EL TE ES LA SE­GUN­DA BE­BI­DA MÁS CON­SU­MI­DA A NI­VEL MUN­DIAL DES­PUÉS DEL AGUA. ES 3 MIL AÑOS MÁS AN­TI­GUO QUE EL CA­FÉ.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - GUÍA - ADAGIO.CL

PRE­PA­RA­CIÓN:

“To­dos tie­nen preparaciones dis­tin­tas, pe­ro no hay que su­frir. En el ca­so de los tés, ca­da uno tie­ne las ins­truc­cio­nes en su en­va­se.

Pa­ra pre­pa­rar cual­quier té o in­fu­sión te­ne­mos que res­pe­tar cin­co fac­to­res im­por­tan­tes:

AGUA:

el 98% de lo que no­so­tros va­mos a to­mar es agua; pue­do ocu­par el té más fino pe­ro lo que va a marcar có­mo me va a que­dar el té es el agua. La elec­ción del agua co­rrec­ta es su­per­im­por­tan­te. De­be ser agua fil­tra­da y pu­ri­fi­ca­da, por­que el agua de la lla­ve tie­ne un al­to con­te­ni­do mi­ne­ral que va a afec­tar com­ple­ta­men­te los aro­mas y sa­bo­res del té, los vuel­ve mu­cho más as­trin­gen­tes, son más amar­gos. Lo ideal es bus­car un agua que sea neu­tra, ni muy du­ra ni muy blan­da.

TEM­PE­RA­TU­RA Y TIEM­PO:

am­bos fac­to­res van de la mano por­que van li­ga­dos al con­cep­to de la ex­trac­ción. Las in­fu­sio­nes, co­mo lo di­ji­mos an­tes, son ha­cer so­lu­bles com­pues­tos que es­tán en ese al­go –yo in­tro­duz­co en el agua al­go–. Hay tés que ne­ce­si­tan extracciones de­li­ca­das por­que li­be­ran muy rá­pi­do to­dos sus com­po­nen­tes, y por otro la­do hay tés que re­quie­ren extracciones in­ten­sas por­que son más re­sis­ten­tes. Tam­bién hay un con­cep­to res­pec­to a los com­pues­tos que yo quie­ro ex­traer, es­ta be­bi­da pue­de lle­gar a te­ner 700 com­pues­tos dis­tin­tos, in­clu­yen­do vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, an­ti­oxi­dan­tes y al­ca­loi­des. To­dos esos com­pues­tos se ex­traen a dis­tin­tas tem­pe­ra­tu­ras. En­ton­ces cuan­do no­so­tros plan­tea­mos una tem­pe­ra­tu­ra y un tiem­po, que se han fi­ja­do a lo lar­go de la his­to­ria del té, a no­so­tros nos ha lle­va­do a en­con­trar un equi­li­brio entre la tem­pe­ra­tu­ra y el tiem­po ideal pa­ra lle­gar a una ex­trac­ción que sea ba­lan­cea­da. Que sea ri­co.

CAN­TI­DAD:

la pro­por­ción ideal que recomendamos es 1 gra­mo de té por ca­da 100 ml de agua. El equi­va­len­te a una cu­cha­ra­da de té col­ma­da es apro­xi­ma­da­men­te 2 gra­mos. Ojo, que no to­dos los tés pe­san lo mis­mo.

ES­PA­CIO:

si ten­go una te­te­ra, ne­ce­si­to un in­fu­sor que per­mi­ta pre­pa­rar cier­ta can­ti­dad de té y que es­te se ex­pan­da y ten­ga es­pa­cio pa­ra abrir­se. Es­ta be­bi­da ne­ce­si­ta hi­dra­tar­se, si no tie­ne es­pa­cio el agua no lo pue­de to­car com­ple­ta­men­te y no pue­de ex­traer to­dos sus com­pues­tos. Por eso, mien­tras más gran­de es la te­te­ra, más gran­de tie­ne que ser el in­fu­sor pa­ra que el té se ex­pan­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.