ES­PA­CIO

LOS AR­QUI­TEC­TOS ELE­NA Y FRAN­CES­CO CORLONI RE­NO­VA­RON UN CLÁ­SI­CO PI­SO EN MI­LÁN CON­SI­DE­RAN­DO PRE­CI­SA­MEN­TE CÓ­MO ES LA VI­DA REAL CUAN­DO HAY FA­MI­LIA. LA NE­CE­SI­DAD DE LUZ PA­RA TO­DOS Y LA CO­RREC­TA Y EQUI­TA­TI­VA DIS­TRI­BU­CIÓN DE LOS ES­PA­CIOS AQUÍ NO SON SO­LO PRE­MI­SA

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - CONTENIDO -

La vi­da fa­mi­liar dio pau­ta a una re­mo­de­la­ción que in­te­gra es­pa­cios e in­cen­ti­va en­cuen­tros.

In­clu­so sin te­ner­los, los hi­jos, to­dos lo sa­be­mos por­que al me­nos he­mos co­no­ci­do una o dos ca­sas con ellos, cam­bian y des­or­de­nan to­do en la vi­da. Li­te­ral­men­te, des­de las prio­ri­da­des has­ta las co­sas de lu­gar. Por ello es­te pro­yec­to en pleno Mi­lán, que ade­más se desa­rro­lló res­pe­tan­do el pa­so de los años en una cons­truc­ción de co­mien­zos del si­glo XX, es tan per­fec­ta y va­lio­sa. Aquí una pa­re­ja con dos ni­ños pi­dió la ayu­da al es­tu­dio Corloni pa­ra ha­cer una re­mo­de­la­ción a me­di­da, has­ta aquí la no­ve­dad no exis­te. La cues­tión es que de­ci­die­ron con­si­de­rar el trans­cur­so del día a día, de su pro­pia vi­da, de los ires y ve­ni­res de dos pe­que­ños que des­or­de­nan y en­su­cian, en la be­lle­za del di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra. ¿Se­rían com­pa­ti­bles? Es cues­tión de em­pa­tía, cla­ro que sí. Son 100 me­tros cua­dra­dos de his­to­ria; cons­trui­do en 1900, el edi­fi­cio al­ber­ga­ba ori­gi­nal­men­te un de­par­ta­men­to os­cu­ro, con la tí­pi­ca dis­tri­bu­ción alar­ga­da, un pa­si­llo co­mo eje de dis­tri­bu­ción y una se­rie de di­vi­sio­nes de pe­que­ños es­pa­cios, que hoy es un hogar pa­ra es­ta fa­mi­lia, un es­pa­cio abier­to a la luz del sol y a la vis­ta de la ve­ge­ta­ción de los al­re­de­do­res. “Siem­pre tra­ta­mos de ima­gi­nar có­mo los es­pa­cios da­rán la bien­ve­ni­da a los há­bi­tos y el com­por­ta­mien­to de las per­so­nas que ha­bi­tan en ellos. Nos gus­ta ha­blar so­bre el en­fo­que ‘a me­di­da’ con el te­ma de di­se­ño, im­ple­men­ta­do a tra­vés de la in­te­rac­ción con­ti­nua con el clien­te”, sen­ten­cian los ar­qui­tec­tos. Y en lo úl­ti­mo es don­de se en­cuen­tra la lla­ve se­cre­ta que ha­ce de es­te un gran pro­yec­to, lo hu­mano. Así de sim­ple.

El re­sul­ta­do es una ca­sa con­for­ta­ble, hos­pi­ta­la­ria y en par­ti­cu­lar que da la bien­ve­ni­da a las ne­ce­si­da­des de los adul­tos y los ni­ños a tra­vés de la com­bi­na­ción de las fun­cio­nes, la li­ge­re­za y la flui­dez del es­pa­cio, al que se aña­den ele­men­tos pu­ra­men­te lú­di­cos que ayu­dan a dar­le ca­li­dez al lu­gar.

LO PER­FEC­TO

En es­te ca­so lo per­fec­to sí fue ami­go de lo bueno, por­que ca­da de­ci­sión en tér­mi­nos de di­se­ño in­te­rior in­ci­dió po­si­ti­va­men­te en la ca­li­dad de vi­da de to­dos quie­nes allí vi­ven. La al­tu­ra ya re­ga­la­ba un buen ini­cio, a eso se su­mó el blan­co to­tal; en su ge­ne­ro­si­dad es­te co­lor de­jó es­pa­cio a pe­que­ñas cuo­tas de co­lor en ca­sos co­mo el ba­ño o la co­ci­na in­te­gra­da, que su­mó ma­de­ra. Otro ejem­plo de de­ci­sión acer­ta­da: el sue­lo de bal­do­sas de ce­men­to de­co­ra­das, que ya­cían ocul­tas por an­ti­guas res­tau­ra­cio­nes y que re­gre­sa­ron pa­ra dar ca­rác­ter y re­em­pla­zar las al­fom­bras en su rol co­mo de­li­mi­tan­tes de fun­cio­nes. Del mis­mo mo­do, las puer­tas, las cor­ni­sas de ye­so y al­gu­nos mue­bles se adap­ta­ron y unie­ron con ele­men­tos de di­se­ño pa­ra dar­le un to­que de li­ge­re­za y mo­der­ni­dad al con­jun­to. “Pa­ra no­so­tros un va­lor aña­di­do es la ca­pa­ci­dad de adap­tar­se a las pe­cu­lia­ri­da­des del pro­yec­to, pa­ra sal­var la at­mós­fe­ra y la au­ten­ti­ci­dad en ar­mo­nía con las nue­vas ca­rac­te­rís­ti­cas y so­lu­cio­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.