DE LA NA­TU­RA­LE­ZA Y DE VI­VIR UNA VI­DA MÁS SOS­TE­NI­BLE TO­DOS JUN­TOS”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.