PA­LO­MA MA­TU­RA­NA, AR­TIS­TA PLÁS­TI­CA

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - PERSONAJES -

La ni­ña gato. Po­dría ser per­fec­ta­men­te ella pe­ro en reali­dad es Fi­xi, o par­te im­por­tan­te de Fi­xiLand, una se­rie de pe­que­ños cua­dros pin­ta­dos y pre­sen­ta­dos en se­rie que di­bu­jan la men­te y pa­sión de Pa­lo­ma, es­pe­cies de aven­tu­ras y si­tua­cio­nes que in­vi­tan a bus­car, a fi­jar­se en los de­ta­lles, a reír­se, en­ter­ne­cer­se o ima­gi­nar, de to­das ma­ne­ras uno de los gran­des ta­len­tos que Pa­lo­ma ex­pre­sa a tra­vés de mun­dos inexis­ten­tes, mu­chos per­so­na­jes del ti­po ani­mal hu­ma­ni­za­do (o al re­vés) y diferentes so­por­tes en los más in­fi­ni­tos for­ma­tos. De di­bu­jar en círcu­los de acrí­li­co su­per­pues­tos pa­ra dar mo­vi­mien­to, pa­san­do por pa­pel, óleos y has­ta spray a lle­gar a un lien­zo gi­gan­te, hoy en día, pre­pa­ran­do la obra con que par­ti­ci­pa­rá en el Con­cur­so Ar­tes­pa­cio Jo­ven BBVA. Hoy tam­bién le pa­sa otra co­sa: a días de cum­plir sus 30 años, sien­te que cam­bia de fo­lio y con eso mu­ta to­do, hay más con­cien­cia del pro­pio cui­da­do y un or­den que abar­ca su ali­men­ta­ción don­de aho­ra ha­bi­tan las ver­du­ras, el té verde, la man­za­ni­lla. En su ta­ller, ba­jan­do la es­ca­le­ra de su ca­sa, hay tan­ta luz co­mo pe­los de sus ga­tos, una co­exis­ten­cia na­tu­ral y en­can­ta­do­ra. Aquí tam­bién es­tá su co­ci­na, el lu­gar don­de pre­pa­ra pla­tos que ce­le­bran sus pro­pie­da­des cro­má­ti­cas, una de sus exi­gen­cias pa­ra ha­cer­lo más atrac­ti­vo y nu­tri­ti­vo. Lo su­yo pa­sa por gui­sos, so­pas, gran­des fuen­tes de en­sa­la­das. Tam­bién por atún y po­llo. Por pas­ti­tas he­chas de be­ren­je­nas con to­ma­tes o de gar­ban­zos y por su in­fal­ta­ble ja­lea con jen­gi­bre y fru­tas. Es una nue­va ma­ne­ra de apren­der a co­mer, de acos­tum­brar- se a eso. En la que pa­só del que­so man­te­co­so al em­men­tal por­que tie­ne me­nos gra­sa, en la que de­jó el vino por el té verde, los chocolates por el he­la­do ve­gano a ba­se de yo­gur que le en­se­ñó un an­ti­guo com­pa­ñe­ro de ca­sa o el yo­gur so­lo con mer­me­la­da. Aho­ra, co­mo to­do hu­mano, tie­ne sus es­ca­pa­di­tas, pue­den ser unas pa­pas fri­tas en el Maes­tro Crio­llo de su ba­rrio o en sus ha­bi­tua­les pe­ro aho­ra tam­bién cui­da­dos al­muer­zos con su pa­pá en la Pas­te­le­ría Ca­li­for­nia, de los po­cos lu­ga­res en Ñu­ñoa don­de to­da­vía se res­pi­ra pa­sa­do. Con li­bros del ba­rro­co pa­ra sus ins­pi­ra­cio­nes, con di­bu­jos por to­dos la­dos, con ani­ma­les en su ca­be­za y sus cua­dros he­chos de mu­chas ca­pas con fi­gu­ras que se en­tre­vén, Pa­lo­ma go­za su té y al­gu­na ja­leí­ta de guin­da que siem­pre tie­ne es­pe­rán­do­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.