ES­PA­CIO

COTY LARGUÍA ES UN RE­FE­REN­TE DE LA DE­CO­RA­CIÓN EN AR­GEN­TI­NA Y SU CA­SA, UBI­CA­DA EN EL CÉ­LE­BRE BA­RRIO DE PA­LER­MO, ES UNA EX­PRE­SIÓN DE SU CREA­TI­VI­DAD SIN LÍ­MI­TES.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - CONTENIDO -

Una ca­sa de es­ti­lo con­tem­po­rá­neo, ba­sa­da en el ne­gro, con pe­que­ñas co­lec­cio­nes y un gus­to ex­qui­si­to de sus due­ños ar­gen­ti­nos.

Em­pren­de­do­ra na­ta, bus­ca­do­ra in­can­sa­ble de nue­vas ideas, Coty Larguía for­jó su es­pa­cio en el mun­di­llo del di­se­ño y la de­co­ra­ción a fuer­za de tra­ba­jo e in­ten­sas trans­for­ma­cio­nes. Es­tu­dió es­ce­no­gra­fía, pe­ro pron­to cam­bió el mun­do del tea­tro por la pu­bli­ci­dad. “Pen­sa­ba que me iba a de­di­car al tea­tro to­da la vi­da y es­ta­ba muy in­vo­lu­cra­da con el ám­bi­to, has­ta que un día me can­sé y em­pe­cé a sen­tir­lo os­cu­ro y sa­cri­fi­ca­do. Fue en­ton­ces que de­ci­dí sa­lir del es­ta­do ma­te del tea­tro y, a prin­ci­pios de los 90 con el boom de los vi­deo­clips, me mu­dé a las ar­tes au­dio­vi­sua­les y en­con­tré un es­pa­cio co­mo di­rec­to­ra de ar­te”, cuen­ta, y agre­ga que los di­rec­to­res con los que tra­ba­jó fue­ron sus gran­des maes­tros.

Fue en una pro­duc­to­ra pu­bli­ci­ta­ria, allá por el año 2001, en don­de co­no­ció a Andy Fog­will, su ac­tual ma­ri­do y pa­dre de Len­non, su hi­jo de cin­co años. “En­se­gui­da me fui a tra­ba­jar con él en la pro­duc­to­ra que fun­dó y por sie­te años tran­si­ta­mos la lla­ma­da épo­ca do­ra­da de la pu­bli­ci­dad. Fue muy sa­tis­fac­to­rio con­tar con tan­tos re­cur­sos pa­ra ha­cer y des­ha­cer de­co­ra­dos, has­ta que, una vez más, me can­sé y sen­tí la ne­ce­si­dad de ha­cer al­go con mi im­pron­ta; al­go per­du­ra­ble”. Así sur­gió Pic­nic, un pro­yec­to que em­pe­zó co­mo un hobby y que rá­pi­da­men­te tras­cen­dió al in­tro­du­cir un con­cep­to has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­do en Ar­gen­ti­na. “En un mo­men­to en el que to­do era li­so, blan­co y mi­ni­ma­lis­ta sen­tí la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar una mar­ca con ca­rác­ter, desa­rro­llan­do al­moha­do­nes y em­pa­pe­la­dos con la es­tam­pa co­mo pro­ta­go­nis­ta”, ex­pli­ca so­bre los ini­cios de es­ta mar­ca que, des­de un pe­que­ño lo­cal de Pa­ler­mo, se con­vir­tió en re­fe­ren­te in­dis­cu­ti­do de un es­ti­lo jo­ven, al­ta­men­te de­co­ra­ti­vo, con re­mi­nis­cen­cias nór­di­cas y un po­co de ja­po­nés. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la ca­sa que Coty com­par­te con su fa­mi­lia po­see un es­ti­lo com­ple­ta-

“SIEM­PRE ME GUS­TÓ HA­CER; HA­CÍA DE­CO­RA­DOS CON MIS PRO­PIAS MA­NOS Y MI CA­JA DE HE­RRA­MIEN­TAS. EL DI­SE­ÑO ES PA­RA MÍ UN PRO­YEC­TO Y UNA EJE­CU­CIÓN, NO SO­LA­MEN­TE UN PRO­YEC­TO”, COTY LARGUÍA.

men­te di­fe­ren­te al de Pic­nic. Ape­nas las pa­re­des re­ves­ti­das en ma­de­ra cla­ra, el cuar­to de Len­non, un em­pa­pe­la­do y al­gu­nos al­moha­do­nes de­la­tan las crea­cio­nes de su due­ña. “Y es que me en­can­ta lo que ha­go pe­ro ne­ce­si­to to­mar ai­re de lo que veo to­dos los días, por eso ele­gí un es­ti­lo con­tem­po­rá­neo pa­ra de­co­rar mi ca­sa”, di­ce se­ña­lan­do las bu­ta­cas gi­ra­to­rias, las me­sas de apo­yo de vi­drio, los mue­bles la­quea­dos y los si­llo­nes de pa­na bei­ge. “El pun­to de par­ti­da de la ca­sa fue­ron los co­lo­res neu­tros con ba­se en el ne­gro. Las pa­re­des se pin­ta­ron de un gris cla­ro y la me­sa, las si­llas, la con­so­la y el bar la­quea­dos, ade­más de las car­pin­te­rías, son ne­gras”, agre­ga. Por úl­ti­mo, des­ta­ca que com­par­te con su ma­ri­do la pa­sión por el ar­te y el di­se­ño en to­das sus for­mas y que eso fue de­fi­ni­ti­vo a la ho­ra de ele­gir los de­ta­lles de ter­mi­na­ción: “Andy es muy es­té­ti­co y su im­pron­ta es­tá pre­sen­te en es­ta ca­sa de mu­chas for­mas: co­lec­cio­na ju­gue­tes, que se ven por to­das par­tes, y le gus­ta el ar­te tan­to co­mo a mí; de ahí nues­tra pe­que­ña co­lec­ción de obras de ar­tis­tas ac­tua­les”, con­clu­ye enu­me­ran­do los cua­dros de Má­xi­mo Pe­dra­za, Fla­via da Rin, Lo­re­na Ven­ti­mi­glia y Die­go Gra­vi­ne­se, en­tre otros.

En la ac­tua­li­dad, y ca­si diez años más tar­de de su crea­ción, Pic­nic ofre­ce mue­bles y al­fom­bras, ade­más de tex­ti­les y em­pa­pe­la­dos. Por su par­te, Coty re­par­te sus días en­tre la di­rec­ción crea­ti­va de su mar­ca y Edi­tor Mar­ket, un nue­vo pro­yec­to que, ba­jo la for­ma de un am­bi­cio­so con­cept sto­re, in­clu­ye mar­cas de de­co, mo­da y be­lle­za. Allí, Coty se ocu­pa de lo que más sa­be; sin du­das, del ar­ma­do de es­pa­cios y de la cu­ra­du­ría de los mue­bles y ob­je­tos que se ofre­cen en tres me­ga­tien­das de ex­qui­si­to gus­to.

DI­VER­SI­DAD Dis­tin­tos de­ta­lles al re­co­rrer la ca­sa, co­mo la ha­bi­ta­ción del úni­co hi­jo de la pa­re­ja o uno de los ba­ños, rom­pen un po­co con el es­ti­lo ge­ne­ral ju­gan­do con otros co­lo­res y re­ves­ti­mien­tos es­pe­cí­fi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.